Monopolio

El siguiente artículo tiene como finalidad exponer la definición, el significado y las características del término monopolio, cuyo concepto, a menudo, es utilizado en el ámbito jurídico, político y económico.

Además, es objeto de estudio de algunas filosofías políticas, económicas y jurídicas como el liberalismo y el socialismo de Karl Marx y Friedrich Engels.

Definición de monopolio

Se define como monopolio a toda industria o sector en el que una sola empresa ostenta la producción de un bien económico o servicio sin tener productos sustitutivos cercanos, es decir, sin la existencia de otro bien económico o servicio que pueda competir directamente con el producto antes mencionado.

Así pues, bajo un régimen monopolizador, la empresa monopolista se convierte en el único ofertante al que puede acudir el consumidor si desea adquirir el producto que dicha empresa produce, pues solo esta posee tal privilegio.

A pesar de que este término es usado con frecuencia en discursos políticos, presentando en todo momento una carga peyorativa, los monopolios rara vez se manifiestan en los mercados, al menos en un sentido estricto y absoluto.

Y es que resulta difícil que una sola empresa posea, dentro de un determinado mercado, un bien o servicio inédito que esté libre de todo tipo de sustitutivos, y en caso de existir, su duración no sería muy prolongada.

Folleto de la Compañía Neerlandesa de las Indias Occidentales
Folleto de la Compañía Neerlandesa de las Indias Occidentales, a la que se concedió un monopolio de 24 años sobre el comercio que los comerciantes holandeses realizaban en tierras de América y África occidental (año 1642).

Usualmente, un competidor o un bien sustitutivo se manifestará en el mercado sin importar cuán baja sea su influencia en el momento de su aparición.

Significado de monopolio

El término monopolio encuentra su raíz etimológica en el latín monopolĭum, el cual, a su vez, procede del griego μονοπλιον, cuyo significado puede ser deducido a partir del siguiente análisis etimológico:

  • μόνος: transliterado como monos, y cuyo significado es uno o único.
  • πωλεν: transliterado como polein, y cuyo significado es vender.

Con frecuencia, se asocian los siguientes significados al termino monopolio:

Derecho o privilegio de vender en exclusiva determinados productos.

Mercado en el que se ejerce el derecho o privilegio de vender en exclusiva determinados productos.

Características de los monopolios

Monopolios y competencia perfecta: dos extremos poco probables

En el mundo real, los monopolios absolutos y la competencia perfecta son estructuras de mercado que se manifiestan con poca frecuencia.

Ambos fenómenos económicos, tal y como se contempla en los modelos y postulaciones de muchos economistas, son prácticamente inexistentes, pues casi siempre existirá un oferente que tenga algún margen para fijar precios y un producto sustitutivo para cada monopolio absoluto.

Por el contrario, estructuras de mercado como la competencia monopolística y los oligopoliosse manifiestan con mucha más frecuencia en distintos mercados; de hecho, se podría decir que, a menudo, son los sistemas más comunes a los que se adhieren los mercados.

Los monopolios también pueden ser establecidos por los demandantes

Contrario a la creencia popular, la figura del demandante precio-determinante también existe, al menos así ocurre en algunos mercados intermedios.

Caricatura de los monopolios, obra de Martin “Cynicus” Anderson.

Este tipo de demandantes son personas o empresas que poseen el suficiente poder de mercado como para imponer un sistema de precios a demandantes con un poder de mercado mucho menor al suyo.

Los monopolios también poseen limitantes

Todo monopolio, sin importar qué tan absoluto sea, es decir, sin importar cuán grande sea su poder de influencia en un determinado mercado, está sujeto, en todo momento, a la rigidez y a la flexibilidad de la demanda.

Por lo tanto, en el supuesto de que un monopolio cuasi absoluto aumente bruscamente el precio del bien o servicio exclusivo que ofrece, el éxito de dicha estrategia económica dependerá de la cantidad de personas que demanden su bien o servicio aún después de la hipotética subida de precios.

En este sentido, las empresas monopolistas obtienen mayores beneficios en mercados cuya rigidez de demanda sea lo suficientemente alta como para permitirse alterar los precios sin que el ingreso total se vea comprometido por una caída súbita de la demanda. Así pues, a mayor rigidez de demanda, mayor poder monopolístico.

La naturaleza de los monopolios

Los monopolios surgen como una tentadora alternativa que permite a una empresa de una industria o sector conquistar un determinado mercado prescindiendo del beneplácito de los demandantes y optando por suprimir el poder de mercado de sus competidores más inmediatos.

De esta manera, dicha empresa se erige como un auténtico monopolio en su industria o sector tras haber eliminado del mercado al resto de competidores.

Sin embargo, los monopolios, si bien tienen casi de manera intrínseca una carga peyorativa, no siempre se manifiestan por voluntad de la empresa monopolística.

En ocasiones, un monopolio surge cuando las condiciones necesarias para producir un determinado bien o servicio benefician de manera natural al empresario o empresa monopolística. A este tipo de monopolios se les conoce como monopolios naturales.

Ilustración sobre el monopolio
Ilustración sobre el monopolio en la que una figura con cabeza humana y cuerpo de gorila sostiene a la Libertad en una mano y una moneda en la otra, al tiempo que derrumba el Capitolio. El dibujo, obra de L.M. Glackens, se publicó en el año 1909.

Por ejemplo, si un empresario posee la única mina de diamantes de una región que los demanda activamente, terminará por formarse un monopolio; no por voluntad del empresario, ni de los demandantes, sino porque las condiciones naturales así le favorecen.

Requisitos que debe cumplir una empresa para ser considerada monopolista

Se considera empresa monopolista a toda empresa que impone, ya sea de manera natural, tecnológica o judicial, barreras que impidan la libre competencia en un determinado mercado.

Variantes de monopolios más comunes

Oligopolio

Un oligopolio es un mercado en el que existen pocos oferentes o bien pocos demandantes.

Naturalmente, los oligopolios se manifiestan como mercados en los que existe un colosal número de demandantes y un mínimo número de ofertantes (o viceversa), siendo tan ínfima esta última cantidad que los ofertantes pueden conocer con exactitud quiénes son sus competidores e incluso compartir con estos su poder e influencia en el mercado.

Es precisamente el carácter cooperativo (y astuto) de las empresas oligopólicas lo que les permite poseer un mayor control sobre un determinado mercado del que podrían ejercer individualmente como empresa monopolística.

Usualmente, los ofertantes o demandantes que constituyen un oligopolio utilizan su poder para impedir que nuevos competidores entren al mercado que ellos dominan en conjunto.

Asimismo, las empresas que constituyen un oligopolio rara vez manifiestan interés en competir a nivel de precios entre sí, pues, a largo plazo, una hipotética batalla de precios sólo traería consigo menores beneficios de los que habrían de obtener si hubiesen cooperado entre sí.

Estas cooperaciones son conocidas coloquialmente como pactos y, a menudo, poseen cierta connotación de ilegalidad, incluso si ocurren con el beneplácito de entidades gubernamentales.

Los pactos entre oligopolios no son absolutos, ya que, en ocasiones, algunas empresas que forman parte de un oligopolio deciden no sujetarse a dichos acuerdos y optan por establecer un sistema de precios distinto al del resto de empresas.

Este fenómeno se manifestará con mayor probabilidad en oligopolios conformados por un gran número de empresas, es decir, mientras más empresas constituyan un oligopolio, más inestables y efímeros serán sus pactos.

Competencia monopolística

La competencia monopolística es, quizás, el modelo de competencia económica imperfecto más cercano al concepto de competencia perfecta; de hecho, es el modelo económico más aceptado por la sociedad.

Ilustración sobre una tensa sesión en la Cámara de los Diputados para votar el proyecto de ley sobre el monopolio, obra de Achille Beltrame (publicada en La Domenica del Corriere en el año 1911).

Este modelo se manifiesta cuando, en un mercado con gran cantidad de ofertantes y demandantes, una empresa o negocio se erige por encima de las demás al convertirse libremente en la opción preferida de muchos demandantes.

Así pues, la libre preferencia de los demandantes tiene la capacidad de dotar a una empresa o negocio de un mayor poder e influencia sobre determinado mercado.

Este poder de mercado aumenta proporcionalmente a la rigidez de la demanda y decrece proporcionalmente a la elasticidad de la misma, siendo utilizado, a menudo, para alterar de manera explícita los precios de sus productos y obtener un beneficio mayor al que se obtendría bajo un sistema económico de competencia perfecta.

La explicación tras por qué algunos demandantes prefieren ciertos vendedores antes que a otros es sumamente variada y da espacio a infinidad de opciones.

Generalmente, los demandantes acuden por voluntad propia y con determinada frecuencia a un determinado negocio por su ubicación preferencial, por el trato y la atención recibida o por el prestigio ligado a la empresa y a los productos que esta ofrece.

Ejemplos de monopolios

Los siguientes son algunos de los ejemplos de monopolios más conocidos actualmente:

  • Google: en la actualidad, el motor de búsqueda predilecto tiene una participación de mercado del 88 % en publicidad de búsqueda.
  • Facebook (Instagram, WhatsApp y Messenger): sin duda, las redes sociales y servicios de mensajerías más utilizadas a nivel mundial. Posee un 77% del tráfico social móvil.
  • Amazon: posee un 74% en el mercado de los libros electrónicos.

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *