Gran Muralla China

Datos sobre la Gran Muralla China

  • Inicio de la construcción: 445 a. C.
  • Final de la construcción: 1644 d. C.
  • Ubicación: China.
  • Longitud: cerca de 21.200 kilómetros.
  • Dimensiones: 6-7 metros de alto y 4-5 metros de ancho.
  • Dinastías y reinos que participaron en su construcción: siete Reinos combatientes, dinastía Qin, dinastía Han, dinastía Wei del Norte, dinastía Qi / Sui N., dinastía Liao / Jin y dinastía Ming.
  • Valor cultural actual: Patrimonio Mundial (UNESCO) desde diciembre de 1987.

La Gran Muralla China es, sin duda, una de las obras de ingeniería más grandes y laboriosas de toda la historia de nuestra especie. Durante la era dinástica de China, la Gran Muralla o, como los chinos suelen llamarla, Chángchéng, protegió a los nativos del gigante asiático tanto de sí mismos como de ataques extranjeros, especialmente del de las tribus mongolas. A continuación, os contamos su historia.

Ubicación geográfica de la Gran Muralla China

Según el anuncio de la Administración Estatal del Patrimonio Cultural de China, la Gran Muralla China se extiende por unos 21.196 kilómetros de longitud dentro del territorio del gigante asiático. Esta va desde la frontera con Corea, al borde del río Yalu, hasta el desierto de Gobi, aproximándose al borde sur de Mongolia Interior.

Mapa de la Gran Muralla China
Mapa de la Gran Muralla China y de la construcción de sus distintos tramos. Imagen de Wikipedia.

Sin embargo, tal longitud sólo fue alcanzada durante la era dinástica; en la actualidad, la Gran Muralla China únicamente conserva un 30% de su extensión territorial original.

Historia de la Gran Muralla China

Periodo de los Reinos combatientes (siglo V a. C.-222 a. C.)

En el siglo V a. C., mientras en el mundo occidental los persas se enfrentaban a los aguerridos griegos en las guerras médicas, en China tendría lugar un periodo histórico conocido como el periodo de los Reinos combatientes.

Durante este periodo, China estaba conformada por distintos reinos independientes que batallaban constantemente entre sí con la finalidad de obtener mayor poder territorial.

Sin embargo, de todos los Reinos combatientes, uno destacaría particularmente por ser el primero en erigir un muro primitivo de tierra apisonada como defensa ante el embate y las incursiones de los estados enemigos vecinos: el estado de Qi.

No pasaría mucho tiempo para que otros estados, como los de Wei, Yan y Zhao, imitaran la técnica defensiva del estado de Qi, la cual, si bien en la actualidad es un tanto primitiva, en aquel entonces podía marcar la diferencia entre sobrevivir a una incursión enemiga o perecer ante la misma.

Periodo de la dinastía Qin (221 a. C.-206 a. C.)

Defensas de la Gran Muralla China
La Gran Muralla se convirtió en un elemento indispensable para la defensa de China ante las acometidas de tribus extranjeras.

En el año 221 a. C., Qin Shi Huang lograría conquistar a todos y cada uno de sus estados enemigos. Una vez que toda China se encontraba unificada bajo su mandato, se propuso tres objetivos principales:

  1. La imposición de un poder central en toda China.
  2. Evitar a toda costa el resurgir de los feudos.
  3. La destrucción de las antiguas y primitivas murallas que dividían lo que ahora era su imperio.

De esta manera, nacería la primera gran dinastía china: la dinastía Qin.

La intención de Qin Shi Huan tras la destrucción de las murallas que habían sido levantadas durante el periodo de los Reinos combatientes no respondía ni a fines estéticos ni a meros caprichos de un emperador, sino que tenía como finalidad delimitar correctamente el territorio de su incipiente imperio.

Así pues, tras destruir los antiguos muros, Qin Shi Huan ordenaría la construcción de su propia muralla; en esta oportunidad, no se defenderían de sí mismos, sino de pueblos y tribus extranjeras, las cuales les superaban, por mucho, en cuanto a beligerancia respecta.

En la construcción de lo que sería la primera Gran Muralla China, se emplearon materiales mucho más firmes y resistentes como el granito, la grava triturada y la arcilla (aunque sí que es cierto que el estilo antiguo de murallas de tierra apisonada continuó siendo empleado en sitios desprovistos de fuentes de material cercanas, como las llanuras, por ejemplo).

Asimismo, para otorgarle un mayor poder defensivo, fueron añadidas torres de defensa y vigilancia a lo largo de la primera Gran Muralla China, cuya extensión territorial se estima entre unos 5.000 y 6.000 kilómetros.

Periodo de la dinastía Han (206 a. C.- 220 d. C.)

En el año 202 a. C., tras el fin de la Contienda Chu-Han, un militar de origen campesino que respondía al nombre de Liu Bang se autoproclamaría emperador de toda China, adoptando el nombre imperial de Han Gaouzu. De esta manera, nacería una nueva dinastía en China: la dinastía Han.

Han Gaouzu, en contraste con Qin Shi Huan, prescindiría de la muralla dejada por la dinastía Qin y optaría por estrategias diplomáticas como método de defensa ante las inminentes incursiones de la confederación de los Xiongnu.

Datos de la Gran Muralla China
Puerta de la Gran Muralla, ilustración del libro China Monumentis, qua sacris qua profanis, libro escrito por Atanasio Kircher (año 1667).

El emperador Han lograría apaciguar a los Xiongnu, enviándoles constantemente princesas pertenecientes a la realeza con la intención de que estas contrajeran matrimonio con los diferentes jefes tribales.

No obstante, en el año 129 d. C., la efectividad de dicha estrategia no sería suficiente como para impedir la ruptura de relaciones diplomáticas y la reactivación de las hostilidades.

En consecuencia, el emperador Han Wudi, el sexto de la dinastía Han, decide reactivar la construcción de la Gran Muralla China.

Para ello, utiliza el trazado original dejado por los Qin y añade más secciones, las cuales seguirían el recorrido de la Ruta de la Seda. De esta manera, gracias al ingenio y a la determinación del emperador Han Wudi, para el año 119 a. C. los Xiongnu ya habían sido expulsados en su totalidad del territorio chino.

Desde el periodo de los Tres Reinos hasta inicios de la dinastía Ming (220 1368)

Tras la caída de la dinastía Han, en el año 220, con el inicio del periodo de los Tres Reinos, hasta comienzos de la dinastía Ming, la Gran Muralla no experimentaría cambios relevantes, más allá de la reconstrucción de aquellos sectores que perecieron bajo el paso del tiempo.

Periodo de la dinastía Ming (13681644)

En 1368, Zhū Yuánzhāng, un campesino y monje budista de vida austera, consigue derrocar al emperador Toghon Temür y acabar con la dinastía Yuan. Esta última había gobernado china por casi un siglo entero, siendo su inicio la invasión mongola liderada por Kublai Kan, nieto del mítico Gengis Kan, en 1271.

Tras acabar con la dinastía Yuan, Zhu Yuanzhang se autoproclama emperador de toda China y adopta el nombre imperial de Hongwu (en chino, extremadamente militar), fundando así una de las dinastías más recordadas de la era dinástica china: la dinastía Ming.

En el siglo XV, ante la aparición de un enemigo extranjero, los oirates, los Ming deciden reactivar la construcción y el fortalecimiento de la Gran Muralla China. Para lograr tal proeza, estos sustituyen antiguos materiales, como la tierra apisonada y la grava triturada, por materiales más versátiles y compactos como los ladrillos y la piedra caliza.

Gran Muralla China
Gran Muralla China, obra de Thomas Allom (año 1843).

Asimismo, los Ming levantaron pasos fortificados, dentro de los que destaca el paso Shanhaiguan, pues este daba acceso directo al corazón del imperio, es decir, su capital y centro de gobierno.

El hito final de la Gran Muralla China sería intentar frenar el avance de la invasión manchú, la cual sería detenida por el ejército Ming, ipso facto, en el ya mencionado paso Shanhaiguan.

Sin embargo, en 1644, los manchúes lograrían cruzar a través de la Gran Muralla gracias a la ayuda de un general chino, Wu Sangui, quien abrió las puertas del paso Shanhaiguan a sus tropas.

Tras vencer al ejército Ming y derrocar a la recién fundada dinastía Shun, los manchúes fundarían su propia gran dinastía: la dinastía Qing. Esta ultima llegaría a su fin, junto al sistema imperial chino, en 1912, con el establecimiento de la República de China.

Durante la dinastía Qing, las obras de mantenimiento y reparación de la Gran Muralla China con fines militares serían abandonadas por completo.

Mitos y curiosidades de la Gran Muralla China

A continuación, algunos mitos y curiosidades de la Gran Muralla China:

  • Contrario a la creencia popular, la Gran Muralla China no puede ser vista desde el espacio exterior por el ojo humano sin ayuda de lentes especiales.
  • La Gran Muralla China no está compuesta por un único gran tramo. En realidad, está formada por un complejo conjunto de murallas que, en ocasiones, se interceptan o se posicionan de manera paralela entre sí. Asimismo, no contiene tramos rectos en su totalidad, pues también existen tramos curvos.
  • En un principio, la Gran Muralla China ni era grande ni representaba a China en su totalidad. Esta era tan solo un conjunto de muros primitivos que habían sido levantados durante el periodo de los Reinos combatientes para defender a cada reino de los ataques e incursiones de estados vecinos.
  • Los primeros cimientos de la Gran Muralla China datan del siglo V a. C.
  • La Gran Muralla China tiene más de 2.000 años de antigüedad.
  • Badaling, la sección más concurrida de la Gran Muralla, recibe la visita de unos 70.000 turistas por día durante la primera semana de mayo y la primera semana de octubre.
  • Durante la Revolución Cultural china (19661976), esto es, el último periodo de gobierno de Mao Zedong y sus sucesores, muchos elementos de la Gran Muralla, como, por ejemplo, sus ladrillos, se usaron en la construcción de casas, embalses y granjas.

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *