Desembarco de Normandía

Considerado uno de los hitos bélicos más importantes de la historia del siglo XX debido a la colosal preparación logística y militar necesaria para ser llevado a cabo, el desembarco de Normandía marcó el inicio del fin de la ocupación alemana en Europa Occidental.

Fecha del desembarco de Normandía

El desembarco de Normandía, conocido en el argot histórico-militar como Día D, tuvo lugar el 6 de junio de 1944, comenzando desde las 00:00 a. m. con el ataque inicial de las tropas de paracaidistas estadounidenses en las playas de Utah y Sword, y finalizando cerca del ocaso del mismo día.

Si bien, en un sentido estricto, el desembarco ocurrió el 6 de junio de 1944, la Operación Overlord en sí se extendió hasta el 30 de agosto de 1944. Por tal motivo, ambas operaciones no deben ser consideradas sinónimos, puesto que, en realidad, el desembarco (nombre clave: Neptuno) era tan solo una de las fases de la Operación Overlord.

Ubicación geográfica del desembarco de Normandía

Tras cruzar el canal de la Mancha, las tropas estadounidenses, canadienses y británicas desembarcaron en las playas de Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword, todas situadas a lo largo de la península de Cotentin.

Mapa del desembarco de Normandía
Mapa del desembarco de Normandía en el que se pueden observar los planes de invasión de los Aliados y las posiciones defensivas alemanas.

Antecedentes del desembarco de Normandía

Entre el 28 de noviembre y el 1 de diciembre de 1943 tuvo lugar en Teherán, Irán, una reunión entre los dirigentes Iósif Stalin (Secretario General del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética), Winston Churchill (Primer ministro de Reino Unido) y Franklin D. Roosevelt (presidente de los Estados Unidos).

La conferencia de Teherán tenía como objetivo principal establecer una ruta de acciones militares y estratégicas que permitiesen acabar con la ocupación de la Alemania nazi en Europa Occidental; en otras palabras, se discutió y planificó el desenlace final de la Segunda Guerra Mundial.

Fruto de la conferencia de Teherán surgiría la Operación Overlord: un plan estratégico de varias fases que permitiría, a priori, recuperar el noroeste de Francia mediante la apertura de un nuevo frente amplio en Europa Occidental, el cual habría de convivir con el ya existente Frente Oriental.

Causas del desembarco de Normandía

Entre las principales causas del desembarco de Normandía se encuentran las siguientes:

  • El crecimiento paulatino de los dominios de la Alemania nazi en Europa Occidental desde el inicio de la Segunda Guerra Mundial.
  • La ofensiva militar sorpresa realizada por la Armada Imperial Japonesa contra la base naval estadounidense de Pearl Harbor, en Hawái, el 7 de diciembre de 1941. Tras esta acción militar, Estados Unidos declaró la guerra a Japón, y, por tanto, a sus aliados del Eje.
  • El avance del Ejército Rojo y el repliegue de las tropas alemanas en el Frente Oriental.
  • La necesidad de poner fin a la ocupación alemana de Europa Occidental.

¿Cómo fue el desembarco de Normandía?

Las dudas de Churchill: la conferencia de Teherán

En Teherán, Iósif Stalin, Winston Churchill y Franklin Delano Roosevelt llegaron a la conclusión de que solo un hipotético ataque combinado entre los Aliados, desde occidente, y el Ejército Rojo, desde oriente, podía forzar el repliegue de las tropas alemanas y el abandono de sus posiciones en Europa Occidental.

Iósif Stalin, Franklin D. Roosevelt y Winston Churchill en la conferencia de Teherán
Iósif Stalin, Franklin D. Roosevelt y Winston Churchill durante la conferencia de Teherán (entre el 28 de noviembre y el 1 de diciembre de 1943).

Stalin y Roosevelt estaban de acuerdo en que coordinar un desembarco masivo de tropas de los Aliados en la península de Cotentin con la Operación Ofensiva Bagration del Ejército Rojo sería la mejor estrategia militar para forzar el retroceso de las tropas alemanas, puesto que estas se verían obligadas a dividirse y batallar en dos frentes amplios, dificultando así el transporte de tropas y suministros.

Pese al enorme potencial de la estrategia de Stalin y Roosevelt, Churchill manifestó su inconformidad respecto al desembarco, en parte debido a que cargaba sobre sus hombros la terrible experiencia vivida en la batalla de Galípoli, Turquía, durante la Primera Guerra Mundial.

Churchill temía auspiciar nuevamente un plan militar de desembarco sorpresa y que este fracasase estrepitosamente, pues él había sido uno de los principales impulsores del desembarco sorpresa en Galípoli, en 1915, donde murieron decenas de miles de soldados aliados.

Finalmente, Churchill aceptó la propuesta del desembarco en la costa francesa. De esta manera, surgió la legendaria Operación Overlord, de la cual el desembarco constituía solamente el inicio o primera fase.

El muro del Atlántico: la impenetrable defensa alemana

Aún si el desembarco fuese un éxito, los Aliados deberían enfrentarse a la impenetrable defensa alemana: el muro del Atlántico (una serie de fortificaciones antitanques protegidas por alrededor de seis millones de minas situadas en las costas del Atlántico, específicamente desde los Pirineos hasta Noruega, esto es, aproximadamente unos 4.000 kilómetros de extensión).

Erwin Rommel durante una visita a las defensas del muro atlántico cerca del puerto belga de Ostende
Erwin Rommel durante una visita a las defensas del muro atlántico cerca del puerto belga de Ostende (21 de diciembre de 1943). Imagen de Wikipedia.

A pesar de que el rumor sobre la invulnerabilidad del muro del Atlántico se había extendido sobre toda Europa, los Aliados decidieron comprobar dicha cualidad por cuenta propia; el resultado, un 80% del muro del Atlántico nunca había sido construido por falta de recursos.

Las playas de Normandía: Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword

La estrategia inicial de la Operación Overlord consistía en cruzar el canal de la Mancha y separar a las distintas divisiones en diferentes playas de la península de Cotentin. Se haría de la siguiente manera:

  • Estadounidenses: se dirigirían al oeste, específicamente a las playas de Utah y Omaha.
  • Británicos: habrían de desembarcar en las playas de Gold y Sword, situadas un poco más hacia el oeste.
  • Canadienses: desembarcarían en Juno, la playa que quedaba justo en medio de Gold y Sword.

Para que el desembarco fuese un éxito, los Aliados eran conscientes de que, antes, debían impedir que los alemanes enviasen divisiones de refuerzos hacia las playas de Normandía.

Dicha responsabilidad recayó sobre la resistencia francesa, quienes sabotearon la vías férreas de Francia, así como algunos puentes y carreteras.

Operación Fortitude: una colosal obra de teatro

Si la Operación Neptuno, es decir, el desembarco, fue la primera fase de la Operación Overlord, entonces podría decirse que la Operación Fortitude fue la operación cero, puesto que le antecedió en orden cronológico y definió, en gran medida, el éxito de la incursión de los Aliados en las playas de Normandía.

Operación Fortitude, antecedente del desembarco de Normandía
Lanchas de desembarco ficticias que formaban parte de la Operación Fortitude (año 1944).

Los Aliados, conscientes del gran poderío armamentístico y de combate de los alemanes atrincherados en el muro del Atlántico, se encargaron de difundir información falsa respecto al lugar del desembarco. Así, según la información filtrada por los Aliados, el desembarco tendría lugar en Calais, en el norte de Francia, y no en la playas de Normandía.

A pesar de lo creíble que pudiese haber sido dicha información para los alemanes, principalmente debido a que Calais era el punto más cercano entre Reino Unido y Francia, los Aliados se encargaron de que los alemanes y, en especial, el Führer, no tuviesen el más mínimo atisbo de duda respecto al falso lugar del desembarco.

Al mando del general George Patton, la Operación Fortitude inventó dos ejércitos ficticios: uno se asentó en Escocia y el otro, al sur de Inglaterra; ambos simularon las actividades propias de una campaña militar.

Asimismo, se emplearon actores, encargándoseles la misión de informar sobre falsos problemas y personajes ficticios. Además, por si fuera poco, se erigieron campos enteros de tiendas de campaña y se construyeron tanto tanques como aviones ficticios.

La Operación Fortitude logró engañar de tal manera a los alemanes que, cuando el desembarco finalmente ocurrió, Hitler rehusó enviar refuerzos a las playas de Normandía, puesto que el verdadero ataque, según él, vendría por Calais; además, los ejércitos apostados en Escocia y el sur de Inglaterra aún permanecían allí.

El último obstáculo a vencer: el clima

A pesar de haber cedido en Teherán, Churchill sostenía que existía la posibilidad de que la Operación Overlord fracasara, convirtiéndose en una autentica matanza similar o peor a la ocurrida durante la batalla de Galípoli, en Turquía.

Por su parte, el presidente estadounidense Frank D. Roosevelt hizo caso omiso de la preocupación de Churchill, expresando que no estaba dispuesto a limitar la acción militar después de toda la enorme preparación logística llevada a cabo en la Operación Fortitude.

Tanques M4 Sherman estadounidenses y otro equipamiento militar, dispuestos para el desembarco de Normandía
Tanques M4 Sherman estadounidenses y otro equipamiento militar, dispuestos para la invasión de Francia (principios de junio de 1944).

Si bien es cierto que se habían tomado las previsiones necesarias para tomar por sorpresa a los alemanes con el desembarco en las playas de Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword, existía un último obstáculo a vencer: el clima.

Un clima tempestuoso podía acabar en un par de horas con meses de preparación, por lo que el éxito del desembarco dependía de la precisión de los meteorólogos de los Aliados.

Por si fuera poco, dada la hora en la que se realizaría la operación (06:00 a. m.), la marea debía estar lo suficiente baja como para permitir a los barcos sortear los obstáculos del camino aún con baja visibilidad.

Por último, los paracaidistas necesitaban que, como mínimo, hiciese poco viento y olaje, ya que de por sí realizar una incursión aérea en territorio alemán era sumamente complicado debido al incesante fuego antiaéreo.

Los meteorólogos de los Aliados fijaron el 5 de junio como la fecha ideal a su propósito (aunque luego se postergó un día más); por su parte, los alemanes creían que, debido al mal pronóstico dado por sus meteorólogos, era poco probable que los Aliados se arriesgasen a poner en marcha una operación tan compleja.

De hecho, debido a esta confianza excesiva, el mismo mariscal alemán Erwin Rommel se encontraba ausente cuando el ataque empezó.

El Día D: desembarco de Normandía

El 6 de junio de 1944 a las 00:00 a. m., Dwight Eisenhower, general estadounidense y comandante en jefe de la Operación Overlord, dio la orden para iniciar el ataque sobre las playas de Normandía.

Desembarco de Normandía
Desembarco en la playa de Omaha. Fotografía de Robert F. Sargent (6 de junio de 1944).

Acciones preliminares en las playas de Utah y Sword

Los paracaidistas estadounidenses de la 82° División Aerotransportada y los paracaidistas británicos de la 6° División Aerotransportada serían los primeros en pisar suelo francés.

Estos tenían la difícil labor de eliminar la artillería y neutralizar las minas que defendían las playas de Utah y Sword, así como acabar con la línea de comunicación alemana.

1a y 4ta División de Infantería del Ejército estadounidense: desembarco en Utah y Omaha

Hacia las 06:30 a. m., la 1° y 4° División del Ejército estadounidense arribaron a las playas de Utah y Omaha, respectivamente.

En Utah, todo marchó de acuerdo al plan, puesto que, dada la naturaleza del terreno, las defensas eran muy pocas; además, los bombardeos preliminares habían conseguido eliminar buena parte de las minas que protegían el perímetro.

El desembarcó en Utah fue todo un éxito; sin embargo, en Omaha la situación fue racialmente distinta. Dada su poderosa fortificación y el incesante fuego de ametralladoras atrincheradas en los búnkeres, las defesas alemanas apostadas allí lograron acribillar a gran parte de los aliados.

Desembarco de Normandía
Desembarco de suministros en la playa de Omaha (junio de 1944).

Debido a esto, la 4° División del Ejército estadounidense no logró avanzar más de dos kilómetros desde la costa. A pesar de ello, lograron hacerse con el control de la playa hacia el final del día.

50ma y 3ra División de Infantería del Ejército británico: desembarco en Gold y Sword

La 50ma División de Infantería del Ejército británico, al mando del mariscal de campo Montgomery, incursionó con facilidad en la playa de Gold, en parte gracias a la marea alta, la cual les permitió a los botes pasar por encima de las minas y los obstáculos.

Al final del día, la 50ma División de Infantería del Ejército británico había logrado avanzar 10 kilómetros adentro en territorio alemán.

Por su parte, la 3ra División de Infantería del Ejército británico fue la única de las divisiones de los Aliados que tuvo que lidiar con un contrataque alemán, siendo la 21a División Panzer la protagonista de dicho contrataque.

A pesar de los esfuerzos de la división alemana, los británicos lograron hacerse con el control de la playa de Sword, adentrándose 8 kilómetros desde la costa al final del día.

3ra División de Infantería del Ejército canadiense: desembarco en Juno

Al igual que los estadounidenses en Omaha, la 3ra División de Infantería del Ejército canadiense fue acribillada por las defensas alemanas en Juno, convirtiéndose en una auténtica masacre.

No obstante, las siguientes oleadas de tropas aliadas lograrían hacerse con el control de la playa de Juno. Al final del día, la 3ra División de Infantería del Ejército canadiense logró adentrarse 10 kilómetros en territorio alemán.

Consecuencias del desembarco de Normandía

Las siguientes son algunas de las consecuencias derivadas del desembarco de Normandía:

  • De los 150.000 soldados de la coalición de los Aliados que desembarcaron en las playas de Normandía, se cree que alrededor de 4.400 soldados perecieron en combate y que otros 9.000 resultaron heridos o desaparecidos.
  • En cuanto a las tropas alemanas que defendían el muro del Atlántico, se estima que entre 4.000 y 9.000 soldados perdieron la vida.
  • El éxito del desembarco de Normandía permitió que, poco menos de tres meses después del Día D, se produjese la liberación de París y, cinco días después, las fuerzas alemanas aún presentes en suelo francés decidieron retirarse más allá del río Sena. De esta manera, la Operación Overlord llegó a su fin el 30 de agosto de 1944, concluyendo con una decisiva victoria de los Aliados.
  • El éxito de la Operación Overlord supuso el fin de la ocupación de la Alemania nazi en Francia, así como el declive de su enorme poderío sobre Europa Occidental.

Referencias:

  • El Desembarco de Normandía. Día D. Academia Play.
  • Qué pasó el Día D y por qué cambió el rumbo de la historia hace 75 años. BBC.
  • El Muro del Atlántico en Normandía. Dday-overlord.
  • Conferencia de Teherán. Wikipedia.
  • Batalla de Normandía. Wikipedia.
  • Operación Fortitude. Wikipedia.
  • Operación Bagration. Wikipedia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *