Arte gótico

El arte gótico fue posterior al arte románico, aconteciendo también dentro de la Edad Media. Se caracterizó por una arquitectura de construcciones elevadas con interiores luminosos, una escultura con tendencia al naturalismo y una pintura realista y colorida. Le sucedió el Renacimiento.

Definición de arte gótico

Denominación del estilo artístico que surgió en Francia durante la Baja Edad Media y que se extendió con rapidez por el resto de Europa.

Cuándo empezó y cuándo terminó el arte gótico

Comenzó a mediados del siglo XII, concretamente entre los años 1137 y 1144, que es cuando se construyó la basílica de Saint-Denis. Se da por terminado una vez entrado el siglo XVI (al menos en algunos lugares).

Origen del arte gótico

Contexto histórico del arte gótico

Durante el siglo XII, las ciudades empezaron a crecer y a hacerse más grandes y ricas (el llamado renacimiento urbano). Muchas de estas urbes quisieron destacar sobre las otras con la creación de majestuosas catedrales e iglesias, edificándose además otro tipo de cuidadas construcciones (universidades, plazas y mercados, por ejemplo).

¿Dónde nació el arte gótico?

La basílica de Saint-Denis, cuya construcción se completó en el año 1144, fue la primera iglesia en incluir todos los elementos característicos del arte gótico. Situada cerca de París (Francia), su estilo se expandió luego con muchísima rapidez por el resto de Europa.

Aunque la nobleza era vasalla de la monarquía francesa, poseía un gran poder. Con esta edificación se buscó que la basílica se convirtiera en el centro político y espiritual de Francia, consolidando de esta manera la autoridad real.

Y es que la iglesia que se reconstruyó para ello había sido el lugar de sepultura de distintos reyes de Francia, y lo que se buscaba era asociar a los monarcas de la época con la dinastía carolingia (y, en especial, con Carlomagno).

¿Por qué se llama arte gótico?

La denominación de arte gótico proviene de un historiador italiano llamado Giorgio Vasari, un renacentista que utilizó este terminó para referirse de forma despectiva al estilo que le precedió.

Características del arte gótico

Nuevas técnicas de construcción

Esto permitió que se levantaran catedrales más grandes y altas, ya que se soportaba un mayor peso gracias a los arcos de descarga.

Ventanas de gran tamaño

Facilitaban una mayor entrada de la luz.

Mucha decoración de los edificios

Esto sucedía tanto en su parte exterior como en la interior. Por ejemplo, los arcos apuntados conseguían que la construcción pareciese más elevada.

Pinturas y esculturas realistas y detalladas

Había una mayor fijación en la naturaleza, buscando que todo tuviera un aspecto más convincente y, por tanto, realista.

Contraste en relación a lo visto en el arte románico

Por poner tan sólo un ejemplo, pues es algo sobre lo que ahondaremos más adelante, desaparecieron los pesados muros de piedra románicos.

Etapas del arte gótico

Gótico francés

  • Gótico primitivo o preclásico: son significativas de este período la catedral de Notre Dame, la catedral de Laon y la catedral de Noyon.
  • Gótico clásico: son dignas de mención la catedral de Sens, la catedral de Chartres, la catedral de Reims, la catedral de Amiens y la catedral de Bourges.
  • Gótico radiante: comenzó en el año 1240, y perseguía ganar verticalidad y altura al mismo tiempo que ligereza y riqueza. Ejemplos de esta etapa son Sainte-Chapelle y la basílica de San Urbano de Troyes.
  • Gótico flamígero: se sitúa en el siglo XIV y se caracterizó por una decoración aún mayor (especialmente con formas de llama en las portadas). Es lo que se puede ver en la catedral de Tours y en la catedral de Ruan.

Gótico español

  • Proto gótico. comenzó a mediados del siglo XII, destacando la catedral de Ávila (a la que se considera como la primera catedral gótica de España), la catedral de Santa Tecla de Tarragona, la catedral de la Seo Vieja de Lérida y la catedral de Tudela.
  • Gótico pleno: se sitúa en el siglo XIII, encontrándonos con edificaciones como la catedral de Burgos, la catedral de Toledo y la catedral de León.
  • Gótico mediterráneo: se caracterizó por su horizontalidad y su sobriedad decorativa. Durante el siglo XIV se levantaron obras como la catedral de la Santa Cruz y Santa Eulalia de Barcelona, la basílica de Santa María del Mar de Barcelona, la catedral de Santa María de Palma de Mallorca, la catedral de Santa María de Valencia y el monasterio de Pedralbes.
  • Gótico isabelino, plateresco o hispano flamenco. a principios del siglo XV se produjo un resurgimiento del gótico en la corona de Castilla, coincidiendo con el reinado de los Reyes Católicos. Pueden mencionarse como ejemplos la catedral de Sevilla, el alcázar de Segovia, la catedral de Oviedo, el palacio real de Olite, el monasterio de San Juan de los Reyes (Toledo), el palacio del Infantado (Guadalajara) o la cartuja de Miraflores (Burgos).

Gótico inglés

En primer lugar, y como introducción, habría que mencionar que la catedral de Durham fue el precedente del gótico inglés.

  • Primer gótico inglés: su origen se establece en el siglo XII, y se desarrolló a medida que se fueron importando elementos arquitectónicos originarios de Francia. Como ejemplo cabe mencionar la catedral de Hereford, la catedral de Canterbury (cuya nave central pertenece al estilo gótico perpendicular), la catedral de Lincoln y la catedral de Salisbury.
  • Gótico decorado: apareció a mediados del siglo XIII e introdujo más adornos curvos y ondulantes. Asimismo, en las bóvedas y en las vidrieras se añadieron más nervios. Muestras de este estilo son la catedral de Wells, la catedral de Lichfield, la catedral de York y la catedral de Exeter.
  • Gótico perdendicular: comenzó a mediados del siglo XIV, predominando la línea vertical sobre la curva y siendo los muros sustituidos por amplios ventanales. Además, se generalizó el uso del arco Tudor, que era un tipo de arco apuntado, y de la bóveda de abanico (que en este caso era una clase de bóveda de crucería). La catedral de Peterborough, la catedral de Gloucester, la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, la capilla de Enrique VII de la abadía de Westminster, la Universidad de Oxford y la capilla del King College de la Universidad de Cambridge forman parte de este estilo.

Gótico alemán

Apareció de forma tardía, en concreto a partir del siglo XIII. Imitó al gótico francés, siendo sus elementos característicos la elevada altura de las iglesias y la decoración con agujas, arquillos y baquetones.

Como ejemplos destacaremos la iglesia de Santa Isabel (situada en Marburgo y una de las primeras en usar el gótico en Alemania), la catedral de Colonia, la catedral de Estrasburgo (aunque hoy en día esta ciudad es francesa, anteriormente pertenecía a regiones alemanas), la catedral de Friburgo de Brisgovia, la catedral de Nuestra Señora de Múnich, la catedral de Aquisgrán, la iglesia mayor de Ulm, la catedral de San Esteban de Viena, la puerta de Holsten y la iglesia de Nuestra Señora (Núremberg).

Gótico italiano

La Orden del Císter fue la responsable de llevar el gótico a Italia, algo que aconteció a principios del siglo XIII. Se considera a la abadía de Fossanova como el primer ejemplo del gótico italiano.

A esta le sucederían construcciones como la catedral de Nápoles, la catedral de Siena, la basílica de San Francisco de Asís, el palacio comunal de Siena, la Torre del Mangia, el Palazzo Vecchio, la catedral de Santa María del Fiore, la catedral de Orvieto y la catedral de Milán.

En cuanto a obras civiles, habría que mencionar el Palacio Ducal de Venecia, el palacio Contarini del Bovolo y el Ca’ d’Oro (todos ellas levantadas en el tramo final del gótico).

De todos modos, en Italia perduró el clasicismo y el gótico apareció de forma suavizada. Por ejemplo, existía más horizontalidad, se usaba el arco de medio punto, los ventanales eran pequeños y las edificaciones carecían de arbotantes.

El gótico italiano se divide en dos etapas:

  • Duecento: siglo XIII.
  • Trecento: siglo XIV.

Arquitectura gótica

Partes de una catedral gótica

  • Planta: tenía forma de cruz latina.
  • Naves: existía una nave principal y otra nave transversal (esta última cruzando a la primera).
  • Arcos: se utilizaba el arco apuntado, que trasladaba el peso a los laterales.
  • Bóveda: lo habitual era que la nave principal tuviera una bóveda de crucería, es decir, formada por la intersección de dos bóvedas de cañón apuntado. Soportaba los pilares y permitía que se repartiese el peso.
  • Entrada: la principal destacaba en sus lados, con sendas torres rematadas con un techo en forma de cono, y el rosetón, una vidriera cuyos colores permitían que se iluminase de manera especial el interior de la catedral.
  • Arbotantes: estas estructuras con forma de medio arco se situaban en el exterior de las catedrales y servían para trasladar el peso de la bóveda a unas columnas llamadas contrafuertes. Éstas aparecían coronadas por un pináculo (cuya función no era meramente decorativa).
  • Gárgolas: figuras grotescas que se utilizaban como prolongación de los caños, los mismos que expulsaban el agua de la lluvia y evitaban que ésta cayera sobre los muros, deteriorándolos.
  • Ventanas con vidrieras: evitaban que hubiera más peso en los muros y permitían la entrada de la luz en el interior de la catedral (lo que alejaba a los fieles de la frialdad y los aproximaba aún más a la divinidad).
  • Arquería: esta sucesión de arcos se disponía en la parte inferior interna de la catedral, estando justo debajo de una galería conocida como triforio.

Ejemplos de arquitectura gótica no religiosa

Al igual que sucedió en el románico, la arquitectura gótica no fue únicamente religiosa, sino que también se levantaron palacios, castillos y universidades pertenecientes a este estilo. Es el caso de los siguientes: Hôtel de Sens (París), Hôtel-Dieu de Beaune y la Universidad de la Sorbona.

Diferencias entre el arte románico y el gótico

Para concluir, os hacemos un resumen de cuáles son los puntos fundamentales que diferencian la arquitectura románica y la gótica:

  1. El románico se desarrolló en el ámbito rural, mientras que el gótico lo hizo en las ciudades.
  2. En la arquitectura románica se utilizó la bóveda de cañón, mientras que en la gótica destacó la bóveda de crucería.
  3. Ligado a lo anterior, los muros del románico eran macizos y gruesos; por contra, en el gótico destacaba la presencia de grandes ventanales.
  4. Ello hizo que en el románico hubiera pocas hendiduras y, por tanto, escasa iluminación, todo lo contrario que en el gótico, donde existía una gran luminosidad.
  5. Además, en el románico había arcos de medio punto, apareciendo en el gótico los arcos apuntados.

Escultura gótica

Características de la escultura gótica

  • Realismo: ello se tradujo en una mayor naturalidad, humanidad y expresión de sentimientos (caso del dolor y del sufrimiento).
  • Integración con la arquitectura, aunque se va separando de ésta según evoluciona.
  • Temática religiosa: se presentaba de manera especial al Cristo crucificado y a la Virgen María, pero más humanizados, amables y cercanos.
  • Ubicación: no sólo aparecía en los capiteles de las columnas o en las arquivoltas de los pórticos, sino que también se usaba en torres, pináculos, cimborrios, gárgolas, altares, retablos, sillerías, tumbas y sepulcros.

Ejemplos de la escultura gótica

En Francia habría que mencionar las siguientes obras escultóricas:

  • Tímpano de la basílica de Saint-Denis.
  • Pórtico real de la catedral de Chartres.
  • Pórtico oeste de la catedral de Laon.
  • Pórtico principal de la catedral de Notre Dame.
  • Ángel de la sonrisa del pórtico norte de la fachada occidental de la catedral de Reims.
  • El relicario de los Tres Reyes Magos, siendo su autor Nicolás de Verdún.
  • Tumba de Felipe el Atrevido, esculpida por Claus Sluter.

Respecto a España, estos serían los trabajos que más destacarían:

  • El nombre más importante del gótico español es el de Gil de Siloé, autor del sepulcro de don Juan de Padilla, el retablo mayor de la capilla de Santa Ana de la catedral de Burgos y el sepulcro de Juan II e Isabel de Portugal.
  • Portadas de la catedral de Burgos.
  • Fachada occidental de la catedral de León.
  • Capilla mayor de la iglesia de San Juan de los Reyes en Toledo.
  • Hay que destacar también a escultores como Lorenzo Mercadante de Bretaña (sepulcro del cardenal Cervantes en la catedral de Sevilla) y Pedro Dancart (retablo mayor de la catedral de Sevilla).

Inglaterra se centró principalmente en los coros, las salas capitulares y las hornacinas de las catedrales. También destacaron las tumbas, como la de Leonor de Castilla en la abadía de Westminster.

En Alemania habría que mencionar obras como el Jinete de Bamberg, el retablo de Veit Stoss en Cracovia, el tabernáculo de la iglesia de San Lorenzo en Nuremberg (Adam Kraft) y el altar de la Sagrada Sangre (Tilman Riemenschneider).

Por último, en Italia existió una mezcla con los elementos clásicos, destacando los nombres de Nicola Pisano (púlpito del baptisterio de Pisa) y Andrea Pisano (puerta sur del baptisterio de San Juan en Florencia)

Pintura gótica

Características de la pintura gótica

  • Nuevos soportes: al desaparecer los muros de las catedrales y ser sustituidos por los ventanales, se utilizaron como soporte las tablas de los retablos y las miniaturas en los libros.
  • Realismo: las personajes se dibujaron con una mayor expresividad.
  • Colorismo: es algo que se puede comprobar en, por ejemplo, la pintura flamenca.
  • Temática religiosa: no obstante, también se percibía un claro interés por distintos elementos de la vida real y se introdujeron cuestiones profanas.

Etapas de la pintura gótica

En primer lugar se situaría el estilo gótico-lineal o franco-gótico, que se desarrolló entre los siglos XIII y XIV. En este tipo de pinturas existía un predominio de la línea sobre el color, siendo las figuras alargadas y los colores planos. No había volumen ni sombreado y los fondos eran monocromos (especialmente de color dorado).

De esta fase podríamos resaltar las siguientes obras:

  • Las pinturas sobre tabla, donde habría que mencionar las Plañideras en la tumba del caballero Sancho Sáiz de Carrillo, en Mahamud (Burgos).
  • Las vidrieras de numerosas catedrales, como los vitrales de la catedral de Chartres o los de Sainte-Chapelle.
  • Las biblias y salterios son un buen ejemplo de este estilo, caso de las Cantigas de Santa María, la Biblia pauperum, la Biblia de San Luis o el Pasionario de Cunegunda.
  • Un ejemplo de pintura mural sería la capilla de San Martín en la Catedral Vieja de Salamanca, cuyo autor fue Antón Sánchez de Segovia.

El estilo italo-gótico floreció sobre todo en Italia, conociéndose a sus pintores como los primitivos italianos. Giunta Pisano es uno de ellos, destacando su crucifijo de la basílica de Santo Domingo en Bolonia, que data del año 1250 y percibiéndose en él las influencias bizantinas. Además, dejó constancia por escrito que era el autor de la obra (pintado por la mano de Giunta Pisano).

Este período se divide a su vez en dos escuelas, siendo la primera la escuela florentina, donde destacaron los siguientes artistas:

  • Cimabue: fue su iniciador y sobresalió por la Maestà, que se hallaba en el altar de la iglesia de la Santa Trinidad de Florencia.
  • Giotto: discípulo del anterior, se convirtió en el principal maestro de esta escuela e incluso en el iniciador de la pintura moderna. Suyo es el fresco El beso de Judas (13041306).
  • Francesco Traini: discípulo de Giotto, se le atribuye la autoría del Triunfo de la muerte (alrededor del año 1350), una obra relacionada con la peste negra.

Respecto a la segunda, se trata de la escuela sienesa, en la que sería apropiado señalar a los siguientes representantes y obras:

  • Duccio: intentó dejar de lado la bidimensionalidad que caracterizaba a la pintura bizantina. Entre sus obras habría que mencionar la Maestà (13081311) de la catedral de Siena, Resurrección de Lázaro (1310) y Cristo y la samaritana (13101311).
  • Simone Martini: de él son Madonna con santos y ángeles (1315) y El sueño de san Martín (1322).
  • Los hermanos Pietro Lorenzetti (Cristo entrando en Jerusalén; 13201330) y Ambrogio Lorenzetti (Madonna con niño; 1319 | Alegorías del buen y del mal gobierno; 13381340).

Hablemos ahora del estilo internacional, que apareció a finales del siglo XIV. En este caso se fusionaron elementos del gótico-lineal que se desarrolló en el norte de Europa con la pintura del Trecento italiano (es decir, la del estilo italo-gótico).

Los artistas se movían por distintos países de Europa, caso de Francia, Italia, España, Alemania o Inglaterra, de tal modo que las ideas se transmitían de forma continua. Existió una cuidada representación de la realidad, estilizando las figuras o incluso mostrando de forma natural los plegados de los ropajes.

A continuación os enumeramos algunos autores y obras a destacar del estilo internacional:

  • Melchior Broederlam: retablo para Felipe el Atrevido de Borgoña (13941399).
  • Jean Malouel: Piedad (La grande Pietà ronde) (1400).
  • Conrad Soest: altar de la Pasión en la iglesia evangelista de Bad Wildungen (1403).
  • Luis Borrassá: Retablo de Guardiola (1404), Retablo de Santa Clara (1414) y Retablo de San Pedro (14111413).
  • Jacquemart de Hesdin: Las grandes horas del duque de Berry (14071409).
  • Los hermanos Limbourg: miniaturistas responsables del manuscrito ilustrado Las muy ricas horas del duque de Berry (1410).
  • Andrés Marzal de Sax: Retablo de San Jorge (entre 1410 y 1420).
  • Henri Bellechose: La última comunión y martirio de San Denis (1416).
  • Juan de Sevilla: Retablo de San Juan Bautista y Santa Catalina (1410-1425).
  • Maestro Francke: Varón de dolores (1430).
  • Bernardo Martorell: San Jorge matando al dragón (14301435).
  • Sassetta: Virgen con el niño y ángeles (14371444).
  • Stefan Lochner: Virgen del rosal (1450).
  • Nicolás Francés: Retablo de la vida de la Virgen y de san Francisco (alrededor del año 14451460).
  • Además, habría que destacar el Díptico de Wilton (1395 o posterior), el Jardín del Paraíso (1410) o el Libro de las Horas de Rohan, pintado entre 1430 y 1435 (se desconoce la autoría de estas obras).

Por último, el estilo flamenco se merece una mención especial. Apareció en Flandes en el primer tercio del siglo XV, extendiéndose luego por el resto de Europa (a excepción de Italia, donde predominó el Renacimiento).

Como innovación introdujo la pintura al óleo, lo que a su vez facilitó la presencia de más colorido y detallismo (tanto en rostros como en objetos). También hay que subrayar el uso que se hizo de la luz y de la perspectiva.

No obstante, se mantuvieron elementos de tradiciones anteriores, caso del hieratismo, los gestos forzados y las composiciones confusas.

Su contenido era principalmente civil y profano, puesto que en general se trataba de obras que eran encargadas por la aristocracia y la burguesía. Incluso se percibe el tratamiento de las escenas religiosas como si fueran situaciones de la vida cotidiana, existiendo además una gran carga alegórica y, por tanto, un evidente simbolismo.

Los principales autores y obras de la pintura flamenca fueron los siguientes:

  • Robert Campin: Natividad (1420), Tríptico de la Anunciación (14251430), Virgen de la pantalla de mimbre (14251430), Desposorios de la Virgen (1427), Tríptico Werl / Santa Bárbara y San Juan con el donante (1438).
  • Jan van Eyck: es el autor más reconocido de este estilo y se cree que es el inventor de la pintura al óleo. Algunas de sus obras más famosas son Díptico: La Crucifixión y el Juicio Final (1430), el Políptico de Gante (1432; completó el trabajo inicial de su hermano Hubert van Eyck), Retrato de hombre con turbante (1433), Virgen del canónigo Van der Paele (1434), El matrimonio Arnolfini (1434), Anunciación (1434) y Virgen del canciller Rolin (1435).
  • Rogier van der Weyden: Descendimiento de la cruz (1436).
  • Jacques Daret: La Visitación (14341435).
  • Dirk Bouts: Retablo del Santo Sacramento (1464).
  • Petrus Christus: Retrato de muchacha (14651470).
  • Hugo van der Goes: Tríptico Portinari (14761478).
  • Hans Memling: La Adoración de los Magos (14791480).
  • Geertgen tot Sint Jans: Juan Bautista en el desierto (1490).
  • El Bosco: otro de los grandes artistas flamencos, estando sus obras repletas de un gran simbolismo y siendo muy diferentes a las de sus contemporáneos (realizaba sátiras sobre la sociedad de su época). A destacar El jardín de las delicias (15001505), Cristo con la Cruz a cuestas (entre 1503 y 1516) y El carro de heno (1516).
  • Quinten Massys: El cambista y su mujer (1514).
  • Gerard David: Descanso en la huida a Egipto (1515).

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *