Grande Armée

Napoleón Bonaparte fue uno de los mayores genios militares que la historia ha conocido. Durante el tiempo que ocupó el cargo de emperador de los franceses fue capaz de someter a todos sus adversarios, hasta el punto de representar una gran amenaza para las demás potencias europeas.

Para intentar hacerle frente, dichas naciones se agruparon en coaliciones; a pesar de sus esfuerzos, las estrategias del francés doblegaron a gran parte de Europa.

Pero más allá de su creatividad en el campo de batalla, hay que reconocer la gran cantidad de soldados capacitados de todas las nacionalidades que sirvieron en su ejército. Esta fuerza militar se conoce como la Grande Armée, el gran ejército napoleónico que fue capaz de vencer a sus adversarios en muchas ocasiones.

Origen del nombre la Grande Armée

Su nombre, que significa gran ejército, tiene su origen en los intentos de Napoleón de invadir el Reino Unido, uno de sus mayores enemigos y una de las potencias más grandes de Europa.

Debido a su objetivo, este ejército originalmente fue constituido bajo el nombre de L’Armée des côtes de l’Océan, que significa El ejército de las costas del océano, el cual debía lanzarse a la conquista de la isla partiendo en 1803 del puerto de Boulogne-sur-Mer (situado en el norte de Francia).

Napoleón y la Grande Armée
La Grand Armée premitió la expansión del Imperio napoleónico.

Sin embargo, tras la coronación de Napoleón como emperador en 1804 se formó la tercera coalición y cambió sus objetivos hacia el este contra los austriacos, donde la Grande Armée concentró su ofensiva.

¿Quiénes conformaban la Grande Armée?

Este ejército estaba constituido por cientos de miles de soldados de todas las nacionalidades, principalmente franceses. Se estima que tenía la capacidad de movilizar hasta un millón de soldados, si se cuentan los que estaban en reserva.

A medida que Napoleón avanzaba, más voluntarios se unían a sus tropas. Justo antes de la invasión a Rusia, uno de sus mayores retos y en el que debía movilizar la mayor cantidad de soldados posibles, contaba con la siguiente fuerza:

  • 410.000 franceses.
  • 95.000 polacos.
  • 35.000 austriacos.
  • 30.000 italianos.
  • 24.000 bávaros.
  • 20.000 sajones.
  • 20.000 prusianos.
  • 17.000 westfalianos.
  • 15.000 suizos.
  • 10.000 daneses y noruegos.
  • 4.000 portugueses.
  • 4.000 españoles.
  • 3.500 croatas.
  • 2.000 irlandeses.
La distribución de las águilas
La distribución de las águilas, óleo sobre lienzo de Jacques Louis David de los años 18101811 perteneciente al neoclasicismo. En esta obra se representa la distribución por parte de Napoleón de la nueva bandera con el símbolo imperial a los jefes de su ejército. Éstos, a su vez, prestan juramento al emperador.

Ya sea por prestigio, intereses o recursos, este ejercito era muy variado, hasta el punto de constituir uno de los mayores ejércitos de la historia.

Historia de la Grande Armée

Luego de que Napoleón cambiase sus planes de invadir el Reino Unido, en 1805 comenzó su invasión hacia el este con la llamada campaña de Ulm, en la cual, como parte de la guerra contra la Tercera Coalición, buscaba derrotar a los austriacos.

La fuerza y capacidad del ejército le permitió avanzar sin problemas hasta el punto de derrotar a las fuerzas combinadas ruso-austriacas en la batalla de Austerlitz, donde humilló a sus rivales e hizo a Austria firmar una paz en la que perdía gran cantidad de territorio.

Debido a la amenaza francesa, en 1806 se formó una cuarta coalición. Prusia estaba preocupada por el poderío francés, así que tras iniciar una guerra entre ambas partes, la Grande Armée avanzó en territorio prusiano, donde los derrotaron en la batalla de Jena antes de que sus aliados pudieran llegar y marcharon sobre Berlín.

Posteriormente, entre 1807 y 1809, derrotaron a los rusos, quedando así sin rivales en el continente. Sin embargo, el ejército se enfocó en invadir Portugal al no cumplir con sus demandas, evento que también condujo a la ocupación de España.

Con gran parte de Europa bajo su poder, la hegemonía de Napoleón era inigualable. Austria intentaría de nuevo vencerle al atacar sin una declaración de guerra y, a pesar de tomar a los franceses por sorpresa (lo que les permitió conseguir ciertos avances iniciales), Napoleón rápidamente cambió la situación.

Así, el emperador francés los derrotó en las posteriores batallas hasta tomar la ciudad de Viena y obligarles a firmar un armisticio.

Destrucción de la Grande Armée

La destrucción de este ejército tuvo lugar en Rusia. Los años posteriores fueron de paz, pero las tensiones con los rusos eventualmente condujeron a una nueva guerra: Napoleón intentaría invadir el país en 1812. Para esto contaba con el mayor ejército que alguna vez había tenido, formado por personas de todas las nacionalidades.

Los franceses esperaban avanzar rápidamente con el objetivo de dividir los dos principales ejércitos rusos; sin embargo, estos consiguieron evadir sus intentos.

Se enfrentaron en la batalla de Borodinó, un intento final de defender Moscú. Allí, los franceses obtuvieron una pírrica victoria con muchas bajas, siendo así la batalla más sangrienta de todas las guerras napoleónicas y, a pesar de ganar, los rusos se retiraron quemando la ciudad de Moscú, quedando completamente inútil.

Para empeorar las cosas, problemas con los suministros y el crudo invierno agravaron más la situación de las bajas, así que tuvieron que retirarse del país, siendo acosados en todo momento por fuerzas rusas.

Se estima que de los más de 600.000 soldados de la Grande Armée que sirvieron en la invasión, solo sobrevivieron entre 90.000 y 120.000.

1814. Campaña de Francia,
1814. Campaña de Francia. Pintura sobre tabla de Jean-Louis-Ernest Meissonier del año 1864.

Esta destrucción condujo a nuevas oportunidades, por lo que se formó una sexta coalición para derrotar a Napoleón, quien pudo reorganizar su ejército con los remanentes y, a pesar de las victorias iniciales, fue derrotado en la batalla de Leipzig (el mayor enfrentamiento de toda la guerra).

La contienda se trasladó a Francia y finalmente París cayó en 1814, teniendo que abdicar Napoleón.

El regreso de la Grande Armée en la batalla de Waterloo

Sin embargo, en 1815 Napoleón pudo volver de su exilio en la isla de Elba, donde organizó un nuevo ejército tan competente como la Grande Armée antes de la invasión a Rusia.

Esto conllevó la necesidad de una séptima coalición. La campaña del francés se centró en derrotar a los aliados antes de que llegaran rusos y austriacos, pero el genio militar fue vencido por el duque de Wellington en la batalla de Waterloo (Bélgica), tras lo cual fue enviado al exilio en la isla de Santa Elena, donde moriría años después.

Características de la Grande Armée

  • Era una fuerza multinacional: a pesar de estar al servicio de Francia, sus integrantes provenían de muchas nacionalidades distintas.
  • Sus fuerzas de élite estaban formadas por la Guardia Imperial, el cuerpo de veteranos de Napoleón.
  • Estaba subdividida en varios cuerpos: normalmente entre cinco o siete, con un tamaño medio de entre 20.000 y 30.000 soldados.
  • Contaba con cuerpo de ingenieros: aunque es conocido su carácter bélico, su expansión fue posible gracias a este cuerpo, que se encargaba de desplazar las fuerzas y construir los puentes.

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *