¿Cuáles fueron las 10 plagas de Egipto?

Las religiones abrahámicas contemplan en el Antiguo Testamento de la Biblia, la Torá y el Corán, un relato conocido como las diez plagas de Egipto. En dicho relato se cuenta la historia de Moisés y su contribución, de la mano de Dios (יהוה, Allāh, etc.), para liberar al pueblo judío de la opresión del faraón egipcio Ramsés II. Conoce, a continuación, ¿Cuáles fueron las 10 plagas de Egipto?

Contexto histórico

Antecedentes

Todo inicia con José, hijo de Isaac y nieto de Abraham (el primer gran patriarca), siendo coronado por Akenatón (Amenhotep IV) como visir de todo Egipto y, posteriormente, nombrado como el Zafinat Paneaj (el alimentador bendito). El nieto de Abraham, según el relato histórico del Génesis, evitó que Egipto sucumbiera ante la terrible gran hambruna que azotó a muchos países.

Es así cómo los hebreos, quienes eran descendientes de Abraham y, en consecuencia, parientes de José; llegaron a tierras egipcias en busca de abastecerse de alimentos. Al José reencontrarse con su padre Isaac y sus hermanos (quienes les habían vendido anteriormente), les dio total beneplácito, por lo que se multiplicaron, como pueblo, rápidamente.

Fue precisamente el crecimiento masivo y descontrolado de los hebreos lo que causó recelo en los faraones sucesores de Akenatón. Por esa razón, el pueblo hebreo fue sometido a la esclavitud muchos años después de que el beneplácito dado por José y Akenatón hubiera terminado.

Moisés

Moisés, quien fuese el libertador de los hebreos y emisario de Dios, nació en tiempos de esclavitud. Cuando Moisés era tan solo un bebé, existía una orden emitida por el alto mando egipcio que ordenaba el genocidio de todo bebé varón primogénito de cada esclavo hebreo.

Moisés pudo burlar la muerte por parte de las autoridades egipcias y, tiempo después, seria recogido de una pequeña canasta que flotaba en el río Nilo por la mismísima princesa egipcia Henutmira, hija del faraón Seti I y Tuya.

Luego de esto, Henutmira adoptaría a Moisés como su propio hijo, por lo que este creció y se formó como un príncipe egipcio y como el hermano menor de quien sería uno de los más grandes faraones de Egipto: Ramsés II. Moisés, junto a Dios mismo, posteriormente se enfrentaría con él para liberar al pueblo hebreo de las manos egipcias.

Según la tradición judeocristiana, Moisés asesinaría a un capataz al contemplar como este maltrataba injustamente a un esclavo hebreo. Luego, abandonaría Egipto para ser elegido por Dios mismo, en el monte de Sinaí, como el instrumento que contribuiría a la liberación de los hebreos del antiguo Imperio egipcio.

Las 10 plagas de Egipto

Moisés, siendo como un hermano menor para Ramsés II, intentó junto a su hermano biológico Aarón convencer al faraón de liberar al pueblo de Egipto. Sin embargo, el faraón rehusó múltiples veces liberar al pueblo egipcio. Por esta razón, Dios mismo le encargó a Moisés advertirle al faraón de las terribles consecuencias que podían ocurrir si nuevamente rechazaba hacer esto.

1. Agua en sangre

Una vez más, Moisés y su hermano Aarón se presentaron ante el faraón para solicitarle la liberación inmediata de los hebreos. Ramsés II volvería a negar tal petición, por lo que Moisés tocó las aguas del río Nilo con su vara para convertir el agua en “sangre”. Esto desataría terribles consecuencias para todo Egipto; sin embargo, esta plaga seria solventada en una sola semana.

2. Invasión de ranas

El hermano de Moisés, Aarón, extendería su cayado y clamaría al cielo para que Dios enviase una nueva plaga: las ranas. Estas saldrían del río Nilo para infestar todo lo que estuviese cerca.

3. Piojos

Nuevamente, seria Aarón quien, al golpear su cayado con el suelo, haría que de este emergiesen piojos. Estos piojos atacaron al país entero, afectando a animales y a personas por igual.

4. Moscas

Moisés acudiría nuevamente ante al faraón para solicitarle la liberación de los hebreos para que así pudiesen hacer sacrificios a Dios. Como era de esperar, Ramsés II se negó, por lo que Moisés levantaría su vara para hacer que una nube de moscas invadiese todo Egipto.

5. Peste del ganado

Después de la plaga de las moscas, la siguiente, y quinta plaga, sería una terrible peste o enfermedad que fulminaría a los caballos, burros, camellos, vacas, ovejas y cabras egipcias. Sin embargo, el ganado hebreo resultaría ileso de esta peste.

6. Úlceras

Moisés continuaría presionando al faraón cada vez más y más. Esta vez, y en compañía de su hermano Aarón, esparcirían dos puñados de hollín cada uno en presencia del faraón. Este hollín desataría la sexta plaga: las úlceras o sarpullidos, enfermedades que afectarían terriblemente a la población egipcia, incluyendo a los sacerdotes y hechiceros del faraón.

7. Lluvia de fuego y granizo

Dios se manifestaría nuevamente a través de la séptima plaga: una destructiva tormenta de granizo y fuego arrasaría con gran parte de Egipto. Ramsés II quedó aterrado tras esta terrible plaga y suplicó a Moisés que clamase a su Dios para detenerla a cambio de liberar a su pueblo. Moisés así lo hizo, pero Ramsés II no cumplió con su palabra.

8. Langostas

La octava plaga serian las langostas. Moisés clamó a Dios y este hizo soplar un fuerte viento desde el este. Al día siguiente, un gran enjambre de langostas, traídas por aquella corriente de viento, arrasó con toda clase de árboles, plantas y cultivos egipcios.

9. Tinieblas

Dios quiso darle un mensaje especial a Ramsés II, por lo que le pidió a Moisés que estirase sus manos al cielo. Inmediatamente, una gran y densa oscuridad cubrió todo Egipto. El faraón quedaría fuertemente conmocionado al ver cómo su Ra, el dios del sol en la mitología egipcia, resultaba ser más débil que el dios de Moisés.

10. Muerte de los primogénitos

Moisés no volvería a presentarse frente a Ramsés II nuevamente. Sin embargo, la décima plaga sí que lo haría. Por mandato de Dios, el ángel de la muerte asesinó a todos los primogénitos egipcios, incluyendo al hijo del faraón. Finalmente, esta plaga convencería al faraón de liberar al pueblo israelita.

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *