Códice

Desde el surgimiento de la escritura, el ser humano ha sido capaz de dejar registro de lo que piensa, cree o simplemente quiere registrar o transmitir.

El concepto de historia, tal y como lo conocemos, comienza desde que contamos con registros escritos que nos dan testimonio de los acontecimientos del pasado.

Muchos de estos registros son los manuscritos o libros conocidos como códices, los cuales son importantes fuentes históricas y literarias del pasado que nos ayudan a comprender sociedades antiguas.

Definición de códice

Un códice es un libro manuscrito antiguo creado antes de la invención de la imprenta que, generalmente, aborda hasta el fin de la Edad Medieval o del periodo precolombino y de la conquista de América.

En el mismo se registra cualquier clase de información importante relacionada con la época, principalmente datos históricos o religiosos.

El códice consiste en cuadernos pegados y cosidos con páginas escritas a ambos lados de la hoja.

Significado de códice

La palabra códice proviene del latín codex, que parece ser una reducción de caudex (que significa tronco).

Detalle de un códice
Detalle de un códice español.

Originalmente, este término se utilizaba para nombrar a las tabletas de madera cubiertas de cera que los romanos utilizaban como soporte de escritura.

Sin embargo, posteriormente fue utilizado para referirse a los libros con páginas que se diferenciaban de los manuscritos en forma de rollo.

Historia del códice

Desde la aparición de la escritura, el ser humano ha dejado registros de cualquier tema. No obstante, por distintas razones conservar los registros escritos es complicado, en especial los elaborados en papiro, pergamino u otro material, por lo que las versiones que nos han llegado hasta nuestros días corresponden a transcripciones posteriores.

Antes de la invención de la imprenta, todos los libros debían ser escritos a mano por personas conocidas como escribas, que realizaban la tediosa tarea de redactar los libros manualmente, por lo que tener acceso a los mismos era complicado y costoso.

Este formato se origina a partir de las tabillas de cera usadas en la antigua Roma como soporte de escritura. Desde el siglo I, los métodos más comunes de escritura eran los códices y los rollos de papiro.

No obstante, a partir del siglo IV los autores cristianos empezaron a utilizar principalmente el códice para transmitir la literatura religiosa, por lo que el rollo de pergamino pasa a segundo plano.

Desde este momento, los códices se volvieron el formato más común durante la Edad Media y fueron el formato usado para registrar temas tras el descubrimiento de América (aunque, con anterioridad, pueblos precolombinos como los mayas ya habían realizado escritos propios).

Detalle de un códice francés del siglo XIII
Detalle de un códice francés del siglo XIII.

Tras la invención de la imprenta en 1440 y su posterior expansión, el acceso a los documentos escritos se hizo más común y los códices escritos a mano se hicieron menos frecuentes.

Diferencia entre códice y código

A pesar de sus similitudes, ambas palabras no tienen relación. La confusión surge debido a que, para referirse a los códigos (conjunto de normas y principios jurídicos), en el contexto jurídico se utiliza el término códice o su versión en latín codex (cuando estas palabras no tienen relación alguna con manuscritos antiguos).

Un ejemplo de esto son el Codex Euricianus o Código de Eurico, el cuerpo legal del derecho visigodo establecido por el rey Eurico, o el Codex Napoleonicus para referirse al Código Civil de Francia.

Características de los códices

  • Están escritos a mano: antes de la invención de la imprenta, la única forma de registrar información era a través de la escritura manual.
  • Están escritos sobre distinto material: desde pergamino, papiro, papel o incluso piel animal, como en el caso de los códices precolombinos.
  • Registran toda clase de información: si bien son conocidos principalmente por temas históricos o religiosos, estos escritos antiguos abordan toda clase de temas, desde literarios, musicales o científicos.
  • Objeto de estudio: estos manuscritos antiguos poseen su propia disciplina de estudio llamada codicología, mediante la cual cualquier clase de registro antiguo es indagado.
  • Poseen un orden: los códices llevan un registro que puede ser numerado o continuo, en el que a través de sus subsiguientes paginas sigue la narración.

Importancia de los códices

Estos manuscritos son de vital importancia para la historia de la humanidad, pues gracias a ellos hoy en día tenemos información sobre sociedades antiguas, registros mediante los cuales podemos conocer información relevante sobre un periodo o una información en específico.

Antes de la invención de la imprenta las fuentes escritas eran limitadas, pues los libros y otros documentos debían ser escritos a mano por escribas, lo cual tomaba tiempo y era costoso. Los códices almacenaron información importante del pasado, o en su defecto datos relevantes sobre ciertos temas.

En el caso de los códices precolombinos y de la época colonial, nos permiten conocer información importante sobre estas sociedades que fueron conquistadas y, de no ser por estos registros históricos, nuestro entendimiento de culturas como la maya o la azteca hubiese sido nulo.

Ejemplos de códices

Existe una gran variedad de códices que abordan distintos periodos históricos y sociedades con distintos temas. Veamos algunos de ellos:

Códice Gigas

Fotografía del Códice Gigas.
Fotografía del Códice Gigas.

Escrito a principios del siglo XIII en la actual Republica Checa, probablemente por el monje Germán el Recluso. Registra de manera ilustrada partes de la Biblia, crónicas históricas, etimologías, calendarios y remedios medicinales (entre otras cosas que lo hacen ser el mayor manuscrito que se haya escrito con 624 páginas).

Biblia mozárabe de León

Es una biblia de origen mozárabe (cristianos de origen visigodo que vivían en al-Ándalus) escrita en el año 960 y reconocida por sus ilustraciones y otros textos presentes. Su estilo de dibujo pudo haber sido de inspiración para el pintor Pablo Picasso.

Códice Robertsbridge

Escrito a finales del siglo XIV en la abadía de Robertsbridge, registra las piezas musicales de teclado más antiguas que se conservan, específicamente tres estampies y tres arreglos de motetes.

Códice de Dresde

Es un manuscrito precolombino de origen maya escrito en el siglo XI o XII. En él se registran tablas astronómicas, calendarios e instrucciones de ceremonias, entre otras cosas. Su uso fue fundamental para poder descifrar los glifos mayas.

Códice Mendoza

Escrito en los años 1540, se trata de uno de los registros más importantes de la cultura e historia mexica. Fue elaborado por escribas mexicas (conocidos como tlacuilos) usando papel europeo.

Fue encargado por el virrey Antonio de Mendoza para ofrecer información al rey Carlos V sobre este pueblo. En él se registran los gobernantes, aspectos de la vida cotidiana, historia y conquistas aztecas.

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *