Guerra de guerrillas

Todo lo que necesitas saber sobre la guerra de guerrillas está en este artículo. Así, hablamos de su concepto, significado y características, aparte de que te facilitamos algunos ejemplos de la misma a lo largo de la historia.

Definición de guerra de guerrillas

La guerra de guerrillas es un tipo de guerra mediante la cual los combates se desarrollan a pequeña escala con el objetivo de debilitar al enemigo con ataques esporádicos, produciendo una guerra de desgaste que busca infligir daño al enemigo con el fin de debilitarlo lentamente.

A diferencia de la guerra tradicional, la guerra de guerrillas no suele conservar el terreno, es decir, no retiene el territorio conquistado en su poder, sino que se infiltra o se esconde para realizar ataques sorpresas y hostigar al enemigo. Actividades de sabotaje, emboscadas, secuestros o corte de líneas de suministros suelen estar entre las tácticas utilizadas.

Significado de guerrilla

Guerrilla es el diminutivo de guerra. El concepto comenzó a utilizarse en España durante el siglo XIX en los enfrentamientos de la guerra de la Independencia española contra la ocupación del Imperio napoleónico.

El término permite resaltar la diferencia y desigualdad entre un ejército profesional organizado y uno formado por civiles limitado a hacer ataques esporádicos. A pesar de esto, según el mismo Napoleón la resistencia española fue la causa principal de su derrota.

Origen de las guerrillas

Aunque no bajo este nombre, las guerrillas han existido desde la antigüedad. Sun Tzu, en su libro El arte de la guerra, fue uno de los primeros en proponer este tipo de combate, argumentando que la guerra implica el empleo de la fuerza para explotar las debilidades del enemigo. En dicho texto da varias sugerencias sobre cómo derrotar a enemigos más grandes y mejor equipados.

Características de una guerrilla

Fuerzas militares limitadas

Una guerrilla no puede someter directamente a un ejército, generalmente debido a su bajo poderío militar y a su escasa logística.

Acción de desgaste contra el enemigo

Las guerrillas, en lugar de controlar lugares (aunque pueden instalarse en zonas aisladas), basan su objetivo en lanzar ataques contra posiciones enemigas para infligirles el mayor daño posible y retirarse.

A través de estos ataques y atentados se busca debilitar al enemigo, causarles bajas a sus tropas o sabotear sus instalaciones comprometiendo recursos a su reconstrucción. Esta guerra de desgaste busca ahogar al rival  y obligarle a rendirse o firmar un acuerdo mutuo para no prolongar el conflicto y las perdidas.

Base de operaciones oculta

Es muy común que la base de operaciones se sitúe en zonas montañosas o rurales de difícil acceso desde las cuales se planifican y ejecutan las misiones con el apoyo de la población local, que brinda información y suministros.

Opción de una guerra convencional

Aunque no limitado a esto, en ocasiones el objetivo es alcanzar la guerra convencional cuando se ha logrado controlar suficiente terreno y se dispone de la cantidad de tropas necesaria como para enfrentar al rival en su terreno y doblegarlo.

Ejemplos de guerrillas en la historia

Enfrentar al enemigo con ataques aislados fue usado por los godos, vándalos, y los hunos contra las fuerzas romanas. Uno de sus grandes exponentes se dio en las tribus lusitanas que, al mando de Viriato, emplearon esta táctica contra las tropas romanas en lugar de enfrentarse a ellas en campo abierto.

Una de las mayores derrotas de la historia de la antigua Roma fue la batalla del bosque de Teutoburgo, donde las tribus germánicas emboscaron a tres legiones romanas y, aprovechando el terreno, las destruyeron.

Por otro lado, durante la invasión mongola a Europa las tácticas de guerrilla ayudaron a Croacia a evitar que los mongoles se mantuviesen de forma permanente en su territorio al causarles bajas.

Una de las guerrillas más efectivas fue la conducida por Skanderbeg contra las tropas del Imperio otomano que invadían Albania. Gracias a la táctica de atacar y retirarse, pudo causarles daño a los otomanos y mantenerlos incapaces de tomar Albania por 25 años.

Guerrillas durante la Segunda Guerra Mundial

A medida que los alemanes ocupaban territorios, comenzaron a surgir movimientos de resistencia durante la Segunda Guerra Mundial. El primero de estos grupos surgió en Polonia, donde la resistencia polaca realizaba ataques ocasionales contra las tropas alemanas, conduciendo finalmente al alzamiento de Varsovia en 1944.

Luego de la Operación Barbarroja, surgieron grupos comunistas de resistencia conocidos como partisanos, principalmente en Yugoslavia y la Unión Soviética, que hostigaron a los alemanes y sus líneas de suministros en el territorio ocupado.

Otras organizaciones clandestinas también existieron en el resto de la Europa ocupada, resaltando la resistencia francesa, griega, italiana, noruega y belga.

Guerrillas en zonas urbanas

Generalmente, las guerrillas se ubican en zonas de difícil acceso desde donde pueden organizarse sin mucha interferencia. Sin embargo, las ciudades no son ajenas a este tipo de combatientes.

Y es que el ambiente urbano representa una gran oportunidad para estos grupos, ya que les permite organizarse dentro de estos núcleos, donde generalmente abunda la presencia enemiga y las instalaciones son más numerosas, por lo que el daño causado es más significativo.

Este concepto se popularizó durante la Segunda Guerra Mundial, sobre todo en la resistencia francesa, en España con los llamados maquis, que se oponían al régimen franquista, y posteriormente en los años 60 con los llamados movimientos de liberación.

¿Qué es una contraguerrilla?

La amenaza guerrillera lleva a los gobiernos a lanzar operaciones contra estas. Dichas actividades, llamadas contraguerrillas, buscan doblegar a estos grupos.

Con el conocimiento de las tácticas, técnicas y procedimientos utilizados por las guerrillas, se puede establecer un plan para derrotarlos utilizando sus mismas estrategias pero perfeccionadas.

Se trata, pues, de adaptarse a su ambiente y terreno, como ganarse el apoyo popular o contar con labores inteligencia para obligarlos a pelear en sus propios términos, aislarlos o destruirlos.

Guerrillas comunistas

A partir de los años 50, con la Guerra Fría y en pleno proceso de descolonización de África, surgen los llamados movimientos de liberación nacional, que buscaban establecer Estados socialistas. La  guerrilla cubana, que de la mano de Fidel Castro venció al régimen de Fulgencio Batista y tomó el poder en 1959, fue una de estas.

Aunque no tan exitosa como en Cuba, las guerrillas tendrían presencia en toda Latinoamérica, como las FARC y el ELN en Colombia, los montoneros en argentina o Sendero Luminoso en Perú.

Durante la guerra de Vietnam, Hồ Chí Minh lideró la guerrilla en la selva del país contra las fuerza de Estados Unidos. El gran número de bajas terminaría con la retirada del país y la victoria de Vietnam de Norte.

En África estos grupos hostigaron a los regímenes coloniales en los años 60, como en Angola y Mozambique bajo dominio portugués o en Zimbabue durante la era de Rhodesia, aunque también buscarían controlar el poder en otras republicas recién formadas.

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *