Parlamentarismo

Muchos países en el mundo eligen a su presidente a través de una elección directa. Por medio de esta votación, el poder ejecutivo queda designado a través del candidato que resulte ganador. A este presidencialismo se opone otro sistema bastante distinto: el parlamentarismo.

En él nos hallamos ante una democracia en la cual el poder legislativo elegido por la población se encarga de decidir quién será el presidente o encargado del poder ejecutivo. Este sistema es empleado por muchos países en el mundo, en especial aquellos que poseen monarquías parlamentarias en las que se diferencia al jefe de Estado del jefe de Gobierno.

Definición de parlamentarismo

El parlamentarismo es un sistema político donde el poder emana de una asamblea formada por representantes electos. El parlamento es el órgano que ostenta el poder legislativo, y la elección del gobierno (poder ejecutivo) depende del parlamento, que es responsable políticamente de este.

En el mundo actual podemos encontrar dos tipos de sistemas parlamentarios dependiendo del caso en concreto: en las democracias donde aún existen monarcas, se encuentra establecida una monarquía parlamentaria, mientras que en las democracias sin monarcas a este sistema se le llama república parlamentaria.

Significado de parlamento

El término parlamento viene de la palabra francesa parlement, que a su vez deriva del vocablo parler (hablar). En un principio se refería a la asamblea de los representantes populares de un pueblo donde se discutían y resolvían los asuntos públicos, luego pasó a ser un cuerpo consultivo y finalmente un órgano legislativo.

Parlamento
El parlamento es una asamblea formada por los miembros del poder legislativo, quienes a su vez eligen al poder ejecutivo. Imagen de Flickr.

Aunque el francés popularizó la expresión, en realidad esta proviene del latín. Su origen se sitúa en la palabra parabola, cuyo significado es afín con hablar, que en efecto es lo que ocurre en un parlamento.

Historia del parlamentarismo

Ya desde la Edad Antigua pueden trazarse ideas similares al concepto de sistema parlamentario (al menos en cierta forma), tal y como es el caso de las ciudades-Estado de la antigua Grecia. Un buen ejemplo de esto se daba en la democracia ateniense, donde todos los ciudadanos formaban parte de la ekklesía, una especie de parlamento.

Otro supuesto aún más llamativo es el del senado romano, que acaparaba todos los poderes ejecutivos en la antigua Roma pero que se veía sometido por los tribunos y comicios en materia legislativa. Con la llegada del Imperio romano, el senado pasó a ser un cuerpo consultivo con competencias limitadas.

Durante la Edad Media se dan casos como el de las Cortes de Castilla y León. En ambos reinos se convocaron a finales del siglo XII asambleas compuestas por nobles religiosos y representantes de las ciudades. La novedad fue que tenían potestad para limitar el poder del monarca.

Un siglo más tarde, en Francia los reyes permitieron participar a los miembros del tercer estado  (el campesinado), por lo que el pueblo y la incipiente burguesía comenzaron a tener presencia y representación en estos parlamentos.

Sería a partir del siglo XVI cuando el concepto moderno de parlamento comenzó a desarrollarse al producirse en Inglaterra un enfrentamiento entre el rey Carlos l y el parlamento inglés en el año 1640.

Los miembros de este último pretendían limitar el poder del monarca, a lo que el rey respondió con una guerra que finalmente perdió. Aunque este periodo fue breve, en él se constituyó una asamblea elegida por ciudadanos, quedando el poder ejecutivo sometido a sus decisiones.

Finalmente, el parlamentarismo volvió de forma permanente al país con la Revolución Gloriosa de 1688. En el resto de Europa hubo que esperar hasta la Revolución francesa, y sus posteriores influencias en otros países, para empezar a ver cómo se implementaba la democracia representativa en el resto del continente.

Características del parlamentarismo

En un sistema parlamentario se logra el equilibrio entre el poder ejecutivo y el legislativo con el objetivo de establecer un control real que impida excesos en la acción gubernativa. El parlamento es el encargado de nombrar al gobierno mediante la votación de sus miembros. A su vez, tiene la capacidad de destituirlo.

División de poderes

En este sistema, todos los poderes del Estado se encuentran divididos con sus propias funciones. Junto a los poderes ejecutivo y legislativo, hay que añadir el poder judicial, que además de ser independiente controla que no sobrepasen sus funciones.

Jefe de Estado

El parlamentarismo no otorga al jefe de Estado funciones políticas decisivas. A diferencia del presidencialismo, el jefe de Estado tiene limitadas sus prerrogativas a cuestiones representativas o simbólicas.

Gobierno

El poder ejecutivo recae en el gobierno. Este surge de la mayoría parlamentaria, que respalda y aprueba su actuación. La denominación del jefe de Gobierno puede variar entre primer ministro, presidente o canciller. En muchos países existe la figura de la moción de censura para que el parlamento pueda cesar al gobierno si pierde su confianza.

Partidos políticos

Estos se encargan de presentar a los candidatos que van a integrar el parlamento. Una vez los ciudadanos hayan votado, se reparten los escaños según el sistema electoral y se comienza a negociar la formación del gobierno.

Modelos y clases de parlamentarismo

Modelo inglés

En este, el jefe de Gobierno recibe el nombre de primer ministro y el ejecutivo prevalece sobre el parlamento. Surgió antes de los movimientos obreros y es un triunfo de la burguesía frente al absolutismo y al feudalismo.

Palacio de Westminster
En el palacio de Westminster se encuentran las dos cámaras del Parlamento del Reino Unido. Imagen de Flickr.

El parlamento luchó por disminuir el poder real y convertirse en el representante de la soberanía, admitiendo dos cámaras (una de las cuales en muchos países es conocida como el senado).

Modelo continental

En este modelo, la burguesía no tardó en encontrarse con grupos socialistas y el parlamentarismo. Ante esto, el parlamento tuvo que autolimitarse para impedir el ascenso al poder de estos grupos. En la Francia actual (país donde se originó este modelo), su parlamento no elige al jefe de Gobierno, sino que es nombrado en elecciones.

Monarquía parlamentaria

En este sistema, el rey tiene un poder muy reducido y la mayoría de las veces son simplemente funciones representativas y simbólicas. Es el gobierno quien ejerce formalmente en su nombre la función ejecutiva. El monarca firma las leyes aprobadas, pero se trata de una actuación simbólica, pues no puede negarse a ellas.

República parlamentaria

Suelen existir dos altos cargos diferentes: el presidente y el primer ministro (también conocido como presidente de Gobierno o canciller). El presidente de la nación no suele tener un poder real, salvo en ciertos temas; su elección es propuesta por el primer ministro y ratificada por el parlamento.

Referencias:

  • Parlamentarismo. Wikipedia.
  • Parlamentarismo: origen, características, venajas, desventajas. Lifeder.
  • Etimología de parlamento. DeChile.net.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *