Guerra de la Independencia española

La guerra de la Independencia española fue un conflicto bélico de la Edad Contemporánea en el que tropas españolas, británicas y portuguesas lucharon contra el ejército francés de Napoleón Bonaparte, quien pretendía que su hermano José I Bonaparte se convirtiera en el rey de España. El pueblo se opuso a este nombramiento, siendo su participación decisiva para la derrota gala en esta guerra.

¿Cuándo empezó la guerra de la Independencia española?

Se inició el 2 de mayo de 1808, como consecuencia del levantamiento del pueblo madrileño contra las tropas napoleónicas.

¿Cuándo terminó la guerra de la Independencia española?

Finalizó el 11 de diciembre de 1813 tras la firma del tratado de Valençay, momento en el cual se reconoció a Fernando VII como rey de España.

Antecedentes de la guerra de la Independencia española

La Revolución francesa provocó la caída de la monarquía en Francia y luego el ascenso de Napoleón Bonaparte al poder. Éste quiso acabar con la flota británica para así poder invadir el Reino Unido, de ahí que llegara a una alianza con Carlos IV de España, quien a su vez buscaba recuperar Gibraltar y mantener las posesiones españolas en América.

Se dejó de lado, pues, la enemistad que se mantuvo con Francia hasta el año 1796, dando el primer ministro Manuel Godoy un completo cambio a la política exterior española con la firma del tratado de San Ildefonso.

Esto provocó un primer enfrentamiento entre España y Portugal, puesto que esta última apoyaba al Reino Unido. La guerra de las Naranjas, acontecida en 1801, se saldó con la victoria española.

Sin embargo, posteriormente los franceses y los españoles fueron derrotados por los ingleses en la batalla de Trafalgar (1805), lo que motivó un cambio en los planes de Napoleón. Así, inició un bloqueo de todos los puertos de Europa al comercio inglés.

Causas de la guerra de la Independencia española

Bloqueo Continental a Portugal y tratado de Fontainebleau

El 27 de octubre de 1807, Carlos IV y Godoy, por aquel entonces hombre fuerte en la sombra, firmaron con Napoleón Bonaparte el tratado de Fontainebleau. En él se acordó la invasión de Portugal, nación que mantenía una alianza con el Reino Unido y que no cumplía el Bloqueo Continental impuesto por el emperador francés.

Gracias a dicho pacto, las tropas francesas recibieron la autorización para entrar en la península ibérica con el objetivo de atacar a Portugal y bloquear sus puertos. Sin embargo, Napoleón aprovechó la situación para de paso ocupar múltiples ciudades españolas. En marzo de 1808, 100.000 soldados galos permanecían dentro de la península ibérica.

Motín de Aranjuez y conflictos internos de la monarquía española

Esto provocó el descontento de la población española, circunstancia que aprovechó el hijo de Carlos IV para así instigar el Motín de Aranjuez contra Manuel Godoy. Dada la situación, Carlos IV abdicó en su vástago el 19 de marzo de 1808, quien pasó a convertirse en Fernando VII de España.

Carlos IV se arrepintió de esta renuncia, motivo por el cual escribió a Napoleón y solicitó su ayuda para recuperar el trono. El emperador francés convocó entonces a Carlos IV y a Fernando VII en Bayona para, en teoría, resolver las diferencias que existían entre ambos.

Levantamiento del 2 de mayo de 1808

Al tiempo que sucedía esto, el 2 de mayo de 1808 se produjo en Madrid un levantamiento popular en contra de los franceses. Fue algo espontáneo y sin participación militar, a excepción de algunos oficiales de artillería.

La carga de los mamelucos en la Puerta del Sol
El 2 de mayo de 1808, los madrileños se levantan contra los franceses. En este cuadro de Goya, combaten contra los mamelucos, unos mercenarios egipcios al servicio de Napoleón

Abdicaciones de Bayona

El de 4 de mayo de 1808, Napoleón convenció a Carlos IV de que lo mejor era que le cediese el trono de España hasta que la situación se normalizase. Al día siguiente, obligó a Fernando VII a que abdicara en favor de su padre, quien previamente había renunciado a la corona.

Las conocidas como abdicaciones de Bayona crearon una suerte de vacío de poder que Napoleón aprovechó para nombrar a su hermano José I Bonaparte como rey de España.

Combatientes de la guerra de la Independencia española

Los bandos de la guerra de la Independencia española fueron los siguientes:

Además, hay que señalar que en España se produjo una evidente división política, pues por un lado se situaron los afrancesados, aquellos que apoyaban a José I y que estaban de acuerdo con las ideas liberales, y por otro los patriotas, que no veían con buenos ojos al monarca extranjero.

Fases de la guerra de la Independencia española

Primera fase: predominio español (1808)

Cuando se produjo en Madrid el mencionado levantamiento del 2 de mayo de 1808, el mariscal Joaquín Murat, y a su vez cuñado de Napoleón, ordenó el desarme de todos los vecinos de la ciudad. Quien anduviera con un arma o la conservara en su casa sin una licencia especial, recibiría por castigo un tiro con un arcabuz.

Se prohibió cualquier corrillo que pasara de las ocho personas, pues se consideró que, con un número mayor, se trataba de una reunión de sediciosos (si eso sucedía, también se les disparaba).

De igual modo, si en una villa o aldea se asesinaba a un francés, el lugar sería completamente incendiado. Precisamente los fusilamientos del 3 de mayo fueron una muestra de la represión francesa.

El tres de mayo de 1808 en Madrid
Tras el levantamiento del 2 de mayo de 1808, los franceses castigaron a los insurgentes al día siguiente. Francisco de Goya lo reflejó en esta pintura

A pesar de estas restricciones, en mes y medio el alzamiento contra las tropas francesas se extendió por toda España, destacando la resistencia en León, Burgos, Zaragoza, Valencia y Gerona.

En un principio se crearon las juntas locales para así hacer frente a los franceses, estableciéndose luego las juntas provinciales. Finalmente, las tropas españolas se organizaron en una Junta Suprema Central, que estaba integrada por distintas personalidades de la época y que intentó suplir el citado vacío de poder que existía desde las abdicaciones de Carlos IV y de Fernando VII.

El avance de los franceses se vio detenido en la batalla de Bailén, que se inició el 19 de julio de 1808 en la provincia de Jaén. Fue la primera derrota gala de las guerras napoleónicas, obligando a que José I Bonaparte huyera de Madrid y a que los invasores se replegaran hasta el valle del Ebro.

El ejército francés se rinde tras la batalla de Bailén. Cuadro de José Casado del Alisal del año 1864

Segunda fase: intervención de Napoleón (1808-1812)

Sin embargo, Napoleón decidió cambiar de estrategia al enviar a España lo mejor de su ejército y tomar incluso el mando de sus propias tropas. Tras romper la línea defensiva del Ebro, entró en Madrid en diciembre de 1808 y le devolvió el trono a su hermano.

Las tropas españolas perdieron en la batalla de Talavera (28 de julio de 1809) y en la batalla de Ocaña (19 de noviembre de 1809). A pesar de la ayuda británica, Bonaparte dejó a los españoles casi completamente derrotados en el año 1810.

Campañas francesas durante la guerra de la independencia española
Mapa de las campañas y batallas de la guerra de la Independencia española. Imagen de Wikipedia

La Junta Suprema Central se desplazó entonces hasta Sevilla y luego hasta Cádiz, ciudad que Napoleón todavía no había podido conquistar gracias a su condición insular (lo que facilitaba su defensa). Allí se convocaron las Cortes de Cádiz y se procedió a la elaboración, aprobación y promulgación de la Constitución de 1812, a la que se conoció de forma popular como la Pepa.

Tercera fase: derrota y retirada de los franceses (1812-1813)

A partir de este último año, Napoleón inició la invasión de Rusia. Al mismo tiempo, los británicos intensificaron su ayuda a los españoles, quienes combatían a los franceses mediante la guerra de guerrillas.

Ésta se hallaba formada por campesinos que se organizaban en pequeñas partidas para así caer por sopresa sobre el adversario y desarrollar una guerra de desgaste que terminaba desmoralizando al enemigo.

El 22 de julio de 1812 se produjo la batalla de los Arapiles, al sur de Salamanca, en la que las tropas británicas, portuguesas y españolas consiguieron vencer a los franceses, quienes se replegaron hacia Levante.

En la primavera de 1813 tuvo lugar la ofensiva final, cayendo de nuevo los franceses en la batalla de Vitoria (21 de junio de 1813) y en la batalla de San Marcial (31 de agosto de 1813), esta última llevada a cabo cerca de Irún.

El 11 de diciembre de 1813 se firmó el tratado de Valençay, mediante el cual Napoleón suspendía las hostilidades que mantenía con España y reconocía a Fernando VII como su rey.

Características de la guerra de la Independencia española

Fue una guerra de liberación, en este caso de las tropas francesas. Pero también una guerra civil, pues enfrentó a afrancesados con fernandinos (es decir, a partidarios españoles de los franceses con seguidores de Fernando VII).

Los españoles resisten el ataque de los franceses en los sitios de la guerra de la independencia española
Los españoles lucharon contra los franceses en los sitios de Gerona y Zaragoza.

Consecuencias de la guerra de la Independencia española

Consecuencias sociales

Provocó la muerte de más de 600.000 personas y una evidente caída demográfica, tanto por las muertes directas de la contienda como por la hambruna que ésta generó.

Consecuencias económicas

Supuso un duro varapalo económico para España, afectando de manera especial a la agricultura, que se quedó sin mano de obra, y a la industria, destrozada por las tropas francesas y británicas. Todo lo anterior afectó al comercio, al igual que la destrucción de infraestructuras tan importantes como puentes y caminos.

Consecuencias políticas

  • La monarquía española perdió el prestigio del que gozaba en el ámbito internacional.
  • Arrancó un primer periodo liberal en España gracias al fin del Antiguo Régimen y a la implantación del liberalismo (aunque no de una forma tan profunda y duradera como a muchos les hubiera gustado).
  • Se produjo el exilio de los afrancesados, personas con un elevado nivel cultural que abandonaron España para así evitar las represalias de sus compatriotas.
  • Se inició un proceso emancipador que llevó a la independencia de las colonias españolas en el continente americano.

Referencias:

  • La guerra de la Independencia. Las Cortes de Cádiz. Fernando VII. UNED. José María Marín Arce, profesor del Departamento de Historia Contemporánea.
  • Dos de mayo de 1808. Memorias de un tambor. José Carlos Gracia y Miguel Reseco.
  • La guerra de la Independencia española. Biblioteca Nacional de España.
  • La guerra de la Independencia española (1808-1814) | Resumen fundamental del conflicto. La cuna de Halicarnaso. José Antonio Lucero.
  • España en el siglo XIX – Unidad 5 – 4º ESO. Lecciones de Historia. Rosa Liarte.
  • Guerra de la Independencia española. Wikipedia.
  • La guerra de la Independencia española (1808-1814) en 7 minutos. Albertoprofehistoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *