León Trotski

León Trotski fue un político, escritor e idealista revolucionario ruso de origen judío. Destacó por poseer unos ideales revolucionarios incluso superiores a los de Vladimir Lenin y Iósif Stalin. A continuación, os contamos los aspectos más importantes de la vida de León Trotski.

Infancia y adolescencia de León Trotski

¿Cuándo y dónde nació León Trotski?

Lev Davídovich Bronstein, mejor conocido como León Trotski, nació el 7 de noviembre de 1879 en una pequeña hacienda próxima a la ciudad de Jerson, Ucrania.

Hijo de padres de origen ruso,Trotski crecería en el seno de una familia rural, aunque medianamente acomodada, gracias a que su padre poseía una hacienda próspera en comparación con la de otros judíos de la época.

Sería la madre de Trotski, Anna, quien le inculcase a Trotski y a sus hermanos el hábito de la lectura, ya que el padre de Trotski era analfabeto. Sus padres le enseñarían a hablar ucraniano y ruso, pero no yidis (idioma perteneciente a comunidades judías).

A los 7 años de edad, Trotski sería enviado a estudiar a la escuela judía. Sin embargo, al no ser capaz de hablar yidis su rendimiento fue bajo y fracasaría en su primer intento de estudiar.

Formación académica como adolescente

En 1888, y con un espíritu académico intacto a pesar de su antiguo fracaso en la escuela judía, Trotski iría, bajo el beneplácito de sus padres, a la ciudad de Odesa a vivir con la familia de uno de sus primos.

Bajo el amparo de su primo, donde viviría hasta los 14 años de edad, Trotski comenzaría su formación académica. Es aquí cuando despertarían sus cualidades como un apasionado lector.

León Trotski se caracterizaba por poseer un carácter intransigente, orgulloso e irascible. Sin embargo, lo compensaba con buenas cualidades, como su gran léxico y el alto nivel educación que manifestaba al hablar.

Trotski se reconocería a sí mismo como una persona no creyente (ateo), por lo que la literatura, el teatro y la ópera le parecían más interesantes que la formación religiosa.

En 1896, Trotski abandonaría la escuela pública de Odesa impulsado por su insaciable deseo de aprendizaje, algo que su antiguo colegio no pudo conseguir saciar.

A la edad de 17 años, mientras pensaba si debería estudiar una carrera universitaria, Trotski conocería las ideas socialistas a través de la familia que lo había acogido en la ciudad de Nikoláyev, Ucrania. Así fue cómo el futuro revolucionario y dirigente bolchevique nacería en el socialismo.

El nacimiento de un revolucionario

La Liga Obrera del Sur de Rusia

La ideología socialista invadiría por completo la mente y los pensamientos de Trotski, lo suficiente como para que su rebeldía interna despertase.

Sería un jardinero, que trabajaba para la familia que alojaba a Trotski en Nikoláyev, quien se encargase de iniciarle en la literatura política; Trotski abandonaría sus estudios para dedicarse de lleno a su formación revolucionaria.

Tras renunciar definitivamente a la idea de continuar e iniciar su formación universitaria en la ciudad de Odesa, volvería a la ciudad de Nikoláyev a sus antiguos y apasionantes debates de ideología socialista.

Poco tiempo después, luego de la muerte de una presa política del Imperio zarista en San Petersburgo, Trotski fundaría, en 1897, la Liga Obrera del Sur de Rusia.

Arresto, encarcelamiento y deportación a Siberia

León Trotski supo cómo hacer crecer la Liga Obrera del Sur de Rusia a través de la difusión del periódico Nuestra Causa. Sin embargo, sus días de gloria durarían poco, ya que la policía lo arrestaría, a él y a veintisiete dirigentes más, en enero de 1898.

Luego de esto, Trotski pasaría por varias prisiones en distintas ciudades (Nikoláyev, Jerson, Odesa). Finalmente, fue enviado al exilio en la región de Siberia durante cuatro años.

Durante su deportación a Siberia, Trotski contraería matrimonio con Aleksandra Sokolóvskaya, una de las responsables de su conversión revolucionaria años atrás en Nikoláyev.

En su estancia en Siberia, Trotski conocería el socialismo propuesto por Karl Marx y comenzaría a leer libros, a la par que escribir algunos ensayos a un ritmo vertiginoso.

Tiempo después, a manos de Trotski llegaría una ejemplar de Iskra, un periódico político propiedad de emigrantes socialistas rusos, así como también el tratado político de Vladimir Lenin titulado ¿Qué hacer?.

Fue así como Trotski, luego de haber leído los ideales de Lenin en su tratado político, decidió que antes de morir debía conocerlo. Finalmente. Trotski lograría escaparse de su exilio en Siberia en 1902.

El día que Trotski conoció a Lenin en Londres

Tras su exitosa fuga del exilio que lo mantenía cautivo en Siberia, Trotski viajaría a Londres, donde conocería al futuro gran líder de la URSS: Vladimir Lenin. León Trotski se ganaría rápidamente la confianza y el respeto de Lenin, el cual lo propondría como editor del periódico de Iskra junto al resto de sus compatriotas (Gueorgui Plejánov, Vera Zasúlich, Pável Axelrod, Yuli Mártov y Aleksandr Potrésov.

Sin embargo, Trotski se convertiría rápidamente en un detractor de los ideales de Lenin, ya que este poseía una versión diferente de gobierno ideal a la de Lenin.

De allí nacerían los bolcheviques y los mencheviques, en los cuales Trotski estaría oscilando constantemente hasta llegar a la conclusión de que la reconciliación entre ambas facciones del Partido Obrero Social Demócrata de Rusia era necesaria e indispensable.

Un nuevo exilio, un nuevo escape

En 1905 se desatarían una serie de agitaciones y revueltas populares conocidas como la Revolución rusa, en la cual Trotski participaría activamente. En ese mismo año, contribuyó a la formación del sóviet de San Petersburgo (el primer consejo revolucionario).

Así pasarían los días y Trotski continuaría invirtiendo los años de su juventud en “despertar” la conciencia revolucionaria en varios estados de Rusia.

A través de la difusión de su periódico Izvestia y el diario Nachalo, que escribió junto a su compatriota Alexander Parvus, Trotski intentaría continuar haciendo revolución y despertando la conciencia revolucionaria del proletariado.

Trotski era realmente bueno como orador, por lo que se convertiría en el principal blanco de las fuerzas policiales represivas del zar ruso.

En diciembre de 1905, la revolución fue disuelta y Trotski arrestado, encarcelado y, posteriormente, exiliado a Siberia nuevamente. Camino a su exilio, el convoy se detendría y Trotski, valiéndose de sus cualidades, lograría escapar para refugiarse en Europa y no volver a Rusia hasta 1917.

La Primera Guerra Mundial

El 28 de julio de 1914, la Primera Guerra Mundial daría inicio. Trotski se encontraba aún en Europa, por lo que tendría que ir huyendo y moviéndose entre naciones para evitar no perecer en el fuego cruzado de la guerra.

Trotski no comulgaba con los mencheviques, por su utilización de algunos ideales capitalistas; ni con los bolcheviques, por su carácter dictatorial y tiránico. Sin embargo, comprendió la necesidad de ambos sectores para la existencia de la revolución.

Así, estaría oscilando entre ideales revolucionarios, hasta cada vez separarse más de los mencheviques y volver hacia el sector bolchevique con Vladimir Lenin.

Francia era el país donde Trotski se refugiaba en el segundo año de la guerra. Dicho país no toleró más sus incesantes actividades revolucionarias (la revolución que Trotski deseaba, debería ser mundial), así que lo deportó a España. Este último país también haría lo mismo. De esta manera, Trotski huiría a Estados Unidos y, una vez instalado en New York, comenzaría a hacer revolución nuevamente.

La Revolución bolchevique de 1917

Al enterarse del nuevo proceso revolucionario que se estaba desatando en Rusia, Trotski decidió volver a Europa. Sin embargo, seria capturado por los británicos por órdenes de Nicolás II de Rusia (temiendo de su poder revolucionario).

No obstante, las multitudes enardecidas de Rusia demandaron su liberación, por lo que el 29 de abril fue excarcelado para, posteriormente, dirigirse a la ciudad de San Petersburgo.

Tiempo después de su llegada a la ciudad de San Petersburgo, Trotski comenzaría a ganar notoriedad y, poco a poco y tras difíciles situaciones, iría tomando más poder hasta llegar a formar parte del comité central bolchevique.

A principios de octubre de 1917, Trotski resultaría electo como presidente del sóviet de Petrogrado, por lo que ahora su compromiso con Lenin en el proceso revolucionario, era total y decidido.

A finales de 1917, con la guerra civil rusa a punto de iniciar, Trotski figuraba como una de las figuras principales del comité central bolchevique junto a Vladimir Lenin, Iósif Stalin y Yákov Sverdlov.

Meses después, el 3 de marzo de 1918, Trotski lograría negociar, exitosamente, la retirada de Rusia de la Primera Guerra Mundial a través del tratado de Paz de Brest-Litovsk.

La guerra civil rusa (1917-1922)

Trotski participaría activamente en la guerra civil rusa entre los años 1917 y 1923. La creación del Ejército Rojo fue su primera misión como comisario del pueblo para la Defensa. Aquel ejército, que comenzaría con tan solo miles de hombres, en casi tres años habría multiplicado sus números hasta alcanzar cinco millones de soldados.

El nivel de oratoria que desbordaba Trotski al hablar no tenía comparación alguna con ningún miembro del comité central de los bolcheviques, por lo que podía solucionar con cierta facilidad las crisis que el Ejército Rojo enfrentaba durante la guerra civil rusa.

El 30 de diciembre de 1922, gracias a las sabias decisiones de Trotski al mando del Ejército Rojo, los bolcheviques, luego de haber conquistado gran parte del territorio ruso y vencer en la guerra con la conquista de Vladivostok, crearían la Unión de Republica Socialistas Soviéticas (URSS).

Iósif Stalin y León Trotski, la guerra por el poder de la URSS

Luego de sus valientes acciones y decisiones al mando del Ejército Rojo, Trotski ocuparía un puesto fijo e “inamovible” en el buró político  de la URSS. Tiempo después, Vladimir Lenin sufriría un accidente cerebrovascular que le obligaría a retirarse de la política.

Por tal motivo, Trotski tendría vía libre para, una vez más, intentar militarizar la producción de toda la URSS mediante una intervención absoluta de la economía (precisamente uno de los pilares del comunismo).

Seria Iósif Stalin, junto a Grigori Zinóviev y Lev Kámenev, antiguos compatriotas bolcheviques, quienes se opusieran a Trotski. Al tomar el primero y sus camaradas gran parte del poder de la Unión Soviética, culparían a Trotski de múltiples faltas en contra de la voluntad real y la disciplina del partido.

Exilio y muerte de León Trotski

Tras perder poco a poco todo su poder político, León Trotski fue expulsado de la Unión Soviética en 1929 por Iósif Stalin, quien pronto se haría con el control de toda la URSS y eliminaría minuciosamente a toda la familia de Trotski.

Así pasarían los años y Trotski continuaría “haciendo revolución” en el exilio en países como Turquía, Francia, Noruega y, finalmente, México.

Trotski se dedicaría a escribir en sus años de exilio varias obras literarias y, por supuesto, a atacar abiertamente al gobierno de Stalin. Éste conocía perfectamente la trayectoria política de Trotski y lo que era capaz de hacer si se le daba una pequeña oportunidad. Por tal motivo, el 21 de agosto de 1940, en la Ciudad de México, León Trotski seria asesinado por órdenes de Iósif Stalin.

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *