Liga de Delos

La Liga de Delos o liga Ático-Délica fue una alianza de tipo político-militar entre múltiples polis (ciudades-estado) de la antigua Grecia, encontrándose su sede principal en la isla de Delos (de ahí recibiría su nombre). La Liga de Delos participó en numerosos conflictos bélicos, siendo uno de los más importantes la guerra del Peloponeso, en la cual se enfrentaría a la Liga del Peloponeso durante casi 50 años. A continuación, os contamos su historia.

Antecedentes históricos de la Liga de Delos

Cuando surgen nuevas alianzas de tipo político-militar, usualmente la inminente amenaza de un conflicto bélico es la causa principal de las mismas. Las guerras médicas, una sucesión de conflictos bélicos entre el Imperio aqueménida de Persia y múltiples polis de la antigua Grecia en el siglo V a.C., fueron la principal razón del surgimiento de la Liga de Delos.

Sería Arístides El Justo, un estadista, arconte y estrategos ateniense, quien redactase los estatutos y diera inicio, en el año 477 a.C., a la que fuese una de las más grandes alianzas político-militares marítimas del mundo helénico: la Liga de Delos (cuya presidencia estaba al mando de Atenas).

El motivo principal de esta alianza era defenderse de posibles ataques persas, así como también disuadir a dicho imperio de atacar a las polis de la antigua Grecia, pues ahora poseían una de las mas grandes y poderosas flotas del mundo antiguo.

Ciudades miembros de la Liga de Delos

La Liga de Delos fue temida y respetada durante gran parte del siglo V a.C. debido a la cantidad de polis que la conformaban, las cuales, a través de contribuciones monetarias, mantenían su óptimo funcionamiento. Se estima que estaba formada por unas 300 ciudades, las cuales se encontraban divididas en cinco grandes distritos:

  1. Tracia: polis de la península Calcídica, costa de Tracia y Lasos.
  2. Helesponto: costa sur del Helesponto y polis de los trechos del Bósforo y los Dardanelos.
  3. Jonia: polis de Eólida y Jonia, además de las islas Quíos, Samos y Naxos.
  4. Caría: polis de Caria y Rodas.
  5. Las islas: islas de Imbros, Lemnos, Esciros, Eubea y las Cicladas.

Atenas, una falaz democracia

Siendo Atenas la cuna de la democracia, la antítesis de la oligarquía y el máximo representante del respeto de las libertades individuales, resulta difícil pensar que la misma tomase actitudes autoritarias.

Sin embargo, Atenas, quien en antaño se oponía a la actitud de predominio de Esparta, poco a poco iría imponiendo su hegemonía e interviniendo en decisiones políticas de muchas de las polis integrantes de la Liga de Delos.

Atenas, al mando de Pericles, impondría una hegemonía absoluta sobre el resto de los miembros integrantes de la Liga de Delos. Sistema de impuestos, democracia obligatoria, uso de una única moneda y dominio absoluto del tesoro de la liga, fueron varias de las maneras en las que Atenas estableció su dominio sobre el resto de las polis miembros de la Liga de Delos.

Grandes hazañas de la Liga de Delos

Guerras médicas

La Liga de Delos tuvo grandes conquistas en el siglo V a.C. gracias a su poderosísima flota, la cual estaba conformada por más de 300 trirremes. El éxito de la flota de la Liga Ático-Délica le otorgó la conquista del mar Egeo, venciendo, de esta manera, a la flota persa, la cual no poseía, ni de cerca, el poder de la flota de la Liga de Delos. Estas nuevas tierras no tardarían en ser colonizadas por parte de los integrantes de la liga.

El rotundo éxito de la Liga de Delos enceguecería de poder a su ciudad líder, Atenas, la cual buscaría continuar su expansión, esta vez por Egipto. Sin embargo, aquel osado intento de conquista por parte de Atenas, no contaba con el total apoyo de la liga, por lo que el fracaso fue estrepitoso.

Finalmente, Atenas, a través de Calia, antiguo estadista ateniense, se vería obligada a establecer negociaciones con los persas. Así, establecería un acuerdo con Persia en el que Atenas se comprometía a abandonar sus políticas expansionistas, así como también a liberar el mar Egeo de su hegemonía. De esta manera, los conflictos bélicos entre algunas polis griegas y el Imperio persa llegaron a su fin.

Guerra del Peloponeso

Desde el año 460 a.C. (tan solo 17 años después del nacimiento de la Liga de Delos) hasta el 404 a.C., las antiguas polis de Grecia se enfrentarían entre sí mediante dos grandes ligas (alianzas político-militares), la Liga de Delos o Ático-Délica y la Liga del Peloponeso, en el suceso bélico conocido como la guerra del Peloponeso.

Fin de la primera y segunda liga de Delos

Atenas sería la máxima representante de la Liga de Delos, la cual se enfrentaría contra Esparta y la Liga del Peloponeso, para finalmente perder en el año 404 a.C.

La rendición de Atenas ante Esparta llevó a la disolución de la primera Liga de Delos hasta el 377 a.C., si bien Atenas intentaría, nuevamente, imponer su hegemonía a través de una nueva liga: la segunda Liga ateniense.

Sin embargo, Atenas ya no poseía, ni de cerca, el poderío naval que ostentaba en el siglo V a.C. Además, no fue capaz de prever el nacimiento de un nuevo emperador y rey hegemónico de toda Grecia: el rey Filipo II de Macedonia. El padre de Alejandro Magno derrotaría a los atenienses en la batalla de Queronea y sepultaría para siempre la hegemonía de Atenas sobre la antigua Grecia.

Fuentes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *