Historia de la Union Soviética

El siglo XX vería nacer y morir a una de las más grandes potencias de la historia de la humanidad: la Unión Soviética. Desde sus inicios como revolución bolchevique, la URSS viviría emblemáticos momentos del siglo pasado como la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría.  A continuación, os contamos la historia de la Unión Soviética: origen, líderes, eventos importantes y su caída como potencia mundial.

Origen de la Unión Soviética

La Revolución bolchevique

El gran Imperio zarista ruso al mando de Nicolás II de Rusia se encontraba peleando en el frente de batalla durante la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, la Rusia zarista no poseía, ni de cerca, el poderío militar de otras grandes naciones como Francia o Reino Unido, por lo que su derrota seria estrepitosa, dejando un saldo de 3 a 5 millones de muertes.

De esta manera, el descontento de la población comenzaría a aumentar, aupado por las teorías revolucionarias socialistas de Karl Marx y Friedrich Engels. En febrero de 1917, un inevitable y gigantesco movimiento revolucionario, conocido como los bolcheviques, derrocaría a Nicolás II y a su Imperio zarista, por lo que el feudalismo vería su fin en la antigua Rusia.

No obstante, los bolcheviques, antiguo Partido Obrero Social Demócrata, no serían los que tomarían el poder tras los primeros compases de la Revolución rusa. Al contrario, un gobierno de tipo socio-liberal se instauró en el país, el cual no sería aceptado por los bolcheviques. Por tal motivo, los bolcheviques de Petrogrado, dirigidos por León Trotski, se levantarían en armas contra el gobierno socio-liberal en noviembre de 1917.

Nacimiento de la URSS

La revolución de noviembre de 1917 daría inicio a la gran guerra civil rusa, la cual enfrentaría al ejército blanco, dirigido por el gobierno democrático socio-liberal, en contra de los soviéticos (sóviets o bolcheviques). En medio de la guerra civil, Polonia, Finlandia, Lituania, Letonia y Estonia conseguirían su independencia.

El enfrentamiento del ejército rojo (soviéticos) y el ejército blanco (gobierno socio-liberal) se extendería durante seis años (19171923), dejando muerte, hambre y destrucción a su paso. En 1922, los soviéticos habían tomado el control de gran parte de la antigua Rusia zarista.

Finalmente, Rusia, Transcaucasia, Ucrania, y Bielorrusia unirían sus territorios, en 1922, para conformar la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Un año después, la recién nacida Unión Soviética vencería, finalmente, al ejercito blanco y anexaría a su territorio el resto de países que se encontraban en disputa durante la guerra civil. Sin embargo, Polonia, Finlandia, Lituania, Letonia y Estonia conservarían su independencia como países.

Vladimir Lenin y Iósif Stalin

Muerte de Vladimir Lenin

Vladimir Lenin fue el líder máximo de los bolcheviques desde principios del siglo XX, convirtiéndose además en la inspiración del que sería su sucesor: Iósif Stalin.

Lenin había visto crecer políticamente a Stalin desde que este se unió a las filas del Partido Obrero Social Demócrata, a inicios del siglo XX. Cerca del ocaso de su vida se daría cuenta de la peligrosidad que ocultaba Stalin y lo que podría llegar a ocurrir si un ser tan errático como él conseguía más poder.

A través de una carta, Vladimir Lenin intentó advertirles a sus compatriotas de lo peligroso que podría llegar a ser Stalin si le permitiesen obtener aún más poder.

Sin embargo, desde 1923 Stalin poseía el cargo de secretario general del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética, el cual utilizó para silenciar las advertencias de Lenin. Éste moriría en 1924, dejando a Stalin el camino libre.

Ascenso de Iósif Stalin

Lenin y Stalin comulgaban con la misma ideología marxista. Sin embargo, la forma en la que llevaron a cabo sus ideales fue radicalmente distinta. Después de la muerte de Lenin, se iniciaron una serie de choques entre los líderes de la Unión Soviética. Stalin y Trotski, quien con anterioridad había dirigido a los bolcheviques de Petrogrado, se enfrentarían durante años.

Iósif Stalin, mediante el silenciamiento selectivo e inteligentes acciones políticas, añadió más poder a su cargo como secretario general del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética. De esta manera, pudo derrotar a su máximo contrincante y antiguo compatriota de lucha: León Trotski. El 19 de enero de 1929, Stalin exiliaría a Trotski de la URSS y, posteriormente, ordenaría su asesinato en México el 21 de agosto de 1940.

Gobierno de Iósif Stalin

A inicios de la tercera década del siglo XX, Iósif Stalin figuraba como el máximo líder de la URSS. Stalin comprendía a la perfección la gran envergadura que representaba ser el líder supremo de la Unión Soviética, y no estaba a dispuesto a renunciar a tal cargo.

Debido a esto, comenzó un gobierno de terror, donde los gulags (campos de concentración rusos) eran su mejor propaganda como tirano en toda Europa.

Millones de disidentes políticos, civiles o militares, morirían por inanición y trabajo forzado en dichos gulags. La cifra de muertes causadas por Iósif Stalin es inexacta, pero algunos historiadores estiman que supera fácilmente el millón de personas.

La Segunda Guerra Mundial

En 1939, La URSS de Stalin firmaría un acuerdo con la Alemania nazi de Adolf Hitler: el Pacto de Ribbentrop-Mólotov. En dicho pacto se había acordado la conquista y posterior repartición de Polonia, Lituania, Finlandia, Estonia y Ucrania.

Entre ambas potencias socialistas iniciaron una cruenta masacre en contra de dichos países; no obstante, Finlandia lograría repeler el ataque expansionista de la Unión Soviética.

Adolf Hitler interpretaría la “derrota” de la URSS a manos de Finlandia como la oportunidad perfecta para romper el pacto de Ribbentrop-Mólotov. Por tal motivo, en junio de 1941, Hitler intentaría invadir la URSS con la operación Barbarroja, la más grande invasión terrestre conocida de la historia.

Sin embargo, la URSS lograría salvarse de la invasión nazi y, tras la batalla de Stalingrado, comenzaría la caída de la Alemania de Adolf Hitler.

La Unión Soviética empezaría a recuperar su territorio poco a poco y, después de la batalla de Berlín en mayo de 1945, la URSS lograría vencer a su gran rival Adolf Hitler.

La Guerra Fría

Tras la derrota de la Alemania nazi, se iniciaría uno de los procesos bélicos más extraños y poco convencionales de la historia: la Guerra Fría. Esta guerra arrancaría con la formación ideológica del Telón de Acero y la separación de Alemania en dos mitades (una socialista y otra capitalista), según lo acordado en la Conferencia de Yalta.

Stalin viviría los inicios de la Guerra Fría y propondría la formación de países satélites que se encargasen de trasmitir la ideología socialista en contra del creciente capitalismo norteamericano.

En el ocaso de su vida, Stalin contribuyó a la fundación del Pacto de Varsovia, el cual se convertiría en una gran alianza militar del Bloque del Este y principal contraparte de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Esta última se convertiría en una pieza fundamental del denominado Bloque occidental.

Stalin moriría de un paro cardíaco el 5 de marzo de 1953. Sin embargo, la URSS no finalizaría con su muerte, sino que continuaría por casi cuatro décadas más. Nikita Jrushchov asumiría el mando de la URSS en una de las épocas más convulsas de la misma.

Durante los años de su mandato, Jrushchov enfrentaría una serie de “guerras indirectas” en contra de los Estados Unidos de América. Dentro de este grupo destaca la guerra de Vietnam, que se convirtió en una de las derrotas más estrepitosas de los EE. UU. y, de hecho, contribuyó a la expansión de la ideología socialista por el mundo.

Durante los años siguientes, la Guerra Fría se convertiría en la más grande lucha ideológica de la historia contemporánea; capitalismo y comunismo se continuarían enfrentando durante algo más de tiempo.

Caída de la Unión Soviética

Las reformas económicas implementadas por Nikita Jrushchov durante su mandato no conseguirían resultados destacables. Además, cada vez se haría más costosa la nueva “guerra espacial” entre la URSS y Estados Unidos por llevar el primer hombre al espacio.

Por tal motivo, Leonid Brézhnev reemplazaría a Nikita Jrushchov y tomaría el control de la URSS desde 1964 hasta su muerte, el 10 de noviembre de 1982.

Leonid Brézhnev vería fracasar nuevamente las ideologías de su predecesor, Iósif Stalin, y para el final de su mandato la URSS comenzaría a perder la Guerra Fría. En 1985, Mikhail Gorbachov “asumiría el mando de la URSS” y pondría en marcha una serie de reformas económicas que buscarían implementar una economía de mercado (economía liberal).

Las reformas económicas propuestas por Gorbachov marcarían el inicio del hundimiento de la URSS, al menos de forma ideológica. Tiempo después, la URSS enfrentaría el más terrible desastre nuclear: el accidente de Chernóbil en 1986.

Tres años más tarde se produciría la caída del muro de Berlín y, con esta, la del Telón de Acero. Finalmente, la Unión Soviética se disolvería oficialmente el 8 de diciembre de 1991.

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *