Herramientas y armas de la prehistoria

Desde que el ser humano tiene uso de razón, ha tenido que utilizar diferentes herramientas y armas que le faciliten el trabajo. Estas herramientas siempre han tenido como finalidad el proveer eficacia y rapidez a la hora de llevar a cabo cualquier tarea.

Muchos historiadores creen que el hombre comenzó a elaborar las primeras herramientas durante el periodo del Paleolítico inferior. Esta etapa se caracteriza por ser una época en la que el hombre era nómada. Además, durante dicho periodo, el hombre debía adquirir habilidades que le permitieran sobrevivir y defenderse de los animales, por lo que el uso de distintas herramientas (principalmente herramientas de piedra) favoreció la supervivencia de la especie humana.

La gran mayoría de las herramientas utilizadas en la prehistoria surgieron para satisfacer las distintas necesidades que tenía el hombre, convirtiéndose además en importantes inventos de la historia.

Con el paso de los años, estas herramientas fueron perfeccionadas con el fin de crear utensilios más eficaces que permitieran realizar las tareas diarias con menos esfuerzo y con mayor rapidez.

Un ejemplo resaltante de este tipo de herramientas son las piedras astilladas, las cuales servían como “cuchillos prehistóricos” y permitían cortar los alimentos o las pieles.

¿Para qué servían las herramientas y armas de la prehistoria?

Durante la era prehistórica muchas de las herramientas también podían ser utilizadas como armas. A continuación explicamos algunas de ellas:

HACHAS – Esta era una de las herramientas más útiles para el hombre prehistórico, ya que le permitía hacer diversos trabajos (como talar árboles, por ejemplo) a la vez que servía como arma para defenderse y atacar a los distintos animales.

Estas hachas prehistóricas estaban formadas por una piedra tallada sujetada a un palo mediante tiras. Con el paso de los años, el hombre comenzó a sustituir la piedra de las hachas por otros elementos más resistentes y duraderos, como la diorita y el basalto pulido.

BURILES – Los buriles fueron herramientas caracterizadas por poseer una punta y forma aplanada, resultado de varios golpes. Esta herramienta poseía un extremo filoso y al menos una arista, lo que permitía que fuese útil para elaborar utensilios de hueso o asta, además de que era muy utilizada en tareas de grabado.

PUNZONES – Esta herramienta de piedra era utilizada para realizar agujeros sobre distintas superficies, además de que, si se unían a un palo, podían ser una buena arma de cacería. Eran elaborados con hueso tallado de tal manera que quedaba una especie de hueco que permitía ejercer presión a la hora de perforar otros materiales

RAEDERAS – Esta herramienta era fabricada con un material llamado lasca, a la cual se le afilaban los bordes y se generaba una punta filosa. Principalmente, este utensilio se utilizaba para raspar la carne pegada a los huesos de los animales y para limpiar las pieles. Realmente, las raederas eran herramientas muy versátiles, ya que podían ser utilizadas de forma longitudinal o transversal, a la vez que podían emplearse para realizar cortes o raspados.

PUNTAS DE FLECHA – Como su nombre lo indica, estos utensilios eran piezas afiladas de piedra que se colocaban en la parte delantera de las flechas con el fin de aportar rapidez, balance y precisión cuando la flecha fuese disparada.

DENTICULADOS – Del mismo modo que las raederas, estas herramientas presentaban un filo en los bordes que permitía mejorar la precisión del corte. Igualmente, eran utilizadas para cortar carne y piel.

GARROTE – Este utensilio era más un arma que una herramienta, y es quizás una de las armas más conocidas por los historiadores. En la actualidad, muchas pinturas y obras que describen a la prehistoria utilizan mucho el garrote para ambientar sus creaciones, ya que fue un arma muy utilizada por el hombre prehistórico.

Se trataba de un utensilio fácil de elaborar, era liviano y se utilizaba para golpear a la presa durante la caza. Además, esta herramienta, al igual que la lanza, le permitió al hombre defenderse de cualquier atacante (fueran animales salvajes u otros seres humanos).

Los hombres prehistóricos fueron muy creativos y llegaron a crear una gran cantidad de utensilios que aún a la fecha se siguen utilizando (como es el hacha, por ejemplo). Realmente, el hecho de que estas herramientas existieran en una época tan temprana de nuestra historia es otra prueba de que el hombre es un creador por naturaleza.

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *