Polis

Polis (poleis en su plural griego) es el nombre con el que normalmente se identifica a las ciudades-Estado o ciudades independientes características de la antigua Grecia.

Es la intención de este artículo exponer la definición, el significado y las características principales de las polis, así como también presentar un pequeño resumen sobre su origen e historia.

Definición de polis

Se define como polis a las ciudades-Estado o ciudades independientes características de la antigua Grecia.

Estas surgieron en la Edad Oscura de Grecia, es decir, entre los años 1100 y 776 a. C., y alcanzaron su punto máximo en el periodo helenístico (siendo el fin de dicho periodo el establecimiento de la hegemonía de la antigua Roma el Mediterráneo).

Las polis fueron un elemento distintivo de la civilización griega antigua, pues cada una de estas era independiente de las demás; de hecho, poseían su propia cultura, tradiciones, costumbres y sistemas de gobierno.

Sin embargo, tales diferencias no excluían a las polis y sus civilizaciones de algunas costumbres panhelénicas, como, por ejemplo, la celebración de los Juegos Olímpicos y la adoración del mismo panteón de dioses (los pertenecientes a la mitología griega).

Significado de polis

El término polis encuentra su raíz etimológica en el griego πόλις, romanizado como pólis, que significa ciudad, aunque también, por extensión, quiere decir Estado y sociedad.

Acrópolis de Atenas
Acrópolis de Atenas. Imagen de Flickr.

Así pues, y en base a su etimología, el vocablo polis hace referencia a una ciudad-Estado independiente, muy características de la civilización griega (el término está relacionado intrínsicamente con la Grecia de la Edad Oscura, Arcaica y Clásica).

Caracteristicas de las polis

Estas son algunas de las características principales de las polis:

Características geográficas de las polis

Solían ser ciudades amuralladas, aunque ello no siempre era así, pues Esparta, una de las polis más importantes de la península del Peloponeso, no estaba amurallada.

En cuanto a su composición, las polis estaban constituidas por tres elementos:

  • Una ciudad construida sobre una elevación de terreno (κρόπολις, acrópolis).
  • Un establecimiento urbano a los pies de la acrópolis.
  • La parte rústica (χώρα, chora). Esta última englobaba todo lo que rodeaba a la ciudad: aldeas, campos de cultivo, bosques y, en ocasiones, un puerto, como en el caso del Puerto del Pireo, en Atenas.

La superficie de las polis sólía ser de entre mil y tres mil kilómetros cuadrados.

Características políticas de las polis

Inicialmente, las polis estaban regidas por un jefe local llamado wanax, aunque, con el pasar de los años, ello iría cambiando.

Así pues, algunas adoptarían sistemas de gobiernos democráticos, como, por ejemplo, Atenas, y otras, por el contrario, diarquías, como en el caso de Esparta.

Características sociales de las polis

En términos demográficos, usualmente las polis poseían una población no mayor a diez mil habitantes.

Ilustración de Alix, el niño griego
Detalle de una ilustración de Alix, el niño griego, cómic de Jacques Martin (año 1979).

Además, la sociedad de las polis podía ser clasificada en tres grupos:

  • Los ciudadanos (polítes, πολίτης), quienes disfrutaban de todos los derechos.
  • Los metecos (métoikos, μέτοικος), es decir, lo no-griegos, quienes eran hombres libres pero sin derechos.
  • Por último, los esclavos, quienes no poseían libertad ni derechos.

Características culturales de las polis

Como las polis surgieron en plena Edad Oscura, periodo en el que se perdió la escritura Lineal B, en un principio la cultura de los helenos era pírrica.

Sin embargo, gracias a los fenicios y a su invención del alfabeto fenicio, los griegos lograrían adaptar a su lengua dicho sistema de escritura, recuperando así la capacidad de escribir, leer y crear nuevas obras literarias.

Origen de las polis

Juto, Eolo, Doro, Grecos, Magnes y Macedón, el principio de Grecia

El origen de las polis griegas no es más que el origen de Grecia en sí, pues, a pesar de que nunca existió un Estado griego unificado, sí existía una clara concepción panhelénica presente en la mayoría de los griegos.

Es por ello que, naturalmente, estos debían compartir un mismo origen, una historia que los uniese en un mismo punto de partida.

El origen o punto de partida de la civilización de la antigua Grecia es Heleno y sus hijos Juto, Eolo y Doro, por un lado, y, por otro, Zeus y sus hijos Grecos, Magnes y Macedón, de quienes descienden las principales etnias helenas (etnias que, siglos después, fundarían las primeras polis).

La Edad Oscura y el nacimiento de las polis

A inicios de la Edad Oscura, esto es, alrededor del año 1100 a. C., surgirían las primeras polis, es decir, las primeras ciudades-Estado independientes de origen heleno en las islas y costas del Mediterráneo.

Si bien todas las polis compartían un mismo origen cultural, cada una poseía sus propias costumbres y tradiciones, por lo que, en un principio, estas podían ser clasificadas en cuatro tribus principales: los dorios, los aqueos, los jonios y los eolios.

Los dorios

Los dorios, descendientes de Doro, uno de los tres hijos de Heleno o Helén, fueron una de las cuatro tribus griegas antiguas.

Estos se asentaron en la península del Peloponeso del mar Mediterráneo, la costa suroeste de Asia Menor y en varias islas del Mar Egeo.

Teatro de Halicarnaso
Teatro de Halicarnaso. Imagen de Flickr.

Allí fundaron muchas polis, dentro de las cuales destacan Esparta, Halicarnaso, Gnido, Cos, Lindos, Cámiros, Lalisos, Corinto y Megara.

Los aqueos

Los aqueos, descendientes de Aqueo, hijo de Juto y nieto de Heleno o Helén, fueron una de las cuatro tribus griegas antiguas.

Estos se asentaron en Acaya, Tesalia y Creta, regiones en las que fundarían las polis de Micenas y Tirinto.

Tiempo después, en el siglo III a. C., se fundaría la Liga Aquea, la cual estaría conformada por doce polis: Pelene, Egira, Egas, Bura, Hélice, Egio, Ripes, Patras, Faras, Óleno, Dime y Tritea (todas, pues, de origen aqueo).

Los jonios

Los jonios, descendientes de Ion, uno de los tres hijos de Heleno o Helén, fueron una de las cuatro tribus griegas antiguas.

Estos se harían con el control de la región de Ática (Atenas y la isla de Eubea incluidas), las Cicladas del Norte y parte de la costa de Asia Menor.

En dichas regiones fundarían algunas polis, como Calcis y Mileto.

Los eolios

Los eolios, descendientes de Eolo, uno de los tres hijos de Heleno o Helén, fueron una de las cuatro tribus griegas antiguas.

Estos se asentaron en las regiones de Etolia, Tesalia y Beocia, algunas islas del mar Egeo y el noroeste de Anatolia.

Allí fundaron muchas polis, dentro de las que destacan Esmirna y Selinunte.

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *