Guerra de Secesión

La Guerra de Secesión, también conocida como Guerra Civil Estadounidense, fue un conflicto bélico que tuvo lugar a mediados del siglo XVIII en los Estados Unidos de América. Enfrentó a diversos estados del norte y del sur del país y su principal consecuencia fue que supuso el final de la esclavitud.

Cuándo comenzó y cuándo terminó la Guerra de Secesión

La Guerra de Secesión de los Estados Unidos se inició el 12 de abril de 1861, fecha en la que tuvo lugar el asalto confederado a Fort Sumter. La contienda concluyó el 9 de abril de 1865, cuando el general del Sur Robert E. Lee se rindió ante Ulysses S. Grant (general de las tropas de la Unión).

Causas de la Guerra de Secesión Americana

¿Por qué se produjo la Guerra de Secesión? Son varios los factores que provocaron este hecho, pero, a modo de resumen, vamos a mencionar tres causas principales.

La esclavitud

Tras la Independencia de los Estados Unidos a finales del siglo XVIII, las antiguas colonias de Inglaterra no estaban tan cohesionadas como pudiera parecer. Así, las diferencias entre el norte y el sur eran bastante acusadas.

La sociedad del norte era principalmente inmigrante, mientras que la del sur se asemejaba a la europea, ya que existía una suerte de nobleza de la que formaban parte los dueños de las plantaciones. La principal diferencia entre ambas estaba en la esclavitud, que se convirtió en uno de los factores que desencadenó la contienda.

Abraham Lincoln, el candidato del Partido Republicano en las elecciones de 1860, era partidario de frenar la expansión de la esclavitud. Es por ello que, tras su victoria, muchos líderes del Sur consideraron que la salida de la Unión era la mejor opción que tenían para mantener intactos sus intereses.

Causas políticas

Los distintos Estados del sur querían hacer prevalecer sus derechos frente al Gobierno federal (hay que tener en cuenta que los Estados del norte preferían un Estado centralizado en Washington).

Causas económicas

El modélo económico del sur de los Estados Unidos se basaba en las materias primas, mientras que en el norte predominaba el componente industrial. Los Estados de esta última zona estaban a favor de un sistema de aranceles que protegiera sus productos de aquellos que provenían de Europa.

Sin embargo, en el Sur no estaban de acuerdo con esto, puesto que eran exportadores de algodón y temían que los países europeos respondiesen de la misma forma.

Cómo empezó la Guerra de Secesión

¿Por qué estalló la Guerra de Secesion? Todo se inició cuando, tras la mencionada victoria de Lincoln en las elecciones de 1860, Carolina del Sur aprueba el 24 de diciembre de ese mismo año una declaración en la que se justifica su separación de la Unión.

Otros Estados hicieron lo mismo, creándose el 9 de febrero de 1861 los Estados Confederados de América. Aprovechando que Lincoln todavía no había tomado posesión de su cargo, se hicieron con diversos fuertes ante la inacción del presidente saliente (James Buchanan).

Una vez que Lincoln juró su cargo como presidente, algo que sucedió el 4 de marzo de 1861, aseguró que no dejaría que se rompiesen las fronteras de la Unión (aunque eso conllevara que tuviera que recurrir a la fuerza).

El 12 de abril de 1861, los confederados cañonearon el fuerte Fort Sumter, que seguía en manos de los federales. Aunque no hubo bajas, Lincoln ordenó entonces que se reuniera a 75.000 voluntarios para así recuperar tanto los fuertes como los Estados perdidos.

Bandos de la Guerra de Secesión de los Estados Unidos

La Confederación

Los confederados (el Sur) fueron aquellos Estados que se seperaron de la Unión. Situaron su capital en Montgomery, una ciudad de Alabama, aunque, según avanzó el conflicto, la fueron trasladando a Richmond y a Danville (ambas en Virginia).

Estos son los Estados que formaron parte de los Estados Confederados de América:

  • Alabama.
  • Arkansas.
  • Carolina del Norte.
  • Carolina del Sur: fue el primer Estado que decidió separarse de los Estados Unidos de América.
  • Florida.
  • Georgia.
  • Luisiana.
  • Misisipi.
  • Tennessee.
  • Texas: a pesar de estar situado en la zona sur, se produjo una auténtica guerra civil entre esclavistas y abolicionistas.
  • Virginia.

A todo ello habría que añadir el Territorio Indio y el Territorio de Arizona.

La Unión

Los unionistas, también conocidos como el Norte, se mantuvieron fieles al gobierno federal. Los confederados se referían a ellos como yankees (yanquis en español). La Unión estaba integrada por los siguientes Estados:

  • California: en un principio se constituyó como un Estado libre, pues la Fiebre del Oro hizo que se poblara con muchos habitantes de la zona norte.
  • Connecticut.
  • Delaware.
  • Illinois.
  • Indiana.
  • Iowa.
  • Kansas.
  • Kentucky: se declaró como un Estado neutral, si bien advirtió de que se pondría en contra del primer bando que cruzara sus tierras. Una vez que los confederados se adentraron en su territorio, decidió ponerse del lado de los unionistas.
  • Maine.
  • Maryland.
  • Massachusetts.
  • Michigan.
  • Minesota.
  • Misuri: existían dos gobiernos, el unionista y el confederado, aunque estos últimos nunca llegaron a controlar el Estado de una forma verdaderamente significativa.
  • Nevada: se creó durante la guerra y se sumó a la Unión.
  • Nuevo Hampshire.
  • Nueva Jersey.
  • Nueva York.
  • Ohio.
  • Oregón.
  • Pensilvania.
  • Rhode Island.
  • Vermont.
  • Virginia Occidental: se separó de Virginia durante la contienda.
  • Wisconsin.

Asimismo, los Territorios de Colorado, Dakota, Nebraska, Nuevo México, Utah y Washington eran partidarios de la Unión.

Etapas de la Guerra de Secesión

Bloqueo de puertos

En mayo de 1861, Lincoln puso en marcha el Plan Anaconda, que pretendía asfixiar la economía de la Confederación mediante el bloqueo de sus puertos. Con el tiempo, esto provocó escasez de alimentos y de ciertos bienes en el Sur, lo que a su vez derivó en varias revueltas de la población.

Por su parte, la estrategia de los sureños era la de defenderse y conseguir el reconocimiento internacional como Estado independiente de países como Gran Bretaña o Francia.

Frente oriental

La contienda inicial de la Guerra de Secesión fue la Primera batalla de Bull Run, que se produjo el 21 de julio de 1861 y también es conocida como la Primera batalla de Manassas. La Unión envió a sus soldados poco entrenados a combatir contra la Confederación, puesto que en Washington querían resultados rápidos. Sin embargo, los confederados retuvieron al ejército unionista y consiguieron una importante victoria moral.

Buena parte de las refriegas del llamado Teatro del Este de la Guerra Civil Estadounidense tuvieron lugar en el Estado de Virginia, saliendo triunfantes las tropas confederadas gracias al liderazgo del general Robert E. Lee.

Aquí fue donde aconteció la famosa Batalla de Gettysburg (Pensilvania), que se llevó a cabo entre los días 1 y 3 de julio de 1863 y en la que participaron alrededor de 150.000 soldados. Fue la contienda más cruenta de toda la guerra, ya que fallecieron cerca de 8.000 hombres y unos 30.000 terminaron heridos.

Además, la victoria de la Unión supuso un cambio en el devenir de los acontecimientos, que empezaron a favorecer a los Estados del Norte.

Frente occidental

En este frente se contabilizan las refriegas que sucedieron al oeste de Virginia, principalmente a lo largo del río Misisipi (que quedó casi todo bajo el control de la Unión).

A lo largo de 1862, los federales tomaron ciudades tan importantes como Nashville, Memphis o Nueva Orleans. El general Ulysses S. Grant fue el principal estratega del bando de la Unión, resultando vencedor en la Batalla de Shiloh y en el Sitio de Vicksburg (entre otros combates).

La contienda de mayor relevancia de esta zona fue la Batalla de Perryville (o Batalla de Chaplin Hills), que tuvo lugar el 8 de octubre de 1862. En ella, los confederados intentaron invadir Kentucky, pero su victoria se podría tildar de pírrica.

Fase final

A comienzos de 1864, el presidente Lincoln nombró al general Grant comandante de todos los ejércitos de la Unión. A partir de entonces se inició una hostilidad total que buscaba la completa derrota de la Confederación. Se atacó por todos los frentes e incluso se destruían casas y granjas para así evitar el abastecimiento de las tropas enemigas.

Durante esta etapa se produjeron la caída de Atlanta (2 de septiembre de 1864) y la campaña de Petersburg, que comenzó el 15 de junio de 1864 y terminó el 3 de abril de 1865.

Cómo terminó la Guerra de Secesión

El citado 3 de abril se ocuparon las ciudades de Petersburg y Richmond, esta última la capital de la Confederación. El ejército del Sur había menguado muchísimo, tanto por las bajas como por las deserciones.

Sin embargo, el del Norte se había reforzado con la Proclamación de Emancipación, que permitió la incorporación a su ejército de decenas de miles de hombres negros, tanto libres como esclavos que habían huido.

Ante la evidente desigualdad numérica en la luchas, y debido a las últimas derrotas sufridas, el comandante de las tropas confederadas, el general Robert E. Lee, se rindió el 9 de abril de 1865.

Características de la Guerra de Sucesión

Batallas de la Guerra de Secesión

Fueron muy abundantes y, de hecho, se contabiliza una cifra superior a las 10.000. Su estilo era muy similar al que se pudo observar en Europa durante el Imperio Napoleónico. Es decir, había líneas de infantería formadas por regimientos y brigadas.

Además, los ritmos de marcha eran similares y, aunque ya no se utilizaba el asalto en columna, sí se empleaba el asalto en línea (la infantería se aproximaba en formación al enemigo para así dispararle).

Armas de la Guerra de Secesión

Las armas de fuego mejoraron bastante, especialmente en el Norte, puesto que poseían una sólida industria. En el Sur seguían utilizando los mosquetes de ánima lisa, mientras que en ambos bandos el arma más utilizada fue el mosquete Springfield.

Dónde se desarrolló la Guerra de Secesión

La mayor parte de las batallas tuvieron lugar en los Estados de Virginia y de Tennessee.

Consecuencias de la Guerra de Secesión

Bajas

La guerra provocó que se movilizaran más de 3 millones de hombres, de los cuales fallecieron un número superior a los 600.000 (un 2% de la población). La mayoría de estos fallecimientos se produjeron a causa de las enfermedades y de las epidemias, es decir, no sucedieron en combate.

Además, habría que sumar decenas de miles de personas que murieron siendo civiles y que, por tanto, no formaban parte de ningún ejército.

Asesinato del presidente Abraham Lincoln

Pocos días después del final de la contienda, el 15 de abril de 1865, el presidente Lincoln fue asesinado por John Wilkes Booth, un simpatizante del Sur.

Abolición de la esclavitud

El 18 de diciembre de 1865 se declaró la Decimotercera Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, en la que se prohibía la esclavitud y cualquier trabajo forzado (a excepción de que se tratara de un castigo impuesto por haber cometido un delito).

Ciudadanía estadounidense

El 9 de julio de 1868 se ratificó la Decimocuarta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, que proveía de derechos constitucionales a cualquier ciudadano, es decir, sin tomar en consideración su raza.

Derecho al voto de cualquier ciudadano

El 3 de febrero de 1870 se ratificó la Decimoquinta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, que estableció que no se podía impedir el voto a una persona por su raza, color o anterior condición de esclavo.

Unificación nacional

En un período de tiempo muy breve, todos los Estados secesionistas estaban plenamente integrados en la Unión (de hecho, enseguida comenzaron a realizarse reuniones de veteranos de ambos bandos). Estados Unidos se convirtió en un único país, y esto permitió que prosiguiera el expansionismo norteamericano iniciado a finales del siglo XVII.

Personajes importantes de la Guerra de Secesión Norteamericana

Abraham Lincoln (1809-1865)

Presidente de los Estados Unidos de América. Se opuso a la esclavitud y pidió su abolición.

Jefferson Davis (1808-1889)

Presidente de la Confederación. Era un hombre autoritario y contaba con experiencia militar.

Robert E. Lee (1807-1870)

General que lideró el Ejército Confederado de Virginia del Norte.

Ulysses S. Grant (1822-1885)

Comandante del ejército de los Estados Unidos y, posteriormente, decimoctavo presidente de dicho país.

Películas de la Guerra de Secesión

Lo que el viento se llevó

Año: 1939. Director: Victor Fleming. Reparto: Clark Gable, Vivien Leigh, Olivia de Havilland, Leslie Howard, Thomas Mitchell y Hattie McDaniel. No sólo se trata de una de las películas más conocidas de la historia del cine, sino también un estupendo reflejo de las penurias de la guerra (algo que describe en la primera mitad de sus cuatro horas de metraje).

El maquinista de la general

Año: 1926. Directores: Clyde Bruckman, Buster Keaton. Reparto: Buster Keaton y Marion Mack. Comedia en la que un maquinista del Sur se empeña en recuperar una locomotora que ha sido robada por unos espías del Norte.

La gran prueba

Año: 1956. Director: William Wyler. Reparto: Gary Cooper, Dorothy McGuire y Anthony Perkins. Una familia de cristianos cuáqueros se niega a participar en la contienda para así poner en práctica su pacifismo. La película sirve para entender cómo afectó a los civiles la Guerra Civil Americana.

Lincoln

Año: 2012. Director: Steven Spielberg. Reparto: Daniel Day-Lewis, Sally Field, Tommy Lee Jones, David Strathairn, Joseph Gordon-Levitt, James Spader y Lee Pace. Espléndido biopic sobre los últimos meses de vida de Abraham Lincoln.

Tiempos de gloria

Año: 1989. Director: Edward Zwick. Reparto: Matthew Broderick, Denzel Washington, Cary Elwes y Morgan Freeman. Excelente cinta que nos muestra al primer batallón de negros de la guerra, siendo Robert Gould Shaw el oficial que se encargó de su organización.

Gettysburg

Año: 1993. Director: Ronald F. Maxwell. Reparto: Tom Berenger, Jeff Daniels y Martin Sheen. Cuatro horas y media de metraje para narrarnos los tres días que duró la conocida batalla que da título al filme.

Dioses y generales

Año: 2003. Director: Ronald F. Maxwell. Reparto: Jeff Daniels, Stephen Lang, Robert Duvall y Mira Sorvino. En la cinta, que describe sucesos que acontecieron entre 1861 y 1863, aparecen algunos de los héroes de la Guerra de Secesión. Su duración también supera las cuatro horas.

El bueno, el feo y el malo

Año: 1966. Director: Sergio Leone. Reparto: Clint Eastwood, Lee Van Cleef y Eli Wallach. Tres cazarrecompensas buscan un tesoro en plena Guerra Civil Norteamericana.

Cold Mountain

Año: 2003. DirectorAnthony Minghella. Reparto: Jude Law, Nicole Kidman, Renée Zellweger, Donald Sutherland, Natalie Portman y Philip Seymour Hoffman. Película que se centra en los sufrimientos de varios personajes durante la contienda.

Gangs of New York

Año: 2002. Director: Martin Scorsese. Reparto: Daniel Day-Lewis, Leonardo DiCaprio y Cameron Díaz. Descripción de cómo funcionaban las cosas en Nueva York durante la Guerra de Secesión.

Mujercitas

Año: 2019. Directora: Greta Gerwig. Reparto: Saoirse Ronan, Timothée Chalamet, Emma Watson, Florence Pugh, Eliza Scanlen, Laura Dern y Meryl Streep. La cinta nos muestra la vida de una familia del Norte y de qué modo les afecta el conflicto.

Cabalga con el diablo

Año: 1999. Director: Ang Lee. Reparto: Tobey Maguire, Skeet Ulrich y Jewel. Película que exhibe la crudeza de algunos comportamientos que tuvieron lugar durante esta época de hostilidad.

Los hombres libres de Jones

Año: 2016. Director: Gary Ross. Reparto: Matthew McConaughey, Gugu Mbatha-Raw, Keri Russell y Mahershala Ali. Largometraje que nos relata un suceso poco conocido que aconteció en el Sur.

Fuentes:

  • Guerra de Secesión Americana. Histocast.
  • Atlas ilustrado de la historia del mundo en mapas. John Haywood, Brian Catchpole, Simon Hall, Edward Barrat.
  • Guerra de Secesión. Wikipedia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *