Historia de la escritura

Lo que diferencia al ser humano de otras especies del planeta es su intelecto. Gracias a este, le es posible comunicarse de una forma consciente, estructurada y lógica. Una muestra de esa realidad es haber desarrollado la escritura, un sistema que le permitió llegar a un nuevo nivel en el proceso comunicacional y cuya historia se remonta a épocas antiguas.

¿Qué es la escritura?

A grandes rasgos, la escritura se define como una forma de comunicación basada en un sistema estructurado, lógico y codificado que utiliza representaciones gráficas.

Esto quiere decir que, para poder llevarse a cabo, los individuos involucrados en el proceso comunicacional deben manejar el canal e interpretar el código del mensaje correctamente.

A modo de práctica, las representaciones gráficas o signos deben ser grabados en un soporte. Independientemente de si es sobre madera, piedra, papel o incluso en un formato digital, la escritura se vale de elementos visibles para poder existir. 

Inicios de la escritura

Los primeros registros de la escritura de los que se tiene constancia fueron en la Antigua Mesopotamia, zona en la que se ubica actualmente Irak. Los historiadores han identificado que sus habitantes, conocidos como sumerios, desarrollaron en el año 3000 a.C. una forma de escritura como el medio que les permitiese registrar transacciones comerciales.

El tipo de escritura que se dio en el pueblo sumerio fue conocido como escritura cuneiforme, y es identificada por los arqueólogos como la más antigua. En ella los pictogramas no buscaban únicamente representar un elemento de la realidad, sino que se enfocaron en transmitir un mensaje de forma sistemática y con un valor lingüístico.

Estos pictogramas eran realizados sobre tablas de arcilla y haciendo uso de cuñas, instrumentos de madera o metal que empleaban para grabar cada forma. De este último elemento se deriva el nombre “cuneiforme”.

Primeras civilizaciones en usar escritura

Con el paso del tiempo, la lengua de los sumerios no sobrevivió, pero sí su tipo de escritura. Esta fue adoptada por otros pueblos de la antigüedad que comenzaron a comunicarse mediante sus adaptaciones de la escritura cuneiforme.

Los babilonios la adoptaron como suya, al igual que los acadios, elamitas, persas, hititas y hurritas, entre otros. Gran parte de los pueblos de lo que hoy es Oriente Medio la utilizaron, y de uno fue pasando a otro debido a acontecimientos sociales y culturales que moldearon a su vez la historia de la humanidad.

Otras formas de escritura de la antigüedad

A lo largo del tiempo, algunos tipos de escritura han llamado la atención de los historiadores, arqueólogos e intelectuales de las lenguas. Esto debido a su antigüedad, a la importancia del pueblo en donde se dio o al legado que dejó para las generaciones futuras. Algunas de estas son las siguientes: 

Jeroglíficos egipcios

Los jeroglíficos son una forma de escritura perteneciente al Antiguo Egipto que aparecen en el año 3500 a.C. en la misma época que la escritura cuneiforme, pero ambas son sustancialmente distintas.

A diferencia de lo que popularmente se suele creer, los jeroglíficos no eran el único tipo de escritura que fue usada en la historia del Antiguo Egipto. En total, eran tres tipos:

  • Escritura jeroglífica (grabada en piedra y madera).
  • Escritura hierática (grabada con cálamo y tinta sobre papiros).
  • Escritura demótica (idéntica a la anterior).

Escritura china

La escritura china es, al igual que las civilizaciones de esta región del mundo, bastante antigua. En los albores de esta, se encuentran representaciones y signos gráficos de ideas que eran grabadas sobre caparazones de tortugas y en huesos. Este tipo de representaciones se conocen como pictogramas, y significaban, por ejemplo, conceptos sencillos sobre la naturaleza.

Alfabeto griego

Al igual que en muchas otras áreas del conocimiento, los griegos tuvieron gran presencia en el desarrollo de la escritura tal y como se conoce hoy en Occidente. En los inicios de esta civilización, heredaron de los fenicios una agrupación de signos y símbolos asociados a un nombre y un sonido.

Con el transcurso del tiempo y el avance intelectual que tuvo la civilización de la Antigua Grecia, se adaptaron los signos fenicios hasta formar los suyos. Es entonces cuando se produce el primer alfabeto de la historia, en donde se le otorgaba a cada vocal y consonante un símbolo en particular.

Aquel primer alfabeto consonántico fenicio serviría para proseguir en lo que serían el alfabeto latín, el griego, el hebreo y con ellos la sucesión de lenguas que derivan a su vez de estos.

Fuentes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *