Conde

La monarquía y sus títulos nobiliarios han despertado durante años la fascinación, el respeto y la admiración de muchísimas personas. El de conde es precisamente uno de ellos, encontrándose ubicado dentro de una jerarquía que guarda relación con los privilegios obtenidos.

Definición de conde

Es un titulo nobiliario con el que los antiguos monarcas europeos expresaban su gratitud a algunas personas. Los títulos nobiliarios, y en especial el de conde, otorgaban a quien lo recibía una serie de privilegios (bajos o nulos impuestos, tierras, etc.).

Hoy día, el titulo de conde o condesa no otorga privilegio alguno a quien lo recibe, más allá de recibir cierto respeto y admiración por parte de muchas personas. Se trata, pues, de un título meramente honorario.

Significado de conde

Conde tiene su origen etimológico en el latín comes, que significa compañero.

Historia de los condes

Esta palabra fue utilizada por los antiguos romanos durante la época imperial para designar el rol de acompañantes que tenían aquellos que permanecían al lado del emperador y lo acompañaban en sus viajes.

No obstante, se cree que la existencia del título de conde, y su participación en el poder político de la antigua Roma, se remontaba a tiempos de la República romana, y que dicho título lo recibirían tribunos y prefectos, entre otros. Sin embargo, sería Constantino el Grande quien otorgaría mayores deberes, derechos y privilegios a los condes durante su reinado.

A mediados del siglo XIII, Alfonso el Sabio, rey de Castilla y de las tierras conquistadas por dicho imperio, fue el primer gobernante que otorgaría el titulo nobiliario de conde junto con el control de ciertas tierras.

Serían sus primos Luis y Juan quienes recibirían la distinción de condes de Belmonte con el poder sobre dichas tierras, además de plena jurisdicción, civil y criminal, sobre los vasallos.

Este titulo nobiliario continuó evolucionando durante los siguientes siglos hasta perder la totalidad de su poder político y convertirse en un título meramente honorífico en el siglo XIX.

Tipos de condes

En el reino de León (regnum Legionense), quien recibía el título de conde podía desempeñar cierto poderío militar, civil y político sobre la región que gobernaba o bien estar únicamente al servicio de su rey. Por tal motivo, dicho título nobiliario fue clasificado de la siguiente manera:

Condes palatinos

Se ocupaban de todo lo concerniente a la servidumbre y a quienes trabajaban en la corte. Se dividían de la siguiente forma:

  • Conde cubiculario: camarero mayor.
  • Conde de la pincerna: mayordomo mayor.
  • Conde de la copa: la despensa, la mesa real y todo lo que concierne a éstas se hallaban a cargo de dicho conde.
  • Conde de los notarios: chanciller mayor.
  • Conde de los patrimonios: tesorero general de las rentas reales.

Condes de provincia

Estos condes eran designados según la voluntad del monarca y podían gobernar con cierta jurisdicción política, social y militar sobre las tierras que se les otorgaban, las cuales eran conocidos bajo el nombre de condados. Ahora bien, tanto su poder, como el titulo que ostentaban, era temporal y estaba sujeto a la voluntad del monarca.

Características de los condes

El titulo nobiliario de conde ha variado tanto en significado como en importancia desde la antigua Roma hasta la actualidad. Estas son algunas de sus características:

Forma femenina de conde

La forma femenina de conde es condesa.

Privilegios del conde

Los privilegios del conde abarcaban desde exenciones o bajas de impuestos hasta el otorgamiento de tierras y la potestad de gobernar (con cierta jurisdicción) sobre dichas tierras (condados). De igual modo, también gozaban de un trato social especial.

Tratamientos del conde

  • Si el conde posee la Grandeza de España, entonces su tratamiento es Excelentísimo.
  • Si el conde no posee la Grandeza de España, entonces su tratamiento es Ilustrísimo.

Estructura del título de conde

El título de conde no era universal, sino que poseía su propia estructura. Por tal motivo, un conde podía ser parte de la servidumbre o bien el regente de una pequeña provincia.

Fuentes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *