Legiones y legionarios

La antigua Roma poseía uno de los ejércitos más temibles y poderosos de la Edad Antigua. Tal fue el poderío que dicha civilización ostentó, que incluso pudo rivalizar y vencer a otros imperios de su época, imponiendo de esta manera su hegemonía por gran parte de Europa, Asia y África. La fuente del poder de su ejército residía en sus legiones y estas, a su vez, en los legionarios. A continuación, conoce su historia y mucho más.

Definición de legión y legionario

¿Qué es una legión?

Legión era el nombre que recibía la unidad militar de infantería básica de la antigua Roma.

¿Qué es un legionario?

Todo aquel soldado que perteneciera a una legión, y que a su vez formase parte de la unidad militar de infantería pesada del ejército del Imperio romano, era considerado un legionario.

Ser un legionario constituía un gran honor para quienes ostentaban este puesto dentro de las filas del ejército romano, pues era la prueba fidedigna de que se era un ciudadano romano honorable, y no un esclavo o bárbaro.

Significado de legión

El origen etimológico de legión proviene del latín legio, el cual a su vez deriva de legere, que significa seleccionar.

Historia de las legiones romanas

Antes de empezar es importante aclarar que la historia de la antigua Roma, tal y como se conoce, estuvo dividida por tres grandes etapas o formas de gobierno: la monarquía, la república y el imperio.

En consecuencia, la historia de las legiones romanas no siempre fue la misma, sino que sufriría varios cambios y transformaciones junto a Roma como civilización. Además, estuvo ligada al auge de los principales generales romanos.

Monarquía romana (753 a. C. – 509 a. C.)

Durante la época de la monarquía romana, esto es, la época en la cual la antigua Roma fue gobernada por reyes, las legiones conformaban todo el ejército romano, pues en sus inicios no era el poderoso imperio que el emperador Trajano dejó tras su muerte; ni en tamaño, ni en poder, ni mucho menos en población.

En un principio, los plebeyos no poseían el honor de formar parte de las legiones, pues era algo que solo estaba reservado para los patricios o ciudadanos romanos. En cuanto a sus formaciones y estrategias de batalla, estas eran muy similares a las de los helenos (griegos) y sus poderosas falanges.

Republica romana (509 a. C. – 27 a. C.)

Cuando la época republicana se instauró como forma de gobierno en la antigua Roma, las legiones mantuvieron su estructura y estrategias de combate, pues las falanges, adaptadas de los poderosos hoplitas helenos, continuaron siendo su formación principal.

No obstante, a medida que el territorio de la república romana empezó a crecer como consecuencia de nuevas políticas expansivas, las falanges perdieron paulatinamente su utilidad frente a los nuevos campos de batalla de terrenos montañosos.

Fue en este momento de la historia, a inicios del siglo III a. C., cuando las legiones adoptaron las centurias y manípulos como nuevas formaciones o sistemas de combate.

A finales de la época republicana e inicios del principado, tras las reformas de Cayo Mario, las legiones romanas adoptarían un nuevo sistema de combate, la cohorte romana, siendo esta la última modificación que ostentaría el Imperio romano mientras se mantuvo unificado (antes de dividirse en el Imperio romano de Oriente y el Imperio romano de Occidente).

Imperio romano (27 a. C. – 476 d. C.)

En la época imperial, los legionarios desarrollaron un rol protagónico y fundamental en la política gubernamental del Imperio romano, pues una especie de caudillismo comenzó a germinar en sus filas, siendo estos los responsables de la muerte de varios emperadores de la antigua Roma.

Organización de una legión

¿Quién comandaba las tropas de una legión?

Las tropas de combate que conformaban una legión eran comandadas por un legado (legatus), el equivalente al general de un ejército en la actualidad. El legado ostentaba un gran poder militar y político, pues bajo su mandato se encontraban todos los tribunos militares.

Por si fuera poco, el legado tenía derecho a un porcentaje del botín de guerra, por lo que no solo era un cargo honorifico, sino también un cargo lucrativo y bastante atractivo para muchos gobernantes.

¿De cuantas unidades estaba compuesta una legión?

Siendo la historia de Roma sumamente extensa, y las modificaciones de sus legiones varias, nos referiremos específicamente a la formación de combate de la legión y las unidades de combate que la conformaban a finales de la época republicana e inicios del principado.

Comandantes y tropas de apoyo logístico

  • Legado: máximo comandante de una legión.
  • Tribunos militares: cinco oficiales de alto rango más un representante del Senado romano (la cantidad de tribunos militares varió durante los 482 años que duró la época republicana).
  • Praefecti castrorum: primer centurión o representante máximo de los centuriones.
  • Centuriones: comandante principal de las centurias (80 unidades de combate).
  • Optio: suboficial que servía de lugarteniente al centurión y al decurio.
  • Decurio: comandante de cada turma (30 jinetes) de caballería pesada.
  • Tropas de apoyo logístico: constituida por oficiales que ofrecían sus servicios como médicos, ingenieros, y/o cronistas.
  • Otras unidades no combatientes: división especial que estaba constituida por sacerdotes y músicos.

Unidades de combate

  • Caballería: división de jinetes de la legión, principalmente constituida por dos tipos de caballería.
    • Caballería pesada: unidad de caballería de la legión que gozaba de gran prestigio. Estaba constituida por 300 jinetes, los cuales se dividían en 10 turmas compuestas de 30 jinetes cada una y comandadas por un decurio.
    • Caballería ligera: unidad de caballería de menor poder de combate y prestigio que la caballería pesada.
  • Vélites: infantería ligera que se especializaba en el lanzamiento de jabalina.
  • Legionarios: unidad de infantería pesada cuyas filas podían ocupar únicamente ciudadanos romanos.
    • Asteros (hastati): legionarios jóvenes de la línea delantera que se especializaban en el lanzamiento del pilum (en sus dos versiones).
    • Principes: legionarios de mediana edad (30 años) de la segunda línea que, al igual que los hastati, utilizaban los pilum como arma principal.
    • Triarios (triarii): legionarios de “edad avanzada” (40 años) que ocupaban las últimas líneas de la legión. A diferencia de los hastati y de los príncipes, los triarii luchaban en formación de falanges, siendo la lanza larga su principal arma.

Máquinas de asedio y artillería

  • Balista: máquina de asedio que arrojaba flechas o piedras de un peso no mayor a un kilogramo, en trayectoria horizontal, a una distancia de hasta 180 metros.
  • Onagro: máquina de asedio cuyo funcionamiento era similar al de una catapulta pequeña. El onagro romano era capaz de arrojar proyectiles de gran tamaño a distancias que alcanzaban los 300 metros.
  • Escorpión: máquina de asedio de madera o metal con la capacidad de arrojar proyectiles de gran tamaño (flechas o jabalinas) a una distancia de hasta 350 metros.

Características de las legiones romanas

Si bien es cierto que las legiones romanas fueron uno de los ejércitos más eficaces de la historia antigua e hicieron de Roma una de las civilizaciones más importantes, también es verdad que el gran poder de la antigua Roma como civilización no recaía en la fuerza de sus tropas, sino en la meticulosa estructura jerárquica de las mismas. Sus características principales fueron las siguientes:

  • Las legiones romanas estaban constituidas por 6.000 soldados de infantería y 300 jinetes.
  • Una legión romana no representaba la totalidad del ejército romano, sino que era una división organizada del mismo. Cada una de las legiones existentes poseía su propio nombre y comandantes.
  • Normalmente, el Imperio romano tenía a su disposición 28 legiones, aunque dicho número podía aumentar según sus necesidades.
  • Las legiones respondían a las órdenes de un cónsul durante la época republicana y al emperador durante la época imperial.
  • El sistema de cohortes fue el más eficiente de toda la historia de Roma.
  • Una legión estaba constituida por 10 cohortes.
  • Las cohortes estaban constituidas por 3 manípulos, y estas, a su vez, por 2 centurias.
  • Una centuria estaba constituida por 10 contubernios.
  • Una cohorte estaba formada por 480 soldados.
  • Un manípulo estaba formado por 160 soldados.
  • Una centuria estaba formada por 80 soldados.
  • Un contubernio estaba formado por 8 soldados.
  • Las legiones hacían uso de unidades de combates auxiliares, las cuales recibían el nombre de auxilia.
  • Los auxilia eran mercenarios oriundos de otras naciones, por lo que no eran considerados ciudadanos romanos ni mucho menos parte de la legión.
  • El espacio entre cada contubernio era de 3 pies.
  • El espacio entre cada columna de una centuria era de 4 pies.

Características de las armas y máquinas de asedio de las legiones romanas

  • El pilum, jabalina utilizada por algunos legionarios, poseía la capacidad de penetrar los escudos enemigos y/o inutilizarlos.
  • Existían dos tipos de pilum: el primero poseía una gran capacidad penetrante, mientras que el segundo, al ser más ligero, presentaba un alcance (en distancia) superior al primero.
  • Las máquinas de asedio y artillería, al igual que las formaciones de combate de tipo falange, fueron heredadas de los helenos (griegos).
  • Cada cohorte de la legión poseía una balista.
  • Cada legión poseía tres onagros. A pesar de gozar de gran poder destructivo, eran poco prácticos e ineficientes, pues se averiaban con gran facilidad y eran muy complejos de construir.
  • Cada centuria poseía un escorpión.
  • Durante su enfrentamiento en contra de los cartaginenses, las legiones romanas usaron “cerdos en llamas” para sembrar pánico en los elefantes enemigos.
  • Los tribulus, herramienta punzo-penetrante que se arrojaba al suelo, eran utilizados para inutilizar la caballería enemiga.

Características de los legionarios (servicios y requisitos)

  • Los ciudadanos romanos podían solicitar voluntariamente la incorporación al ejército romano como legionarios siempre y cuando cumpliesen con los requisitos previamente establecidos.
  • Todo legionario debía ser mayor de 15 años, saber leer y escribir en latín, no tener problemas visuales ni auditivos y poseer una buena aptitud física.
  • Solo los ciudadanos romanos y solteros podían ser legionarios.
  • Un legionario debía jurar obediencia absoluta a su superior.
  • Un legionario tenía prohibido desertar.
  • El adiestramiento de los legionarios consistía en:
    • Recorrer 30 kilómetros en cinco horas con 25 kilos de lastre en sus espaldas.
    • Aprender a construir campamentos.
    • Memorizar las múltiples formaciones y tácticas de combate.
    • Prácticas de combate con armas falsas muy pesadas.
  • Durante la época monárquica de Roma y gran parte de su historia republicana, la duración del servicio militar de un legionario era tan larga como la campaña militar en la cual este había decidido prestar su servicio.
  • La duración del servicio como legionario aumentó a 16 campañas en el siglo II a. C.
  • El servicio militar ofrecido por los legionarios fue recompensado con un stipendium durante tres siglos de la época republicana.
  • Cayo Mario aplicaría múltiples reformas a las legiones romanas, en las cuales el servicio militar como legionario quedó establecido en 25 años y la paga que estos recibirían por sus servicios serían tierras.

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *