Conquistas y conquistadores más importantes de la historia

La humanidad se ha valido de grandes hombres capacitados para realizar todo tipo de hazañas. En el ámbito militar, destacan los conquistadores, quienes han pasado a la historia debido a su destreza, astucia y poderío militar (lo que les permitió someter a otros pueblos y extender sus dominios hasta esos territorios).

Gracias a su fuerza y decisiones, escribieron la historia y le dieron forma al mundo moderno. El proceso de conquista no siempre es fácil de asimilar, puesto que se lleva a cabo a través de la agresión. Es por ello que las conquistas son alabadas o condenadas según las personas se vean beneficiadas o perjudicadas por ellas.

Grandes conquistadores de la historia

Ciro ll el Grande (590 a. C. – 530 a. C.)

Fundador del Imperio aqueménida, estuvo al mando del mayor imperio conocido hasta entonces. Sus territorios abarcaban Oriente Próximo, Lidia, Babilonia y zonas del mar Mediterráneo, llegando incluso a la cordillera del Hindú Kush. Su imperio se mantendría por 200 años hasta ser conquistado por Alejandro Magno.

Alejandro Magno (356 a. C. – 323 a. C.)

Para muchos, Alejandro lll de Macedonia, hijo de Filipo ll, fue el más grande conquistador de la historia. Desde muy joven estuvo destinado a unificar las ciudades-Estado griegas, lo cual logró.

Ascendió al poder a los 20 años, conquistando después el Imperio aqueménida, Anatolia, Siria, Fenicia, Judea, Gaza, Mesopotamia, Egipto y Bactriana, llegando incluso a la India. Tenía planes de expandir su territorio a Europa y marchar al Este en busca del fin del mundo.

Julio César (100 a. C. – 44 a. C.)

El conquistador romano más célebre y símbolo del imperio. Su inteligencia y astucia le permitieron conquistar la Galia, donde habitaban tribus que amenazaban los territorios limítrofes, y convirtió a Egipto en un cliente de Roma.

En su intento de tomar el poder, cruzó el río Rubicón y causó la segunda guerra civil romana, en la que venció a Pompeyo y estableció una dictadura personal que, tras su muerte, se convertiría en el Imperio romano.

Atila (406 – 453)

El rey de los hunos que sometió a Europa con su crueldad y fuerza. Sus tácticas y arqueros a caballo le permitieron controlar un vasto territorio, desde Europa central hasta el mar Negro, y desde el Danubio hasta el Báltico.

Atila saqueó los Balcanes y estableció una confederación con varias tribus germánicas en un intento de vencer al Imperio romano de Occidente. Asedió Constantinopla y llegó a las puertas de Roma sin poder tomarlas.

Gengis Kan (1162 – 1227)

Conquistador mongol que, al mando de una confederación de pueblos nómadas, abandonó las estepas y estableció el imperio más extenso de la historia conquistado por un solo hombre (desde Europa central hasta el sur de Asia). En su feroz avance tomó el Imperio Jin en el norte de China, Imperio Tanguta, Kanato de Kara-Kitai y el Imperio corasmio, entre otros territorios.

Hernán Cortes (1485 – 1547)

Tras el descubrimiento de América, comenzaría el proceso de conquista de distintos lugares. Motivado por el nuevo mundo, Hernán Cortés partió a la isla de La Española, donde se forjó de prestigio y el gobernador de Cuba, Diego Velázquez de Cuéllar, lo eligió para una expedición a México, donde hacía vida el temible Imperio azteca.

Al mando de una coalición española-totonaca-tlaxcalteca, guerreó a los aztecas hasta diezmarlos y derrotarlos en lo que sería la conquista de México y el origen del virreinato de Nueva España.

Napoleón Bonaparte (1769 – 1821)

Uno de los grandes estrategas de la historia, convirtiéndose en emperador de Francia y rey de Italia. Expandió el territorio del primer Imperio francés tras la Revolución francesa.

Aunque con campañas exitosas, pero también grandes derrotas, libró las mayores guerras hasta la época, lo que le permitió controlar casi todo Occidente y parte central de Europa, ya fuera por conquistas o alianzas.

Adolf Hitler (1889 – 1945)

Aunque ha pasado a la historia como uno de los personajes más infames por sus atrocidades cometidas, hay que reconocer la astucia que le permitió tomar el poder en la Alemania del periodo de entreguerras.

De la mano de su ideología nacionalsocialista, expandió el territorio alemán: anexó Austria y los Sudetes y, tras iniciar la Segunda Guerra Mundial, Polonia, Bélgica, Francia, Noruega, Dinamarca, Grecia, Yugoslavia y parte de la Unión Soviética, llegando hasta las puertas de Moscú, punto desde donde sería derrotado en la batalla de Stalingrado y comenzaría su decadencia.

Conquistas de la historia

Conquistas romanas

Las conquistas realizadas por la antigua Roma supusieron un proceso de romanización de muchos de los pueblos conquistados, que asimilaron su idioma y su estilo de vida.

Desde su expansión por toda la península itálica, los romanos conquistaron el norte de África, parte de Europa y Asia. Lugares como Grecia, Cartago, Hispania, La Galia, Tracia, Egipto, Britania, Judea y las islas del Mediterráneo fueron sometidos por ellos.

La expansión musulmana

Fueron las conquistas realizadas por los árabes luego de la aparición del islam. En un periodo sorprendentemente corto, los árabes expandieron su territorio desde la península arábiga e hicieron asimilar su religión a los pueblos conquistados.

El Imperio sasánida, el norte de África, la parte meridional de Asia central, el oeste del subcontinente indio y la península ibérica (al-Ándalus) figuran entre los territorios ocupados.

La Reconquista

Luego de la invasión musulmana de la península ibérica por los árabes y bereberes, comenzaría la Reconquista, un lento proceso en el que los reinos y fuerzas cristianas recuperarían el territorio ocupado en un periodo de 780 años.

Todo comenzó en el año 722 con la batalla de Covadonga, que permitirá establecer el reino de Asturias, y culminaría con la conquista de Granada en 1492, tras lo cual los musulmanes y judíos fueron expulsados de la región.

Conquista de América

Fue el proceso en el que los europeos exploraron, conquistaron y se asentaron en el nuevo mundo. Tras su descubrimiento por Cristóbal Colón, el continente americano atrajo en un principio a españoles y portugueses por su riqueza.

Aunque en desventaja, varios pueblos indígenas intentaron oponerse a la ocupación, pero serían derrotados y conquistados, dando inicio a regímenes virreinales y coloniales.

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *