Liga del Peloponeso

A finales del siglo VI a.C., Esparta había logrado conquistar gran parte del Peloponeso. Y ello a pesar de que Argos, antigua polis de Grecia y peligroso enemigo de Esparta, se oponía en todo momento al surgimiento de esta última como líder de dicha península. Por tal motivo, Esparta buscaría en la mayoría de las polis del Peloponeso el apoyo definitivo que salvaguardase su liderazgo. De esta manera, nació la Liga del Peloponeso.

Antecedentes históricos de la Liga del Peloponeso

No se sabe con exactitud la fecha exacta del origen de la Liga del Peloponeso. Sin embargo, se cree que fue a finales del siglo VI a.C. Esparta, siendo una de las polis mas poderosas de toda Grecia y, sin duda, la más fuerte del Peloponeso, aprovecharía su poderío para convencer a la mayoría de las polis de dicha península de establecer alianzas y juntas crear la Liga del Peloponeso.

A inicios del siglo V a.C., y poco tiempo después del surgimiento de la Liga del Peloponeso, estallarían una sucesión de conflictos bélicos conocidos como las guerras médicas. En consecuencia, Esparta y su poderosa liga se vieron forzados a unirse a la Liga Panhelénica para luchar en contra de la invasión persa.

Esparta abandona la Liga Panhelénica

No obstante, Esparta no vería con buenos ojos el dominio que comenzaba a ejercer Atenas sobre la Liga Panhelénica, por lo que renunciaría a ella y una vez más reestablecería la antigua Liga del Peloponeso. La Liga Panhelénica se convertiría, tiempo después, en la Liga de Delos, la cual estuvo bajo el mando hegemónico de Atenas desde sus inicios hasta su final en el siglo IV a.C.

Características de la Liga del Peloponeso

Características políticas de la Liga del Peloponeso

La Liga del Peloponeso simpatizaba con los gobiernos de tipo aristocrático y se oponía, en todo momento, a los gobiernos tiránicos y autoritarios.

Aunque Esparta era el líder principal de la Liga del Peloponeso, la autoridad absoluta no recaía sobre dicha ciudad, sino en la asamblea espartana y el consejo de aliados. Este último era una especie de parlamento donde cada ciudad miembro poseía un voto.

Sin embargo, e independientemente de las decisiones que se tomasen en el consejo de los aliados, Esparta podía ignorarlas y prescindir de las mismas.

Características económicas de la Liga del Peloponeso

El libre comercio era otra de las características mas importantes de la Liga del Peloponeso, pues la finalidad principal de esta liga no era política, sino más bien militar.

Alianza militar

La Liga de Delos se caracterizaba por ser una alianza hegemónica disfrazada de democracia en la que Atenas siempre era la principal beneficiada.

Por su parte, la Liga del Peloponeso constituía una mera alianza militar cuya finalidad principal era la protección reciproca entre Esparta y cada miembro integrante de la liga.

Acuerdos bilaterales

Cabe destacar que no existía alianza alguna entre el resto de los integrantes de la Liga del Peloponeso, pues los acuerdos eran bilaterales (entre Esparta y cada ciudad-Estado miembro de la liga) y no multilaterales, como en el caso de la Liga de Delos.

Liderazgo permisivo de Esparta

El gobierno de Esparta en la Liga del Peloponeso fue mucho más pasivo y permisivo que el de su homólogo, Atenas. Esparta no consideraba el tributo obligatorio (a excepción de tiempos de guerra), y tampoco obligaba a ningún miembro de su liga a participar de un conflicto bélico.

Ciudades miembros de la Liga del Peloponeso

La Liga del Peloponeso estuvo constituida por casi todas las ciudades-Estado de dicha península:

  • Tegea
  • Olimpia
  • Elis
  • Mesenia
  • Fliunte
  • Corinto
  • Egina
  • Sición

Argos, Acaya y Tebas eran varias de las pocas polis que no formaron parte de dicha “alianza”. Esta unión trajo como consecuencia un gigantesco poderío militar, el cual se debía a la combinación del gran ejército de hoplitas espartanos y las flotas de Corinto, Egina y Sición.

Grandes hazañas de la Liga del Peloponeso

Guerras médicas

La Liga del Peloponeso no participaría de forma oficial en las guerras médicas, pues se fundiría en la ya existente Liga Panhelénica. Esparta jugaría un papel fundamental en muchas de las batallas de las guerras médicas, en las que el Imperio persa resultaría vencido por la gran alianza griega.

Guerra del Peloponeso

Luego de que las múltiples batallas de las guerras médicas llegaran a su fin, y tras la exitosa participación de Esparta en dichas batallas, Atenas asumiría el mando de la Liga Panhelénica de forma hegemónica.

Esparta no vería con buenos ojos los movimientos políticos de Atenas en la Liga Panhelénica, la cual cambiaría su nombre y se convertiría en la Liga de Delos.

La tensión entre Atenas y Esparta comenzó a crecer inexorablemente, por lo que en el año 460 a.C. se desataría el conflicto bélico conocido como la guerra del Peloponeso, en el cual Atenas y Esparta, junto a las ligas que ambas representaban, se enfrentaron de forma intermitente por más de medio siglo.

Finalmente, Esparta se coronaria como el vencedor de la guerra del Peloponeso tras la rendición de Atenas en el año 404 a.C.

Guerra de Corinto

Esparta se había convertido en la ciudad-Estado principal de la antigua Grecia luego de derrotar a Atenas y a la Liga de Delos. Sin embargo, una nueva alianza, el sinedrión de Corinto (Tebas, Atenas, Corinto y Argos), desafiaría nuevamente a Esparta con la finalidad de acabar con su creciente liderazgo.

Luego de nueve años y duras batallas, tanto marítimas como terrestres, Esparta se coronaria como el vencedor nuevamente en el año 386 a.C.

Fin de la Liga del Peloponeso

Tras derrotar a Atenas y a la primera Liga de Delos en el año 404 a.C., y tiempo después al mencionado sinedrión de Corinto, Esparta poseía el mayor liderazgo de entre todas las polis de la antigua Grecia.

Sin embargo, tan solo quince años después, Tebas volvería a desafiar la hegemonía espartana, consiguiendo una gran victoria en la batalla de Leuctra (371 a.C.) y sentenciando el inicio de la decadencia de la Liga del Peloponeso.

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *