Feudo

Los feudos son la base del feudalismo, tratándose de un tipo de organización social que se hizo común en Europa durante la Edad Media. Esta se basó en una estructura de gobierno dominada por dos clases principales: los señores y los vasallos. Para que los primeros pudiesen contar con el apoyo incondicional de los segundos, se realizaba el llamado “contrato de vasallaje” y les otorgaban los feudos para que los administrasen.

Definición de feudo

¿Qué es un feudo? En términos generales, los feudos eran extensiones de tierra bien delimitadas que se encontraban dentro del dominio de un rey. Estas a su vez eran otorgadas por el monarca a los vasallos para que las administraran y protegieran.

Cuando se concedía un feudo a un vasallo, este automáticamente se convertía en un señor feudal. A partir de entonces, tenía poder para gobernar las tierras y control sobre los individuos que allí habitaban.

¿Dónde se ubicaban los feudos?

Los feudos se situaban en lugares cercanos a ríos, lagos o alguna fuente de agua dulce que garantizara la existencia de este recurso para todos los habitantes y animales que se criaban.

Características de un feudo

Tierras cultivables

Eran necesarias para producir alimentos y garantizar la subsistencia de los habitantes. Estas tierras eran trabajadas por los siervos, que hacían las labores de campesinos. Con los bienes producidos aseguraban mantener abastecido al mismo feudo y a sus integrantes.

Bosques

Los feudos además tenían bosques o áreas con árboles, ya que estos aseguraban otro recurso necesario gracias a la madera que de allí se extraía. En épocas como las de invierno, estas áreas tenían gran importancia, pues requerían de fuego para calentarse.

Castillo

Los feudos tenían una característica muy remarcable: el castillo o fortaleza. Allí habitaba el señor feudal, su familia, otros nobles y siervos a su servicio. Era un símbolo de su poder y autoridad en la zona, además de servir literalmente como un lugar de resguardo por si eran atacados por enemigos.

El territorio en el interior del castillo tenía más edificaciones de menor tamaño: salones de fiesta, amplios patios, almacenes para resguardar bienes, talleres de herrería, establos para las bestias, hornos, molinos de viento y pozos para la extracción de agua, entre otros elementos característicos.

Villas

En los espacios cercanos al castillo se formaban las villas, en las que habitaban más siervos. Estos eran lugares muy humildes, con edificaciones pequeñas y sencillas en donde vivían sobre todo campesinos que trabajan la tierra o criaban ganado, artesanos y herreros que se debían al señor feudal. 

Importancia del feudo

La importancia del feudo como espacio físico abarca diferentes temas.

Importancia política

En lo político, el feudo era controlado por el señor feudal, que a su vez se debía al rey por el contrato de vasallaje. Es decir, era un espacio que extendía el poder del rey y se mantenía controlado por éste de una forma sutil pero más manejable.

Importancia social

Por otra parte, en lo social permitían una estructura a la cual los individuos se acoplaron fácilmente. Si bien los siervos mantenían funciones de obediencia y trabajo continuo, estos no estaban bajo relación de esclavitud (aunque para fines prácticos lo eran) y contaban con sus propios recursos para vivir.

Importancia económica

En lo económico, los feudos cimentaron las bases de un modelo que se mantuvo por casi toda la Edad Media y que básicamente contribuyó a aumentar las riquezas de los grupos de poder de la época, es decir, de la nobleza.

Crisis de los feudos

La naturaleza de los feudos, al limitarse únicamente a un espacio físico reducido y en esencia aislado del exterior, terminó por traer la crisis al propio feudalismo. Esto se debió a que, con el pasar del tiempo, las tierras de cultivo comenzaron a agotarse.

Con la caída de la actividad agropecuaria, base principal para subsistir, bajaron las reservas de alimentos y terminó por llegar la hambruna. Esto, sumado a enfermedades y epidemias como la peste, provocó que la sociedad feudal sucumbiese.

El feudo como espacio tenía un alcance limitado que no le permitió subsistir en el tiempo indefinidamente. Otros sucesos históricos, como la aparición de una nueva clase social, la burguesía, y la apertura al siguiente modelo económico, el capitalismo, terminaron finalmente por traer la extinción absoluta del feudalismo y con ella de la figura del feudo.

Fuentes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *