Antiguo Egipto

El Antiguo Egipto es una de las civilizaciones de la antigüedad. Se extendió a lo largo del río Nilo y, por tanto, sus tierras eran muy fértiles y permitían la existencia de grandes cultivos.

¿Cuándo comenzó y cuándo terminó el Antiguo Egipto?

Se sitúa dentro de la Edad Antigua, comenzando en el año 3100 a.C. y concluyendo en el año 30 a.C.

Etapas del Antiguo Egipto

Primer período dinástico

Años 3100-2650 a.C. El rey Narmer une el Alto y el Bajo Egipto. Aparecen los primeros jeroglíficos. La capital es Menfis.

Imperio antiguo

Años 2700-2200 a.C. Es la época de las pirámides de Guiza y de la gran esfinge, construidas por los faraones Keops, Kefrén y Micerino. La capital sigue siendo Menfis.

Primer período intermedio

Alrededor del año 2150 a.C. se redujeron las indundaciones y se produjo una gran hambruna. Esto debilitó el poder del faraón, pues se le consideraba responsable de lo que estaba sucediendo.

Imperio medio

Años 2052-1750 a.C. Sesostris I es el faraón más poderoso de esta dinastía. Amenofis II levanta el complejo de templos de Deir el-Bahari. La capital pasa a ser Tebas.

Segundo período intermedio

Año 1786 a.C. Los hicsos invanden Egipto, convirtiendo a Avaris en su capital.

Imperio nuevo

Años 1567-1070 a.C. Egipto alcanza su momento de esplendor bajo la batuta del faraón Ramsés II. Otros conocidos faraones de esta época son Akenatón, quien creó un culto monoteísta que no prosiguió tras su muerte, y Tutankamón.

La capital se mantiene en Tebas y las tumbas de los faraones empiezan a establecerse en el Valle de los Reyes.

Tercer período intermedio

Años 1070-712 a.C. Las monarquías se debilitan cada vez más, concluyendo esta etapa con la invasión de Egipto por parte del reino nubio de Kush.

Período tardío

Años 712-332 a.C. Egipto pierde la fuerza de siglos pasados y sufre la invasión de distintos pueblos (caso de los persas, etíopes y asirios).

De hecho, en el 332 a.C. pasa a formar parte del imperio de Alejandro Magno. Cleopatra sería su última reina antes de que se integrara en el Imperio Romano (año 30 a.C.). Durante este tiempo, la capital se traslada a Alejandría.

Características del Antiguo Egipto

Territorio

En un principio se dividía en dos:

  • Bajo Egipto: comprende las zonas más llanas, siendo su capital Menfis.
  • Alto Egipto: abarca los territorios montañosos. Su capital es Tebas.

Las poblaciones se situaban cerca del Nilo, que se utilizaba como vía de comunicación entre los distintos asentamientos. A ambos lados del río estaba el desierto, que durante muchos siglos protegió a Egipto de la invasión de otras civilizaciones.

Organización política

El faraón dispone de una amplia burocracia cenral y local para llevar a cabo sus políticas. Así, existía un visir que supervisaba la administraciín de justicia y los impuestos. Además, estaban los ministros, que se ocupan de las reservas y de controlar a otros funcionarios del reino (para lo que contaban con la ayuda de los escribas).

Egipto se dividía en provincias, siendo los gobernadores los encargados de ellas. La familia del faraón o los nobles eran los responsables de su elección, si bien este cargo se volvió hereditario.

Sociedad

Existían distintas clases que se organizaban en una pirámide social:

  • Faraón: era el rey y se situaba en la cúspide de las clases sociales. Su poder era absoluto y lo trataban como si fuera un dios viviente.
  • Nobles: lo habitual es que fueran líderes militares o familiares del faraón. Poseían tierras que alquilaban a los campesinos. Disponía de buenas casas y contaban con múltiples esclavos y sirvientes. Poseían ropa cara y solían lucir joyas.
  • Sacerdotes: cuidaban los templos y calmaban la ira de los dioses. Se les distinguía porque llevaban una piel de leopardo alrededor de su cuerpo.
  • Mercaderes: comerciaban y, por tanto, se dedicaban a comprar y vender productos.
  • Artesanos: elaboraban cerámicas y joyas.
  • Sirvientes: eran las personas que trabajaban en las casas de la gente adinerada.
  • Campesinos: conforman la base más abundante de la pirámide social. Alquilaban las tierras y las trabajaban para alimentar a sus familias y vender el excedente. Cuando era época de inundaciones, el faraón los contrataba para que construyeran sus monumentos.
  • Esclavos: no recibían ningún salario por su trabajo. De hecho, se vendían y compraban como si fueran meras cosas.

Economía

La agricultura era uno de los principales motores de la economía del Antiguo Egipto. El Nilo se inundaba todos los años a finales del verano, mientras que con el otoño llegaban las lluvias intensas.

Todo esto hacía que las tierras fueran húmedas y fértiles, listas por tanto para la siembra. Durante el invierno los cultivos crecían, siendo su recolección durante la primavera.

Dado que las cosechas eran abundantes, los excedentes se guardaban en almacenes del faraón. Se buscaba con ello tener alimento en épocas de hambruna, aunque también podían destinarse a los sacerdotes o a venderlo a otros pueblos.

Religión

Los egipcios eran politeístas, puesto que en su religión existían cientos de deidades y cada una de ellas tenía un cometido característico. A cotinuación mencionamos algunos de los dioses egipcios más importantes:

  • Amón: dios de la creación y del viento.
  • Anubis: dios de los muertos y del embalsamiento.
  • Anuket: diosa del agua.
  • Atum: dios creador.
  • Bastet: diosa de la protección.
  • Hapy: dios del Nilo.
  • Hathor: diosa del amor.
  • Horus: dios de los cielos, la guerra y la caza.
  • Isis: diosa de la maternidad, la magia y la fertilidad.
  • Jepri: dios de la vida eterna.
  • Jnum: dios creador.
  • Jonsu: dios lunar.
  • Keb: dios de la tierra.
  • Maat: diosa de la verdad.
  • Min: dios de la lluvia.
  • Mesjenet: diosa de la maternidad.
  • Montu: dios de la guerra.
  • Mut: diosa del cielo.
  • Neftis: diosa de la oscuridad.
  • Nut: diosa de la creación.
  • Osiris: dios de los muertos.
  • Ptah: dios de la magia.
  • Ra: dios del sol.
  • Satet: diosa de la guerra.
  • Sejmet: diosa de la venganza.
  • Serket: diosa protectora de la magia.
  • Seshat: diosa de la escritura.
  • Seth: dios del desierto.
  • Shu: dios del aire.
  • Sobek: dios cocrodilao que creó el Nilo y era sinónimo de fertilidad.
  • Tefnut: diosa de la humedad.
  • Tot: dios de la sabiduría.
  • Tueris: diosa de la fertilidad.

Eran responsables de lo que acontecía, caso de las buenas cosechas, de ahí que hubiera que mantenerlos satisfechos para evitar su castigo.

En los templos vivían los dioses, de ahí que estuvieran dedicados a uno en concreto. Se construían en piedra y mostraban pinturas o relieves que destacaban las hazañas del faraón. Uno de los más conocidos es el templo de Abu Simbel, cuya construcción fue ordenada por Ramsés II.

Los egipcios creían en la vida después de la muerte, existiendo un lugar perfecto en el que se viviría para siempre. Es por ello que momificaban a sus muertos y los introducían en un sarcófago. Además, en la tumba incluían sus posesiones, aparte de joyas, ropa, cerámicas, diversas herramientas o incluso esculuras de sus criados.

Antes de llegar a la otra vida había que atravesar un inframundo en el que habitaban criaturas muy peligrosas. Sólo las personas de buen corazón lograban sortearlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *