Historia del terraplanismo

El terraplanismo, y toda la información que conocemos respecto sobre este tema, se ha convertido en uno de los engaños más famosos y eficientes de la Edad Contemporánea, no porque la esfericidad de la Tierra sea una mentira, sino porque el terraplanismo, como hipótesis, ya había sido descartado desde el siglo V a. C. por filósofos presocráticos; es decir, al contrario de lo que puedas creer, el terraplanismo nunca fue aceptado en la Edad Media.

En el siguiente articulo os explicaremos con detalle qué es el terraplanismo, o hipótesis de la Tierra plana, su origen y quiénes han sido los defensores y detractores de dicha creencia a lo largo de la historia.

Definición de terraplanismo

El terraplanismo es una hipótesis mediante la cual se plantea que el planeta Tierra es plano y no esférico, como la mayoría de las personas consideran. En consecuencia, el terraplanismo se erige en contra de la teoría heliocéntrica de Nicolás Copérnico y de las teorías y aportes científicos de Galileo Galilei e Isaac Newton surgidos en plena Revolución científica.

Los terraplanistas —los que creen y defienden el terraplanismo— poseen un sinfín de argumentos —seudocientíficos o falaces— con los que “respaldan” sus creencias. No obstante, el argumento central de esta hipótesis es que los seres humanos, a lo largo de la historia, han sido engañados por una especie de conspiración por parte de las autoridades, persuadiéndolos y haciéndoles creer que la Tierra tiene forma esférica.

¿Cuál es el origen del terraplanismo?

En términos generales, no se puede establecer un origen para el terraplanismo, pues no se puede saber con exactitud qué pensaban las antiguas civilizaciones antes de la aparición de las primeras formas de escritura.

Imagen del planeta Tierra desde el espacio

Cuando la escritura apareció, las civilizaciones mesopotámicas dejaron por escrito sus creencias respecto a la forma del planeta, la cual para ellos era un disco redondo y plano que flotaba sobre un océano. Dado que son los escritos más antiguos que se han encontrado respaldando dicha hipótesis, se pueden considerar como su origen.

El terraplanismo a lo largo de la historia

Debido al reciente auge de los adeptos al terraplanismo en los últimos años, se puede inferir, de manera equivocada, que dicha hipótesis era aceptada y defendida en siglos pasados. Nada más alejado de la realidad que esto; a continuación, os explicamos el porqué.

Terraplanismo en la Edad Antigua

Las antiguas civilizaciones mesopotámicas fueron las primeras en plantear la hipótesis de que el planeta era un disco redondo y plano flotando sobre un inmenso océano. Los antiguos mesopotámicos dejarían por escrito estas creencias y, posteriormente, en el siglo VI a. C., serian recogidas y aceptadas por los primeros filósofos griegos, como Tales de Mileto, Hecateo de Mileto y Anaximandro.

Si bien es cierto que Anaximandro creía que la Tierra era cilíndrica y no simplemente un disco plano, sus creencias diferían en gran medida del pensamiento de los filósofos presocráticos del siglo V a. C.

Recreación del mapa de la Tierra según las teorías de Anaximandro

Pitágoras y Aristóteles defendían la concepción de que los astros celestes, incluyendo la Tierra, poseían forma esférica. Además, respaldaron su postura presentando suficiente evidencia de la esfericidad del planeta.

Los filósofos griegos del siglo V, IV y III a. C. continuaron presentando evidencias sobre la esfericidad de la Tierra, siendo una de las más contundentes la sombra que proyecta la Tierra sobre la Luna durante la fase parcial de un eclipse lunar, la cual es siempre circular. No obstante, Eratóstenes iría un paso más allá al calcular la circunferencia de la Tierra, en el año 240 a. C., con una exactitud sorprendente para las limitaciones de su época.

Luego del sorprendente hito de Eratóstenes, continuarían apareciendo personajes históricos de renombre, como Plinio el Viejo y Claudio Ptolomeo, los cuales continuarían aportando mayor evidencia sobre la forma esférica de la Tierra.

En síntesis, la concepción de la forma esférica del planeta era abiertamente aceptada y casi incuestionable en la Edad Antigua, y así continuaría siendo durante las dos edades siguientes.

Terraplanismo en la Edad Media

A inicios de la Edad Media, la Iglesia católica romana se había convertido en la nueva autoridad moral y científica de Europa, de la misma manera que, durante el último milenio de la Edad Antigua, los filósofos griegos y romanos lo habían sido.

Mapa de la Tierra plana
Ejemplo de cómo sería el planeta Tierra según los terraplanistas. Imagen de The Infographics Show

Si bien es cierto que la Iglesia censuró o, de alguna manera, ralentizó el avance de los descubrimientos científicos en la Edad Media, ello no significa que abogaran por la hipótesis de la Tierra plana. Sin embargo, algunos autores cristianos como Lactancio, Juan Crisóstomo y Atanasio de Alejandría creían y abogaban por la idea de que la Tierra era plana y no esférica.

La razón de la discrepancia entre algunos autores cristianos durante el primer milenio puede que haya sido una interpretación estrictamente literal de las Sagradas Escrituras, pues algunos versículos de la Biblia, como Isaías 40.22, Daniel 4.11, Apocalipsis 7.1 y Mateo 4.8, dan a entender que la Tierra es plana. No obstante, dichas interpretaciones serian rebatidas rápidamente por Basilio el Grande, Ambrosio Aureliano y san Agustín de Hipona.

A lo largo de la Edad Media se publicaron tratados y textos como los siguientes:

  • Elucidarium, escrito por Honorio de Autun en 1120.
  • General Estoria, escrito por Alfonso X el Sabio a partir del año 1270.
  • La Suma Teológica de Santo Tomás de Aquino, escrita a finales del siglo XIII.
  • El Tractatus de sphaera, escrito por Johannes de Sacrobosco en el año 1230.

En todos ellos se hacía apología de la esfericidad de la Tierra y se descartaba la hipótesis de la Tierra plana.

Terraplanismo en la Edad Moderna

Cristóbal Colón, America y el terraplanismo

Es en este punto de la historia donde erróneamente se cree que el pensamiento social generalizado respecto a la forma del planeta es que este era plano. Por extraño que parezca, esta concepción es socialmente aceptada en la actualidad, pues forma parte de la formación escolar de los niños en la mayoría de los países americanos.

Si se analiza con detenimiento la historia, es fácil percatarse de que, tanto la visión aristotélica de la Edad Antigua como la visión de la mayoría de filósofos y autores cristianos e incluso musulmanes de la Edad Media, concebían al planeta de forma esférica. En consecuencia, la idea de que Cristóbal Colón y todas las personas involucradas en su viaje creían que el planeta era plano es una atroz falacia.

Cristóbal Colón no creía en el terraplanismo. Imagen de National Geographic

El objetivo principal de Cristóbal Colón era encontrar una nueva ruta para llegar a las islas de las Especias navegando desde Europa hacia el oeste, basándose principalmente en una carta escrita por Paolo dal Pozzo Toscanelli en la cual había un mapa adjunto sobre esta posible ruta.

Cristóbal Colón zarparía del puerto de Huelva el 3 de agosto de 1492 con la intención de llegar a las islas de las Especias, pero en su lugar arribaría a una isla de las Bahamas llamada Guanahani el 12 de octubre de 1492 (produciéndose lo que se conoce como el descubrimiento de América).

Para Cristóbal Colón y la tripulación de la Pinta, la Niña y la Santa María no había duda de la esfericidad de la Tierra, pues su objetivo nunca fue demostrar tal cosa, sino encontrar una nueva ruta para viajar hacia las Indias.

Terraplanismo en la actualidad

Ahora bien, ¿cómo es posible que en la actualidad la mayoría de la gente crea que en siglos pasados las personas pensaban que la Tierra era plana? ¿De dónde procede tal idea y por qué está tan arraigada en la cultura de la mayoría de países del continente americano? Es bien sabido que todo posee un origen, por lo que esta concepción degenerativa de las habilidades cognitivas y filosóficas de las personas en la Edad Media no es la excepción.

Lo que se conoce como el mito de la Tierra Plana encuentra su base epistemológica en los pensamientos y escritos de historiadores como John William Draper, Andrew Dickson White y Washington Irving, siendo este último quien escribiese en su libro La vida y viaje de Cristóbal Colón que los tripulantes que acompañaban a Colón sentían miedo de caer por el borde del mundo.

En síntesis, desde el siglo V a. C. la concepción de la esfericidad de la Tierra no era un debate que siquiera fuese considerado por los antiguos filósofos presocráticos, mucho menos después de que Eratóstenes, en el año 240 a. C., calculase y demostrase con una precisión impresionante la esfericidad de la Tierra.

Por extraño que parezca, el terraplanismo recién comienza a tener un repunte en el número de sus adeptos tras la creación de la Flat Earth Society en 1956, pues tal concepción había permanecido “dormida” durante alrededor de veinticinco siglos.

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *