Paganismo

La creencia, aceptación y culto a una diversidad de dioses se denominó como paganismo desde el punto de vista del cristianismo. Esta religión monoteísta (culto a un solo Dios) rechazó este tipo de ideología por concebirla como “incorrecta”, pero lo cierto es que el politeísmo estuvo presente en multitud de pueblos a lo largo de la historia y significó, de hecho, la estructura religiosa más longeva de la humanidad.

Definición de paganismo

El paganismo es la religión de los paganos o gentiles, es decir, de aquellos que no son cristianos o que no siguen alguna de las principales religiones monoteístas.

Significado de paganismo

Centrándonos en su etimología, habría que decir que la palabra pagano proviene originalmente del latín paganus, que significa habitante de campo.

Cuando en el siglo IV se da la proclamación del Edicto de Tesalónica bajo el mandato del emperador Teodosio, el cristianismo pasaría a ser oficialmente la religión del Imperio romano. A partir de entonces, la palabra pagano comenzó a utilizarse de forma peyorativa para referirse a los habitantes de los campos que continuaban con las creencias antiguas.

Al cristianismo le tomó mucho tiempo expandirse hasta las zonas rurales del imperio, no así con los centros urbanos en donde escaló rápidamente. Por ello los campos continuaron siendo politeístas, aun cuando en Roma se había aceptado a un único Dios.

La palabra pagano se usó para referenciar a este tipo de personas y terminó por utilizarse para todo aquel individuo con creencias politeístas (e incluso aquellos monoteístas que no estuviesen dentro de los libros de religión provenientes de Abraham).

Origen de las creencias paganas

El origen del paganismo se entrelaza con el del politeísmo, siendo este una de las características principales de los primeros pueblos del hombre. La humanidad, al no poder interpretar de forma lógica los eventos naturales o los sucesos de su existencia (la vida, la muerte, la fertilidad, etc.), buscó dar una explicación a estos atribuyéndolos a divinidades que poseían influencia en ellos.

Esta conducta fue transversal en las diferentes culturas primitivas y continuaría a través del tiempo hasta que se formaron las civilizaciones. En todos los territorios del planeta en donde existiera vida humana, terminó por construirse una propia cosmología de dioses.

La formación del paganismo en sí se atribuye a los pueblos de origen nórdico, como los celtas, los cuales tuvieron una gran influencia cultural. Para cuando llegó el siglo I a.C. y los romanos dominaron gran parte de Europa, estos asimilaron en gran medida muchos elementos culturales y sociales de los pueblos dominados.

Esto pasaría no solo con las deidades celtas, sino también con las griegas, construyéndose así una cosmología nueva a lo largo del tiempo.

Características del paganismo

Conductas humanas en lo divino

Entre las características principales que encontramos del paganismo tenemos que es un tipo de creencia que suele desdibujar los límites entre lo profano y lo sagrado, entre las conductas humanas y las divinas. Un ejemplo de esto es que los dioses suelan tomar acciones o actitudes propias de los humanos, tales como las relaciones sexuales, los celos y las guerras.

Eternidad del mundo

Por otra parte, el paganismo entiende el planeta con una visión constante a lo largo del tiempo. Siendo así, este no tuvo un principio y no tendrá un final, pues solo continuará cambiando por toda la eternidad.

Culto a reyes y héroes

También considera el culto a los antepasados, sobre todo a personalidades importantes como reyes o héroes guerreros. Si bien estos no alcanzan el rango o poder de dioses, sí se consideran con cierto poder sobre la realidad, por lo que se les realizaban ofrendas y ceremonias.

Clasificación del paganismo

El paganismo posee diferentes tipologías en su visión del culto. En este sentido, los autores lo han clasificado de la siguiente forma:

Paganismo de la tierra

Centrado en la naturaleza y elementos ecológicos.

Paganismo del sí mismo

Busca como objetivo el desarrollo del individuo.

Paganismo de lo divino

Culto y devoción hacia deidades politeístas.

Decadencia del paganismo

La decadencia del paganismo comenzó con la oficialización del cristianismo como religión del Imperio romano. Esto sucedería a partir del año 380 d.C. Antes de este suceso, las creencias politeístas eran aceptadas por la sociedad romana, pero con la llegada del cristianismo, y siendo una creencia monoteísta que centraba su estructura teológica en un único Dios, el paganismo comenzó a ser reprobado y condenado.

Esto fue posible gracias a la aparición de Constantino, pues este emperador romano fue una de las principales figuras en promover la ideología cristiana. El paso de paganismo al cristianismo fue un proceso largo y complejo, pues las creencias paganas estaban arraigadas en los pueblos en donde se encontraban.

Finalmente, en un contexto en donde se encontró una clara contraposición de ideologías, el cristianismo tuvo que aceptar algunas de las concepciones propias del paganismo. De hecho, esta conducta continuaría a lo largo del tiempo. Pese a ello, finalmente la fe cristiana logró imponerse sobre las otras alcanzando una supremacía que marcaría a la civilización de Occidente en los siglos que seguirían.

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *