Sufragio universal (Historia)

Vivimos en un mundo donde, en la mayoría de los casos, somos capaces de expresar nuestras intenciones políticas y elegir a aquellas personas que queremos que sirvan en el gobierno.

Esto es posible a través del voto, mediante el cual podemos seleccionar libremente a la persona que nos parezca correcta. Sin embargo, a pesar de que hoy en día la capacidad de votar no comprende de raza, religión, sexo o condición social, esto no siempre fue así.

Y es que la senda hacia el sufragio universal, sin importar las características de la persona, ha sido un largo camino de lucha para que hoy en día esto sea posible.

Definición de sufragio universal

En base a lo anterior, se entiende por sufragio universal el derecho al voto de todas las personas que cumplan con la edad establecida por la ley sin ser excluidas por alguna razón, pues se considera que cualquier persona es digna de poder ejercer su derecho al voto.

El sufragio universal engloba a todas las personas, sin importar sexo, procedencia o creencias. Por lo tanto, no debe ser confundido con el sufragio masculino, pues si bien este en un principio permitió que los hombres pudieran elegir a sus gobernantes, era excluyente por muchas razones.

Significado de sufragio universal

La palabra sufragio viene del latín suffragium, que significa voto o votación. Está compuesta por sub (debajo o desde abajo) y el verbo frangere (romper o golpear).

Sufragio universal
Litografía sobre el sufragio universal de Frédéric Sorrieu del año 1850.

Este término viene de las antiguas votaciones, en las cuales se usaba como papeleta un fragmento de cerámica quebrado con un nombre o palabra inscrito.

Origen del sufragio universal

No pueden establecerse concretamente antecedentes al sufragio universal, pues desde su aparición el concepto era excluyente.

Incluso cuando se permitió el voto femenino, en muchos lugares seguían existiendo prohibiciones basadas en etnicidad o condición que no permitían hablar de un voto verdaderamente universal.

En 1755 se estableció la efímera Republica Corsa, la cual solo tuvo una existencia de 14 años, tiempo en el cual estableció una constitución en la que se permitía el voto femenino.

Sin embargo, y a pesar de ser incluyente, solo las personas con propiedades podían votar. Esta constitución fue revocada cuando Francia retomó el control de la isla.

Tras la Revolución francesa, se estableció la llamada Constitución del Año I en 1793, en la que se incluía el principio del sufragio universal, aunque solo para hombres.

En la práctica, esta constitución no fue llevada a cabo y no sería hasta un siglo después que un país estableciese el voto femenino. Este fue Nueva Zelanda, de la mano de Kate Sheppard en 1893, aunque no otorgó el sufragio universal pleno (el derecho a votar y ser candidato) hasta 1919.

Historia del sufragio universal

Siguiendo los pasos de Nueva Zelanda, Australia aprobó el sufragio femenino en 1902, permitiendo a las mujeres votar y poder postularse sin restricciones.

Sin embargo, este país restringía a los aborígenes de poder votar, por lo cual no era verdaderamente universal y no sería hasta 1962 que obtendrían este derecho.

En 1906, Finlandia, como parte del Imperio ruso, alcanzó este derecho universal y al año siguiente fue el primer país en elegir a mujeres al parlamento con la inclusión de 19 parlamentarias, y antes de la Primera Guerra Mundial, Noruega lo haría en 1913.

Luego del conflicto, la ola por los derechos universales se expandió por todo el mundo y para 1918 gran parte de Europa había implementado el sistema, extendiéndose también a otros continentes (Uruguay lo declaró en su constitución de ese mismo año).

Personas votando
Pintura al óleo para el ayuntamiento de Lilas sobre el sufragio universal, obra de Alfred-Henri Bramtot del año 1889.

En Estados Unidos, aunque algunos estados permitían el voto femenino, este fue completamente aprobado en la Decimonovena Enmienda en 1920 (aunque la discriminación racial tendría que esperar hasta la Ley de Derecho de Voto de 1965).

Entre los años 30 y 50, el sistema se expandió por todo el resto de la gran mayoría de países americanos y asiáticos hasta el punto de que, en 1948, Naciones Unidas reconoció el sufragio universal en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Sin embargo, algunos países tendrían que esperar, pues excluían a personas que no supiesen leer o escribir al no considerar que estaban capacitados. Chile los incluiría en 1970, Perú en 1979 y Brasil en 1985.

Otros países tendrían que esperar más, como Sudáfrica hasta el fin del Apartheid en 1994 o Kuwait en 2005. En algunos países los derechos por el sufragio universal aún son limitados; por ejemplo, Arabia Saudita no aprobó hasta el año 2015 el derecho a las mujeres a postularse y votar en las elecciones municipales que tuvieron lugar ese año.

Limitaciones del sufragio universal

A pesar de que el sufragio universal puede no ser excluyente, existen limitaciones de acuerdo a la ley que establecen que ciertas personas no pueden votar por una razón en específico:

  • Edad mínima: debe tenerse una determinada edad para ejercer este derecho, algo que varia según cada país.
  • Extranjeros: al no estar nacionalizados, no pueden elegir en el país en que hacen vida a pesar de estar establecidos; sin embargo, en algunos países existe el reconocimiento a votar en elecciones locales.
  • Obediencia jerarquía: también es un factor determinante. Mediante esta, en algunos países los militares y los policías no tienen permiso para votar, pues se establece que deben ser agentes neutrales con la política.
  • Salud mental: las legislaciones también limitan a las personas que tienen problemas de salud mental, pues se considera que no poseen el raciocinio o al menos la libre voluntad de elegir, por lo que podrían ser manejados o influenciados por terceros para emitir su voto.
  • Reclusos: los privados de libertad también pierden sus derechos políticos al no poder participar en elecciones. Esta medida ha sido modificada por algunos países, que permiten a los detenidos sin condena poder ejercer.
Recuento de votos en las elecciones de París
Recuento de votos en las elecciones de París. Fecha de publicación desconocida.

Características del sufragio universal

  • Es universal: todas las personas pueden ejercerlo siempre y cuando tengan la edad estipulada por la ley y no aparezcan otras de las limitaciones antes mencionadas.
  • Es personal: la única manera de ejercerlo es acudiendo personalmente al centro de votación, aunque existen condiciones para el voto asistido.
  • Es igual: todos los votos tienen el mismo valor, sin importar la posición o condición de la persona.
  • Es libre y secreto: los votantes deben estar en la plena libertad de poder elegir a quien deseen sin la obligación de revelar su preferencia.

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *