Olmecas

Resumen de los olmecas

  • Fecha: 1500 a. C. – 400 a. C..
  • Época histórica: periodo preclásico mesoamericano.
  • Lugar: Mesoamérica.
  • Capitales: San Lorenzo, La Venta, Tres Zapotes.
  • Religión: politeismo.

Considerada por los historiadores como la madre y precursora de todas las culturas mesoamericanas, incluyendo incluso a la cultura de los mayas y de los aztecas, la cultura olmeca es, sin duda, una de las más impresionantes de todas las civilizaciones precolombinas.

Conoce, a continuación, todo sobre los olmecas: quiénes fueron, su ubicación geográfica, origen, historia y características principales.

¿Quiénes fueron los olmecas?

Los olmecas fueron una civilización precolombina surgida durante el periodo preclásico mesoamericano (comprendido entre el siglo XXVI a. C. y el siglo II d. C.).

Su área de influencia político-cultural abarcó el sureste del actual estado mexicano de Veracruz y el oeste del actual estado mexicano de Tabasco, aunque se han encontrado restos arqueológicos que confirman la presencia de la cultura olmeca en otras regiones de Mesoamérica, como Guatemala, Belice y El Salvador.

En cuanto a su origen, se estima que la cultura olmeca comenzó a desarrollarse alrededor del año 1500 a. C., siendo una de las más antiguas e influyentes civilizaciones mesoamericanas (de hecho, se considera a la cultura olmeca como la madre de todas las culturas mesoamericanas).

Los olmecas destacan por ser los inventores del calendario y, según algunos historiadores, por ser los primeros en implementar el uso del número cero.

Por otra parte, los olmecas fundamentaron su desarrollo cultural sobre un sistema político y social, donde la religión estaba intrínsicamente unida y no podía ser separada del ejercicio del poder político.

Cabeza colosal olmeca
Cabeza colosal olmeca. Imagen de Flickr.

Asimismo, los olmecas eran una sociedad oligárquica y jerarquizada, es decir, existía una división social visible donde la élite social ostentaba el poder político y era superior al resto del pueblo olmeca.

La Venta, Tres Zapotes y San Lorenzo fueron sus principales centros urbanos y asentamientos.

Por último, y ya refiriéndonos al ámbito artístico, los olmecas sobresalen gracias a las 17 cabezas colosales que han sido encontradas a lo largo del área geográfica-cultural que estos dominaron como civilización, así como por las numerosas pirámides que construyeron (las cuales serían las primeras en ser levantadas en Mesoamérica).

Significado de olmeca

Contrario a lo que pueda parecer, los olmecas no se llamaban a sí mismos olmecas. De hecho, se desconoce con qué nombre se identificaban a sí mismos los miembros de esta civilización.

El término olmeca, que significa habitantes de la región de hule, fue utilizado por los mexicas para designar a varios pueblos que eran étnica y lingüísticamente distintos, pero que habitaban en la región de Veracruz y Tabasco (actuales estados de México).

Ubicación geográfica de la cultura olmeca

Existen muchas hipótesis sobre la extensión geográfica y cultural de los olmecas en Mesoamérica, las cuales, si bien difieren en ciertos aspectos, como por ejemplo en el origen de la cultura olmeca, encuentran puntos en común allí donde la presencia olmeca puede ser certificada.

Mapa de la ubicación geográfica de los olmecas
Mapa de la ubicación geográfica de los olmecas, destacando Tres Zapotes, Laguna de los Cerros, San Lorenzo y La Venta.

Así pues, se tiene constancia de la presencia de la cultura olmeca en:

  • Costa del Golfo de México, principalmente entre los ríos Papaloapan y Grijalva, así como en Chalcatzingo, en el estado de Morelos, y Teopantecuanitlán, en el estado de Guerrero.
  • Costa del Pacifico de México.
  • Altiplano Central de México.
  • Guatemala.
  • Belice.
  • El Salvador.
  • Honduras.
  • Nicaragua.

Origen de los olmecas

En la actualidad, no existe suficiente información sobre el origen de la cultura olmeca. Casi todo cuanto se sabe de dicha cultura procede de los restos arqueológicos que han sido encontrados en la zona donde los olmecas se desarrollaron como civilización.

Pese a ello, la mayoría de historiadores coinciden en que los olmecas llegaron a Mesoamérica alrededor del año 1500 a. C., aunque existe otra hipótesis que retrasa su llegada hasta 1200 a. C.

En este sentido, independientemente de cuál de las dos hipótesis sobre el origen de los olmecas sea la verdadera, ambas estarían enmarcadas en el periodo preclásico medio mesoamericano.

A partir del arribo de los olmecas a Mesoamérica, su población comenzó a crecer mediante migraciones, las cuales se mantuvieron constantes hasta 400 a. C., año en el que los olmecas levantaron una serie de ciudades importantes, bastante pobladas y bien desarrolladas.

Es importante destacar que los olmecas no fueron una civilización unificada, sino más bien un conjunto de tribus que compartían una misma cultura. Así pues, se debe entender a la civilización olmeca como una población sometida por una misma influencia cultural y no como una entidad política.

Historia de los olmecas

En cuanto a la historia de la cultura olmeca respecta, esta se puede dividir en tres grandes periodos utilizando a sus tres centros principales, esto es, San Lorenzo, La Venta y Tres Zapotes, como hilo conductor de su historia

San Lorenzo

San Lorenzo fue el primer asentamiento en el que empezaron a desarrollarse las características más emblemáticas de la cultura olmeca.

Este primer periodo histórico olmeca comenzó alrededor de 1200 a. C. y se extendió hasta 900 a. C., siendo la causa principal del mismo la gran facilidad que existía a la hora de cultivar el maíz debido a la fertilidad de las tierras dada por la cercanía al río Coatzacoalcos.

Así pues, para el año 1150 a. C., la construcción de edificios ya había comenzado, contando, además, con todos los elementos característicos de la cultura olmeca.

Luchador olmeca
Luchador olmeca, estatua encontrada entre San Lorenzo y La Venta El luchador. Imagen de Flirck.

De esta manera, San Lorenzo permanecería como la ciudad olmeca más habitada hasta 900 a. C., momento en el cual un asalto dejaría a la mayoría de los edificios de la ciudad destruidos.

La Venta

Tras la caída de San Lorenzo, el centro ceremonial olmeca de La Venta se convirtió en la ciudad más poderosa de dicha civilización.

La Venta fue construida en lo que actualmente es el municipio de Huimanguillo del estado de Tabasco, en México, y alcanzaría, en su época de mayor apogeo, un total de 18.000 habitantes.

Las emigraciones provocadas por la caída de la ciudad olmeca de San Lorenzo harían crecer en gran medida la población de La Venta, provocando incluso que el curso de algunos ríos se viese afectado.

Asimismo, es importante resaltar que sería en La Venta donde se empezaron a construir las primeras pirámides olmecas, las cuales serían, además, las primeras de toda la región de Mesoamérica.

Tres Zapotes

Hacia el año 400 a. C., la ciudad olmeca de La Venta comenzaría a perder su posición como principal centro ceremonial.

Tal distinción pasaría a ser ocupada por la ciudad de Tres Zapotes, aunque su desarrollo no estaría a la altura de sus antecesoras, pues la cultura olmeca ya había entrado en decadencia.

Existen numerosas hipótesis que atribuyen la decadencia de la cultura olmeca a fenómenos naturales, como terremotos o erupciones volcánicas, siendo dichas catástrofes las responsables de provocar un descenso en las cosechas de los pueblos olmecas.

Otras hipótesis, por el contrario, atribuyen la decadencia de la cultura olmeca a una guerra civil que se habría desatado con la finalidad de acabar con el poder absoluto de la élite olmeca.

Características de los olmecas

Organización social de los olmecas

Respecto a la organización social de los olmecas, se sabe que poseían una sociedad compuesta por varios estamentos, en las cuales la élite o clase dominante ostentaba el poder político y religioso, mientras que el resto del pueblo olmeca quedaba supeditado a la voluntad de los primeros.

Esta estratificación social era inamovible, es decir, no se podía cambiar de estamento a otro. La clase social de un olmeca estaba establecida desde su nacimiento y se mantendría de la misma manera hasta el momento de su muerte.

La rigidez de la estratificación social olmeca estaba fundamentada en las creencias religiosas y la cultura de dicha civilización, ya que estos creían que era la voluntad de los dioses que algunos perteneciesen a una clase o a otra.

Organización política de los olmecas

La organización política de los olmecas no fue siempre igual. En un principio, las primeras comunidades olmecas eran estrictamente agrarias, por lo que sus miembros gozaban de una relativa igualdad.

La estratificación social aparecería años después, en el momento en el que algunas familias olmecas se apoderaron de las mejores tierras para el cultivo, convirtiéndose de esta manera en la élite olmeca.

Esta nueva élite olmeca blindó su poder político al fusionarlo con el poder religioso, dando vida a un sistema de gobierno teocrático en el que los gobernantes olmecas eran considerados descendientes de los dioses, por lo que su voluntad no podía ni debía ser cuestionada.

Concilio olmeca
Figuras olmecas en un concilio. Imagen de Flickr.

Dentro de la élite olmeca, los chichimecas o chamanes eran los máximos jefes de cada asentamiento. Sus labores iban más allá de las de un simple gobernador, pues sobre estos recaía la responsabilidad de predecir correctamente las lluvias y el tiempo idóneo para iniciar una cosecha.

Economía de los olmecas

La actividad económica de los olmecas era principalmente agraria, aunque también practicaron el comercio, así como la caza y la pesca. Como se mencionó anteriormente, la agricultura era el punto más fuerte de la economía olmeca, así como su principal fuente de alimentación.

Los olmecas supieron aprovechar los terrenos fértiles de Mesoamérica al implementar sistemas de riego y técnicas agrícolas que les permitieron obtener cosechas más abundantes.

En cuanto a sus cultivos, el maíz fue, sin duda, el más importante de estos, aunque se sabe que también cosecharon frijoles, chiles y cacao.

El cacao fue uno de los elementos más valiosos a la hora de comerciar con otras tribus mediante el trueque. Así pues, los olmecas poseían rutas comerciales, tanto terrestres como marítimas, y comerciaban, a través de dichas rutas, productos como cacao, maíz, frijoles, chiles, pescados, aves, venados, hule, objetos de artesanía, cerámica y piedras semipreciosas.

Lengua, escritura y calendario olmecas

A los olmecas se les atribuye el desarrollo del primer sistema de escritura mesoamericana, superando incluso al sistema de escritura de otras civilizaciones mesoamericanas antiguas como la de los zapotecas.

Asimismo, los olmecas también tienen el hito de haber sido la primera civilización mesoamericana en implementar el uso del calendario. El calendario olmeca constaba de dos versiones:

  • La maya: medía los ciclos astronómicos.
  • La mexica: que era más bien de uso cotidiano.

Religión olmeca

La religión de los olmecas recogió todos los aspectos importantes que después aparecerían en las creencias religiosas de las civilizaciones mesoamericanas posteriores.

Estatuas olmecas
Estatuas olmecas de dos gemelos venerando a unos grandes felinos. Figuras halladas en el sitio arqueológico Loma del Zapote-El Azuzul, una zona secundaria de San Lorenzo. Imagen de Flickr.

En este sentido, la religión olmeca era del tipo politeísta y sus deidades se encontraban asociadas a la agricultura y a otros elementos naturales, como, por ejemplo, los astros celestes y los animales (especialmente a estos últimos, lo cual se puede constatar en las numerosas representaciones de animales en el arte olmeca).

Arte olmeca

El arte olmeca se puede constatar en los numerosos restos arqueológicos que han sido encontrados en el área geográfica donde predomino dicha civilización.

La mayoría de estos restos arqueológicos son esculturas hechas en piedra en diversos estilos que van desde las más pequeñas, realizadas a partir de piedras preciosas, hasta las más monumentales, como las cabezas colosales.

Las 17 cabezas colosales olmecas son, sin duda, las obras artísticas más distintivas de dicha civilización. El peso de cada una de estas cabezas puede oscilar entre las 6 y las 40 toneladas, y se cree que para su construcción fue necesario el uso de piedras volcánicas.

Todo el arte olmeca gozaba de un carácter naturalista y religioso. Por tanto, sus representaciones de seres humanos y animales intentaban ser lo más fidedignas posibles, aunque distaban de la realidad anatómica y poseían su propia connotación cultural (como, por ejemplo, el caracteristico labio superior grueso que solían agregar a sus representaciones de jaguares, caimanes y sapos).

Estatua de un hombre olmeca sentado.
Figura de un hombre olmeca sentado.

La arquitectura olmeca también poseía su propio sello distintivo del resto de civilizaciones mesoamericanas. En este sentido, destacan las pirámides cuadrangulares y redondas de los olmecas, cuya materia prima principal era la arcilla.

Estas poseían, además, un sistema de drenaje que les otorgaba mayor durabilidad y resistencia ante la erosión causada por las fuertes lluvias.

Referencias:

  • Mesoamérica y los Olmecas. UNED. Horacio Daniel Chiavazza, profesor de Arqueología en la Universidad Nacional de Cuyo (Mendoza, Argentina), y Jesús Francisco Jordá Pardo, profesor del Departamento de Prehistoria y Arqueología en la UNED.
  • La extraña cultura Olmeca: origen, características, economía. Lifeder Educación.
  • Olmeca. Wikipedia.
  • La Civilización Olmeca. World History Encyclopedia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *