Anfibios prehistóricos

Los anfibios prehistóricos no solo representan una fascinante ventana al pasado, sino que también nos ofrecen pistas sobre la evolución de los vertebrados terrestres. Desde sus primeros pasos en el agua hasta su incursión en tierra firme, estos animales desempeñaron un papel crucial en el desarrollo de la vida.

Orígenes de los anfibios

Hace alrededor de 360 millones de años, durante el Devónico, los ancestros de los anfibios actuales comenzaron su transición desde el agua a la tierra.

Estos primeros tetrápodos surgieron de peces con características únicas que les permitieron adaptarse a un entorno terrestre. La posesión de aletas con estructuras óseas robustas fue un paso crucial en esta evolución, permitiendo a estos organismos moverse de manera más efectiva fuera del agua.

Desarrollo de extremidades y pulmones

Los peces prehistóricos, como los sarcopterigios, comenzaron a desarrollar extremidades con dígitos que eventualmente se convirtieron en las patas de los tetrápodos.

Paralelamente, los pulmones empezaron a evolucionar para reemplazar las branquias, permitiendo la respiración en ambientes terrestres.

Las extremidades robustas con articulaciones versátiles facilitaron la locomoción sobre terrenos irregulares, mientras que la evolución de los pulmones permitió la respiración de aire libre.

Este cambio no solo les proporcionó nuevas oportunidades de alimentación, sino que también disminuyó su vulnerabilidad a predadores acuáticos.

Adaptaciones a la vida terrestre

Para adaptarse completamente a la vida terrestre, los anfibios prehistóricos desarrollaron varias características adicionales:

  • Piel: se volvió más resistente y gruesa para evitar la deshidratación.
  • Columna vertebral / Cráneo: se fortalecieron para soportar un cuerpo fuera del agua.
  • Reproducción: se modificó, ya que los huevos con cáscaras duras reducían la dependencia de hábitats acuáticos (aunque muchos todavía requerían ambientes húmedos para ciertas fases del ciclo de vida).

Clasificación

Durante el Paleozoico, que es donde se incluye al Devónico, dos grupos principales de anfibios dominaron la tierra:

  • Temnospóndilos: eran un grupo diverso y generalmente más grandes, con cráneos robustos y cuerpos voluminosos.
  • Lepospóndilos: eran más pequeños y ágiles, con una estructura ósea más ligera y especializada.

A ellos habría que sumar los anuros. Las ranas y sapos modernos pertenecen a este grupo, estableciéndose su origen en el Jurásico (ya dentro del Mesozoico).

Artículos relacionados – Animales de la prehistoria

Ejemplos más destacados de anfibios de la prehistoria

Acanthostega

Recreación de un Acanthostega
Recreación de un Acanthostega. Imagen: Wikipedia.

Las principales características de esta criatura extinta son las siguientes:

  • Época: vivió en el Devónico superior, hace unos 365 millones de años.
  • Hábitat: marismas y aguas poco profundas, posiblemente llenas de vegetación.
  • Tamaño: medía alrededor de medio metro de largo.
  • Morfología: sus extremidades eran largas y adecuadas para nadar, poseyendo ocho dedos palmeados. También contaba con agallas y pulmones. Carecía de articulaciones en las muñecas y tobillos, lo que sugiere que no era capaz de soportar su peso fuera del agua. Se hipotetiza que podía usar sus patas para apoyarse en rocas y elevar su cabeza para respirar.
  • Alimentación: se alimentaba de pequeños animales acuáticos.

Adelospondylus

Recreación de un Adelospondylus
Recreación de un Adelospondylus. Imagen: Wikipedia.

Esta especie de lepospóndilos destacó por las siguientes peculiaridades:

  • Época: finales del Carbonífero inferior.
  • Hábitat: se cree que habitaba en lo que hoy es Escocia.
  • Tamaño: se estima que su longitud total era de unos 50 centímetros.
  • Morfología: su cráneo medía alrededor de 5 centímetros de largo. Tenía un cuerpo elongado y extremidades muy reducidas. Por tanto, estaba adaptado a la vida acuática, con un cuerpo alargado que facilitaba la movilidad en el agua.
  • Alimentación: se cree que era un animal carnívoro que se alimentaba de presas acuáticas.

Albanerpeton

Género extinto de lisanfibio (es decir, de los anfibios modernos) que se asemejaba a las salamandras:

  • Recreación aproximada de un Albanerpeton
    Recreación aproximada de un Albanerpeton. Imagen: Wikipedia.

    Época: habitó desde el Cretácico hasta el Plioceno.

  • Hábitat: se encontraba en América del Norte y Europa, adaptándose a diversos ambientes.
  • Tamaño: tenía una longitud total estimada de unos 50 centímetros.
  • Morfología: poseía un cuerpo alargado y una cabeza y cuello robustos que le permitían excavar, adaptándose a una vida acuática.
  • Alimentación: era insectívoro.
  • Extinción: probablemente se extinguió debido al cambio climático, pasando de un clima frío y húmedo a uno mediterráneo seco. Su último registro es del Plioceno en el sur de Europa y del Pleistoceno inferior en el norte de Italia.

Amphibamus

Recreación de un Amphibamus
Recreación de un Amphibamus. Imagen: Wikipedia.

Temnospóndilo extinto que presenta las peculiaridades que mencionamos a continuación:

  • Época: vivió al final del Carbonífero.
  • Hábitat: sus fósiles se han encontrado en lo que ahora es la República Checa y los Estados Unidos.
  • Tamaño: medía alrededor de 20 centímetros de largo, siendo relativamente pequeño.
  • Morfología: podía nadar con su cola en forma de remo y arrastrarse con sus largos dedos con garras.
  • Alimentación: se cree que era carnívoro.

Andrias scheuchzeri

Recreación de un Andrias scheuchzeri
Recreación de un Andrias scheuchzeri. Imagen: Wikipedia.

Especie ya extinta de salamandra gigante cuyo primer fósil, allá en los principios del siglo XVIII, fue inicialmente malinterpretado como un resto humano del diluvio universal:

  • Época: vivió desde el Oligoceno hasta el Plioceno.
  • Hábitat: se encontraba en estanques, lagos y ríos de Europa Central (algunos fósiles se han hallado en Alemania), y posiblemente de Siberia Occidental y Kazajistán Oriental.
  • Tamaño: medía alrededor de un metro de longitud.
  • Morfología: tenía mandíbulas curvas, una superficie áspera en el cráneo y dientes con características específicas.
  • Alimentación: su dieta consistía probablemente en presas acuáticas, ya que habitaba en estanques, lagos y ríos.

Aphaneramma

Recreación de un Aphaneramma
Recreación de un Aphaneramma. Imagen: Wikipedia.

Temnospóndilo ya extinto que se asemejaba a un cocodrilo:

  • Época: vivió al final del Triásico.
  • Hábitat: se encontraba en lo que ahora son Australia, Sudáfrica y Pakistán.
  • Tamaño: su longitud era de alrededor de 60 centímetros.
  • Morfología: su cráneo medía aproximadamente 40 centímetros y tenía mandíbulas muy largas, parecidas a las del gavial, con pequeños dientes.
  • Alimentación: probablemente se alimentaba de peces.

Archegosaurus

Recreación de un Archegosaurus
Recreación de un Archegosaurus. Imagen: Wikipedia.

Este anfibio temnospóndilo destacó por lo que comentamos en los puntos que resumimos a continuación:

  • Época: vivió en el Pérmico, hace aproximadamente entre 299 y 253 millones de años.
  • Hábitat: vivían en ambientes acuáticos, como lagos y ríos de Europa Central (sus fósiles se han encontrado en Alemania y República Checa).
  • Tamaño: medía 1.5 metros de longitud.
  • Morfología: su cráneo era grande, con un cuerpo adaptado para vivir en el agua.
  • Alimentación: se alimentaba principalmente de peces y otros organismos acuáticos.

Balanerpeton

Recreación de un Balanerpeton
Recreación de un Balanerpeton. Imagen: Wikipedia.

Esta criatura presentaba unas particularidades verdaderamente curiosas:

  • Época: vivió durante el Carbonífero, hace entre 336 y 326 millones de años.
  • Hábitat: sus fósiles se han encontrado en East Kirkton, Escocia, lo que sugiere que habitaban en áreas pantanosas o acuáticas.
  • Tamaño: tenía una longitud de alrededor de 50 centímetros, lo que lo hacía relativamente pequeño en comparación con otros animales de su época.
  • Morfología: tenía fosas nasales grandes y externas, aparte de una cavidad interpterigoidea amplia y una oreja con membrana timpánica y estribo parecido a una vara. Esto sugiere que era capaz de oír sonidos de altas frecuencias. Respiraba principalmente tragando aire por la boca.
  • Alimentación: era carnívoro.

Batropetes

Recreación de un Batropetes
Recreación de un Batropetes. Imagen: Wikipedia.

Lepospóndilo ya extinto perteneciente al grupo de los microsaurios, siendo estas sus características más destacadas:

  • Época: vivió durante el Pérmico inferior, hace entre 299 y 253 millones de años.
  • Hábitat: sus fósiles se han hallado en Alemania.
  • Tamaño: era pequeño y de cuerpo corto para un microsaurio, con una longitud de unos 8 centímetros.
  • Morfología: tenía grandes órbitas oculares y un cráneo corto. Poseía escamas en la parte inferior, similares a las de los reptiles.
  • Alimentación: se cree que era carnívoro.

Beelzebufo ampiga

Anuro ceratófido ya extinto que destaca por las siguientes peculiaridades:

  • Recreación de un Beelzebufo ampiga
    Recreación de un Beelzebufo ampiga alimentándose de un pequeño dinosaurio. Imagen: Wikipedia.

    Época: vivió hace aproximadamente 70 millones de años, durante el Maastrichtiense (Cretácico superior).

  • Hábitat: ambientes áridos de lo que hoy es Madagascar.
  • Tamaño: era el anuro más grande conocido, pudiendo alcanzar una longitud de hasta 41 centímetros y un peso de hasta 4.5 kilos.
  • Morfología: tenía una gruesa coraza y mandíbulas poderosas. La cabeza era grande, con una superficie externa rugosa que indicaba la presencia de escamas óseas.
  • Alimentación: era un depredador que se alimentaba de presas relativamente grandes, como pequeños vertebrados, lagartos e incluso dinosaurios jóvenes.

Benthosuchus

Recreación de un Benthosuchus
Recreación de un Benthosuchus.

Temnospóndilos extinto que sobresale por estas características:

  • Época: Triásico.
  • Hábitat: amplios ríos desbordantes de Rusia.
  • Tamaño: su longitud corporal total era de aproximadamente 2.5 metros.
  • Morfología: su cráneo medía cerca de 0.75 metros de longitud, siendo relativamente corto en los ejemplares jóvenes pero más alargado con la edad.
  • Alimentación: era un anfibio depredador y, por tanto, carnívoro.

Cacops

Recreación de un Cacops
Recreación de un Cacops. Imagen: Wikipedia.

Temnospóndilo que presentaba las siguientes peculiaridades:

  • Época: vivió a finales del Pérmico.
  • Hábitat: actual Norteamérica.
  • Tamaño: medía casi 40 centímetros de longitud.
  • Morfología: poseía un cuerpo y una cola cortos. Su cráneo era robusto, con un enorme tímpano. También tenía una doble fila de placas a modo de armadura en la región dorsal, extremidades fuertes que sugieren un comportamiento terrestre y una cabeza grande con una apariencia extraña.
  • Alimentación: se cree que era un depredador nocturno que se alimentaba de insectos, peces y anfibios pequeños.

Chenoprosopus

Recreación de un Chenoprosopus
Recreación de un Chenoprosopus. Imagen: Wikipedia.

Esta criatura destacó por las siguientes características:

  • Época: vivió durante el Carbonífero tardío y el Pérmico temprano.
  • Hábitat: sus fósiles se hallaron en la zona norte-central de Nuevo México (actual Estados Unidos).
  • Tamaño: su cráneo tenía una longitud de entre 9.5 y 30.5 centímetros.
  • Morfología: su cráneo era largo y estrecho, con órbitas casi redondas y ligeramente dirigidas hacia afuera y hacia arriba. Presentaba unos orificios nasales redondeados.
  • Alimentación: era carnívoro.

Chroniosuchus

Recreación de un Chroniosuchus
Recreación de un Chroniosuchus paradoxus. Imagen: Wikipedia.

Este anfibio ya extinto presenta estas peculiaridades:

  • Época: vivió durante el Pérmico superior.
  • Hábitat: fue descubierto en Rusia y vivía principalmente en tierra firme. Aunque probablemente pasaba algún tiempo en ambientes de agua dulce, su cuerpo altamente blindado y sus extremidades robustas sugieren que estaba mejor adaptado para la vida terrestre. Lo más probable es que pasara la mayor parte de su tiempo cerca de los bordes de ríos u otros cuerpos de agua, donde podía encontrar presas y agua cuando fuera necesario.
  • Tamaño: se estima que medía alrededor de 1.5 metros de largo.
  • Morfología: se distinguía por su armadura corporal compuesta por grandes placas óseas llamadas escudos, que cubrían su espalda y costados. La forma y disposición de estos escudos variaba entre especies y proporcionaba pistas sobre su evolución y clasificación.
  • Alimentación: probablemente eran depredadores semiterrestres.

Cyclotosaurus

Recreación de un Cyclotosaurus
Recreación de un Cyclotosaurus. Imagen: Wikipedia.

Las principales características de este temnospóndilo ya extinto son las siguientes:

  • Época: vivió a finales del período Triásico.
  • Hábitat: habitaba en diferentes regiones, incluyendo Alemania, Estados Unidos, Groenlandia, Inglaterra, Rusia, Sudáfrica y Tailandia.
  • Tamaño: su longitud aproximada era de unos 3 metros.
  • Morfología: tenía una cabeza grande, vagamente triangular, equipada con una serie de dientes afilados. Su cráneo y cuerpo eran aplanados debido a su vida acuática.
  • Alimentación: carnívoro.

Dasyceps

Recreación de un Dasyceps
Recreación de un Dasyceps. Imagen: Wikipedia.

Este temnospóndilo presentaba las siguientes peculiaridades:

  • Época: vivió a comienzos del Pérmico.
  • Hábitat: la actual Gran Bretaña.
  • Tamaño: su longitud craneal era de unos 30 centímetros.
  • Morfología: poseía un llamativo cráneo en forma de U y premaxilares alargados.
  • Alimentación: carnívoro.

Diplocaulus

Recreación de un Diplocaulus
Recreación de un Diplocaulus. Imagen: Wikipedia.

Su nombre quiere decir doble capucha, en clara referencia a su particular cabeza:

  • Época: vivió desde finales del Carbonífero hasta finales del Pérmico, hace entre 306 y 255 millones de años.
  • Hábitat: África y América del Norte.
  • Tamaño: los ejemplares adultos alcanzaban el metro de longitud.
  • Morfología: se caracterizaban por tener un cuerpo corto y ancho, con extremidades cortas. Su cabeza tenía una forma peculiar de bumerán, lo que algunos científicos sugieren que podría haberles ayudado a nadar mejor o como defensa contra depredadores.
  • Alimentación: se cree que eran carnívoros.

Dvinosaurus

Recreación de un Dvinosaurus primus
Recreación de un Dvinosaurus primus. Imagen: Wikipedia.

Estas son las peculiaridades por las que sobresalió este temnospóndilo:

  • Época: vivió durante el Pérmico, hace aproximadamente entre 265 y 254 millones de años.
  • Hábitat: ríos y grandes arroyos de ciertas regiones de la actual Rusia, principalmente en el oeste y centro del país.
  • Tamaño: un Dvinosaurus típico medía alrededor de un metro de longitud, aunque algunas especies alcanzaban los 2.5 metros.
  • Morfología: tenían una cabeza grande, triangular y un cuerpo largo y poderoso, adaptado para la vida acuática. Sus extremidades eran cortas y robustas, y contaban con una cola larga y musculosa que les permitía moverse con rapidez en el agua.
  • Alimentación: eran carnívoros, pues se alimentaban principalmente de peces y otros organismos acuáticos que cazaban emboscándolos desde el fondo del lecho del río.

Eryops

Recreación de un Eryops
Recreación de un Eryops. Imagen: Wikipedia.

Su nombre en griego significa cara dilatada, y ello es así porque buena parte de su cráneo estaba situado por delante de sus ojos. Veamos otras de sus características:

  • Época: vivió al final del Carbonífero y al principio del Pérmico, hace unos 295 millones de años.
  • Hábitat: ríos y estanques de lo que hoy son Nuevo México, Oklahoma y Texas (Estados Unidos).
  • Tamaño: podía crecer hasta alcanzar entre 1.5 y 2 metros de longitud, si bien algunos individuos incluso llegaban a los 3 metros. Pesaban entre 102 y 222 kilos.
  • Morfología: tenían un cráneo grande y plano con una enorme boca llena de dientes curvados. Su piel era gruesa y resistente, lo que les ayudaba a soportar su peso en tierra. Sus extremidades eran largas y robustas, adaptadas tanto para moverse en tierra como en agua.
  • Alimentación: era carnívoro, alimentándose principalmente de peces y otros animales acuáticos. Sus dientes fuertes y curvados le permitían atrapar y sostener a sus presas, mientras que las proyecciones óseas en el techo de su boca ayudaban a asegurarlas.

Fedexia

Este temnospóndilo ya extinto se descubrió de una manera un tanto peculiar. Así, el primer cráneo encontrado de esta criatura se halló en un terreno propiedad de FedEx cerca del Aeropuerto Internacional de Pittsburgh (algo que sucedió en el año 2004).

Un estudiante de la Universidad de Pittsburgh lo descubrió durante una salida de campo, pensando inicialmente que eran dientes de helecho. Más tarde, el profesor Charles Jones lo identificó como un cráneo y lo llevó al Museo Carnegie de Historia Natural.

  • Recreación de un Fedexia
    Recreación de un Fedexia. Imagen: Wikipedia.

    Época: vivió hace aproximadamente 300 millones de años, durante el Carbonífero tardío.

  • Hábitat: actual Estados Unidos. Vivía principalmente en tierra, pero probablemente regresaba al agua para aparearse y depositar huevos.
  • Tamaño: medía alrededor de 60 centímetros de largo.
  • Morfología: se cree que se parecía a una salamandra. Tenía una narina externa alargada y subdividida, grandes púas palatales y una piel granulosa con protuberancias óseas. Su cráneo poseía un perfil arqueado y los ojos estaban ubicados en órbitas alargadas verticalmente.
  • Alimentación: carnívoro.

Gerobatrachus

Este anfibio temnospóndilo presentaba las siguientes características:

  • Recreación de un Gerobatrachus
    Recreación de un Gerobatrachus. Imagen: Wikipedia.

    Época: comienzo del Pérmico, hace unos 290 millones de años.

  • Hábitat: Texas (Estados Unidos).
  • Tamaño: medía aproximadamente 11 centímetros de longitud.
  • Morfología: tenía un cráneo ancho y liviano, similar al de una rana, pero con características de salamandra en la cola. Poseía una mezcla de rasgos de anuros y caudados, como un gran espacio auricular para el tímpano y dos huesos de los tobillos fusionados.
  • Alimentación: era insectívoro.

Gerrothorax

Recreación de un Gerrothorax
Recreación de un Gerrothorax. Imagen: Wikipedia.

Este temnospóndilo destacó por lo siguiente:

  • Época: vivió hace unos 210 millones de años, al final del Triásico.
  • Hábitat: sus fósiles se han encontrado en Alemania y Groenlandia.
  • Tamaño: alcanzaba el metro de longitud.
  • Morfología: tenía un cuerpo muy plano. Sus grandes ojos apuntaban hacia arriba, lo que sugiere que se escondía bajo la arena o el fango de ríos y lagos mientras acechaba a sus presas. Su cráneo tenía una forma peculiar con protuberancias angulares a los lados. Como mantenía las branquias incluso en su etapa adulta, podía respirar bajo el agua.
  • Alimentación: se cree que se alimentaba mediante una técnica de succión, donde levantaba rápidamente la mandíbula para crear presión en su garganta y succionar pequeñas presas. Sus branquias internas estaban cubiertas de pequeñas dentaduras que evitaban que las presas escaparan una vez atrapadas.

Hyloplesion

Recreación de un Hyloplesion
Recreación de un Hyloplesion. Imagen: Wikipedia.

Lepospóndilo ya extinto que sobresale por estas peculiaridades:

  • Época: Pensilvánico, es decir, en el tramo final del Carbonífero (de hecho, también se le conoce como Carbonífero superior).
  • Hábitat: sus fósiles se descubrieron en la República Checa. No está claro si vivía principalmente en tierra o en agua debido a sus características físicas mixtas.
  • Tamaño: parecido al de una salamandra mediana, con ejemplares conocidos que medían entre 17 y 77 milímetros.
  • Morfología: tenía un cráneo triangular con grandes aberturas en el paladar. El quinto diente maxilar era largo y parecía un colmillo.
  • Alimentación: probablemente era carnívoro, alimentándose de peces.

Hynerpeton

Recreación de un Hynerpeton
Recreación de un Hynerpeton. Imagen: Wikipedia.

Este tetrápodo presentaba las peculiaridades que mencionamos bajo estas líneas:

  • Época: vivió durante el Devónico tardío, hace aproximadamente 365 a 363 millones de años.
  • Hábitat: ríos y estanques de Pensilvania (Estados Unidos).
  • Tamaño: este animal alcanzaba una longitud de alrededor de un metro y medio.
  • Morfología: tenía pulmones desarrollados, adaptándose así a un entorno en el que se estaba produciendo un aumento del oxígeno en la atmósfera. Su cráneo era triangular y poseía grandes aberturas en el paladar.
  • Alimentación: era carnívoro.

Ichthyostega

Recreación de un Ichthyostega
Recreación de un Ichthyostega. Imagen: Wikipedia.

Este tetrápodo, cuyo nombre en griego significa pez con techo, contaba con estas características:

  • Época: vivió al final del Devónico superior, hace entre 365 y 360 millones de años (dentro de lo que se conoce como Fameniense).
  • Hábitat: actual Groenlandia. Aunque vivía en el agua, tenía adaptaciones para la vida terrestre, como extremidades delanteras fuertes que le permitían empujarse hacia adelante en tierra. Pasaba tiempo tomando el sol para elevar su temperatura corporal y se refrescaba y buscaba comida en el agua.
  • Tamaño: medía alrededor de 1.5 metros de largo.
  • Morfología: tenía un cráneo plano con grandes dientes, ojos situados dorsalmente y una aleta caudal con radios óseos. También presentaba una estructura esquelética fuerte, costillas superpuestas y una columna vertebral rígida.
  • Alimentación: era carnívoro.

Koolasuchus

Temnospóndilo extinto que destaca por lo que comentamos a continuación:

  • Recreación de un Koolasuchus
    Recreación de un Koolasuchus devorando a un dinosaurio. Imagen: Wikipedia.

    Época:vivió hace unos 120 millones de años, en el Cretácico inferior.

  • Hábitat: ríos de corrientes rápidas en lo que hoy es Australia.
  • Tamaño: era uno de los anfibios más grandes conocidos, llegando a medir alrededor de 5 metros de largo y pesando algo más de media tonelada.
  • Morfología: tenía una cabeza ancha y redondeada, con cuernos tabulares en la parte posterior del cráneo. Sus ojos estaban situados en la parte superior de la cabeza, como los cocodrilos.
  • Alimentación: se alimentaba principalmente de peces, cangrejos, moluscos y otros animales acuáticos que cazaba fácilmente gracias a su enorme boca. También podía atrapar presas terrestres que se acercaban al agua, como pequeños dinosaurios o mamíferos.

Koskinonodon

Anteriormente conocido como Apachesaurus, este anfibio temnospóndilo destacó por lo siguiente:

  • Recreación de un Koskinonodon
    Recreación de un Koskinonodon. Imagen: Wikipedia.

    Época: habitó durante el Triásico superior.

  • Hábitat: se encontraba en lo que hoy es el suroeste de Estados Unidos (sus fósiles se han hallado en Texas).
  • Tamaño: podía alcanzar hasta 3 metros de longitud.
  • Morfología: su cráneo, de unos 65 centímetros, tenía rasgos únicos, como cuencas de ojos orientadas hacia adelante y grandes narices. Sus mandíbulas eran enormes y podían contener más de 100 dientes en cada lado.
  • Alimentación: principalmente se alimentaba de peces, crustáceos y otros anfibios. Cazaba emboscando a sus presas, mordiendo cualquier cosa lo suficientemente pequeña para entrar en sus grandes mandíbulas.

Laidleria

Recreación de un Laidleria
Recreación de un Laidleria. Imagen: Wikipedia.

Este temnospóndilo sobresalió por las siguientes características:

  • Época: vivió en el Triásico.
  • Hábitat: se encontraba en lo que hoy es Sudáfrica.
  • Tamaño: se estima que era más pequeño que la mayoría de los temnospóndilos, con una longitud de entre 30 y 40 centímetros.
  • Morfología: tenía una cabeza triangular con bordes formados por varios huesos. Su cráneo era bastante superficial y aplanado. Se cree que tenía una armadura dérmica en el cuerpo.
  • Alimentación: tenía una dieta terrestre, aunque también podía cazar en el agua. Lo más probable es que se alimentara de mamíferos pequeños, peces y otros animales terrestres y acuáticos.

Lydekkerina

Recreación de un Lydekkerina
Recreación de un Lydekkerina. Imagen: Wikipedia.

Este tetrapodo presentaba las siguientes particularidades:

  • Época: vivió en los comienzos del Triásico.
  • Hábitat: Sudáfrica.
  • Tamaño: era relativamente pequeño, alcanzando hasta un metro de longitud.
  • Morfología: sus cráneos podían medir entre 49 y 100 milímetros de largo y tenían forma de cuña con bordes laterales convexos. Dicho cráneo estaba cubierto por pequeñas fosas superficiales y presentaba dientes en el paladar y en la mandíbula.
  • Alimentación: sus características físicas sugieren que podría haber cazado presas terrestres.

Mastodonsaurus

Recreación de un Mastodonsaurus
Recreación de un Mastodonsaurus.

Este enorme temnospóndilo, ya extinto, destaca por lo que mencionamos a continuación:

  • Época: vivió en el Triásico.
  • Hábitat: lagos, estanques y pantanos de Europa y África.
  • Tamaño: era un anfibio grande, con un cuerpo rechoncho y una cola corta. Los adultos podían tener cráneos de hasta 1.5 metros de largo y una longitud total de hasta 6 metros.
  • Morfología: tenía un cráneo macizo y aplanado, con fosas nasales grandes y orificios para colmillos en la mandíbula inferior. Sus dientes eran pequeños y afilados, con un par de colmillos prominentes.
  • Alimentación: se alimentaba principalmente de peces, que atrapaba en los cuerpos de agua donde vivía. También cazaba animales terrestres que se acercaban al agua.

Metoposaurus

Recreación de un Metoposaurus
Recreación de un Metoposaurus. Imagen: Wikipedia.

El nombre de este temnospóndilo proviene del griego antiguo. Metopos significa frente o entre las cejas, y sauros significa lagarto. Por tanto, su denominación hace referencia a esa prominente zona de su cabeza.

  • Época: vivió al final del Triásico.
  • Hábitat: Europa.
  • Tamaño: medía alrededor de 3 metros de largo y pesaba unos 454 kilos.
  • Morfología: tenía patas pequeñas y débiles, una cabeza grande y plana, con dientes afilados y una boca ancha para capturar peces.
  • Alimentación: era carnívoro.

Microposaurus

Recreación de un Microposaurus
Recreación de un Microposaurus. Imagen: Wikipedia.

Su nombre quiere decir lagarto de ojos pequeños. A continuación os detallamos las características más destacadas de este temnospóndilo trematosáurido:

  • Época: vivió durante el Triásico medio, específicamente durante la etapa del Anisiense.
  • Hábitat: entornos acuáticos de Australia y Sudáfrica.
  • Tamaño: su longitud corporal oscilaba entre 1 y 2 metros.
  • Morfología: su cráneo era estrecho y alargado, con ojos pequeños. Además, presentaba una mandíbula con dientes afilados y colmillos prominentes en el maxilar superior.
  • Alimentación: estos animales eran carnívoros y se alimentaban principalmente de peces. Sus dientes estaban adaptados para atrapar y consumir presas acuáticas.

Paracyclotosaurus

Recreación de un Paracyclotosaurus
Recreación de un Paracyclotosaurus. Imagen: Wikipedia.

Este temnospóndilo destacó por estas peculiaridades:

  • Época: vivió durante el Triásico medio, hace aproximadamente 225 millones de años.
  • Hábitat: sus fósiles se han encontrado en lo que hoy es Australia, India y Sudáfrica. Aunque podía vivir en tierra, se cree que pasaba la mayor parte de su vida en el agua.
  • Tamaño: medía alrededor de 2.3 metros de longitud y pesaba entre 159 y 365 kilos.
  • Morfología: tenía un cuerpo aplanado y una cabeza alargada que se asemejaba vagamente a la de un cocodrilo moderno. Su cuerpo era similar al de una salamandra, pero muchísimo más grande.
  • Alimentación: era piscívoro, es decir, se alimentaba de peces. Probablemente cazaba acechando bajo el agua y, cuando un pez se acercaba lo suficiente, abría su boca y lo succionaba, similar a la técnica que usan los cocodrilos modernos.

Platyhystrix

Recreación de un Platyhystrix
Recreación de un Platyhystrix. Imagen: Wikipedia.

Su nombre en griego quiere decir puerco espín aplanado, destacando por lo que señalamos bajo estas líneas:

  • Época: vivió desde finales del Carbonífero hasta inicios del Pérmico, hace aproximadamente unos 300 millones de años.
  • Hábitat: este animal habitaba en lo que hoy conocemos como América del Norte, especialmente en el centro de Estados Unidos. Vivía principalmente en tierra.
  • Tamaño: alcanzaba hasta un metro de longitud, incluida la cola.
  • Morfología: tenía un cuerpo compacto, siendo sus patas cortas y robustas. Este anfibio se caracterizaba por tener una cresta dorsal formada por largas espinas vertebrales cubiertas de piel. Su espalda también estaba cubierta con gruesas placas óseas. Su cráneo era grande y robusto, con una cara que recordaba a la de una rana.
  • Alimentación: era un depredador terrestre. Aunque no se tiene mucha información sobre su dieta específica, es probable que cazara pequeños animales.

Proterogyrinus

Este tetrápodo extinto presenta las siguientes características:

  • Recreación de un Proterogyrinus
    Recreación de un Proterogyrinus. Imagen: Wikipedia.

    Época: vivió durante el Carbonífero, hace aproximadamente entre 326 y 318 millones de años.

  • Hábitat: se hallaba en pantanos y bosques inundados, ambientes comunes en lo que hoy conocemos como América del Norte y Europa.
  • Tamaño: medía alrededor de 2.5 metros de largo, similar en tamaño a los lagartos más grandes de la actualidad.
  • Morfología: tenía un cuerpo robusto y alargado, con patas fuertes que le permitían moverse tanto en el agua como en la tierra. Su mandíbula era poderosa y estaba llena de dientes afilados.
  • Alimentación: era un depredador voraz que cazaba tanto en el agua como en la tierra. Su dieta incluía peces, grandes artrópodos y otros reptiles y anfibios. Utilizaba sus mandíbulas fuertes y sus dientes afilados para atrapar y consumir a sus presas.

Rhynchonkos

Recreación de un Rhynchonkos
Recreación de un Rhynchonkos. Imagen: Wikipedia.

En 1970 fue inicialmente descrito como Goniorhynchus, pero, debido a una denominación previamente ocupada, en 1981 se le cambió el nombre a Rhynchonkos en 1981. Este lepospóndilo contaba con las siguientes peculiaridades:

  • Época: vivió en el Pérmico inferior, hace aproximadamente entre 318 y 299 millones de años.
  • Hábitat: zonas cercanas a cuerpos de agua, como ríos y lagos, así como ambientes boscosos y pantanosos de lo que hoy conocemos como Estados Unidos.
  • Tamaño: alrededor de 2.5 metros de largo.
  • Morfología: tenía un cuerpo alargado con al menos 37 vértebras presacrales, siendo sus extremedidades muy pequeñas. Además, poseía un cráneo triangular visto desde arriba y un hocico puntiagudo que se extendía más allá de la fila de dientes.
  • Alimentación: se cree que era carnívoro, alimentándose probablemente de pequeños animales como insectos, larvas y otros invertebrados que habitaban en su entorno acuático.

Saharastega

Recreación de un Saharastega
Recreación de un Saharastega. Imagen: Wikipedia.

Estas son las principales características de este temnospóndilo ya extinto:

  • Época: vivió al final del Pérmico, hace unos 250 millones de años.
  • Hábitat: ambientes acuáticos, posiblemente en lagos y ríos del actual Níger.
  • Tamaño: su cráneo medía alrededor de 36.8 centímetros de largo y 30 centímetros de ancho en su punto más amplio.
  • Morfología: su cráneo era ancho y se estrechaba hacia el hocico, con una longitud mayor delante de las órbitas que detrás. Tenía una placa ósea sobre el agujero magno, con forma de T invertida.
  • Alimentación: se cree que se alimentaba de pequeños animales acuáticos.

Trematosaurus

Recreación de un Trematosaurus
Recreación de un Trematosaurus. Imagen: Wikipedia.

Este temnospóndilo poseía las características que resumimos a continuación:

  • Época: vivió durante el Triásico.
  • Hábitat: ambientes acuáticos, como ríos y lagos, de la actual Europa.
  • Tamaño: el cráneo del Trematosaurus brauni medía entre 10.9 y 41 centímetros de longitud, siendo los especímenes más grandes.
  • Morfología: su cráneo era ancho y tenía una región preorbital ligeramente más corta que la mitad de la longitud total del cráneo. Además, poseía una distancia interorbital amplia.
  • Alimentación: se cree que se alimentaba de pequeños animales acuáticos.

Triadobatrachus

Recreación de un Triadobatrachus
Recreación de un Triadobatrachus. Imagen: Wikipedia.

Perteneciente al clado de los salientios, donde también se incluyen las ranas modernas, este anfibio ya extinto presenta las siguientes características:

  • Época: vivió a principios del Triásico, hace aproximadamente unos 250 millones de años.
  • Hábitat: ambientes acuáticos y probablemente zonas cercanas a cuerpos de agua, como ríos y lagos, de lo que hoy conocemos como Madagascar.
  • Tamaño: medía cerca de 10 centímetros de longitud. Este tamaño es comparable al de muchas ranas modernas.
  • Morfología: su esqueleto era similar al de las ranas modernas, con una red de finos huesos separados por grandes aberturas. Tenía un mayor número de vértebras, con un total de 14, incluyendo 6 vértebras caudales en los adultos. A destacar sus grandes orificios del oído, lo que sugiere que tenía un sistema auditivo bien desarrollado, posiblemente similar al de las ranas actuales.
  • Alimentación: como otros anfibios, probablemente se alimentaba de pequeños insectos y otros invertebrados acuáticos.

Tulerpeton

Recreación de un Tulerpeton
Recreación de un Tulerpeton. Imagen: Wikipedia.

Este tetrápodo extinto, uno de los primeros de los que se tiene constancia, cuenta con las peculiaridades que señalamos a continuación:

  • Época: Devónico, hace aproximadamente 365 millones de años.
  • Hábitat: sus fósiles se encontraron en la región de Tula, Rusia. Vivía principalmente en aguas marinas poco profundas.
  • Tamaño: medía alrededor de 50 centímetros de largo.
  • Morfología: sus extremidades eran robustas, lo que le daba una ventaja en el nado, pero no estaban totalmente adaptadas para caminar en tierra. Además, contaban con seis dedos en lugar de los cinco que tienen los tetrápodos modernos. Su cabeza no estaba conectada a la cintura escapular, permitiéndole moverla hacia arriba y hacia abajo, una ventaja significativa en aguas poco profundas. No tenía branquias, lo que indica que dependía completamente del aire para respirar.
  • Alimentación: aunque no se tiene información precisa sobre su dieta, se cree que, al igual que otros tetrápodos de su época, se alimentaba de pequeños animales acuáticos.
Referencias
¿Cómo citar este artículo?

R. Fernández, J. Anfibios prehistóricos. (2024, 21 de mayo). MuchaHistoria. https://muchahistoria.com/prehistoria-anfibios/ | Última actualización: 2024, 21 de mayo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *